Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Rusia pone en marcha un macro ejercicio naval en el Mediterráneo Oriental

Desde el pasado sábado, 1 de septiembre, Rusia está llevando a cabo unas macro maniobras navales en aguas del Mare Nostrum, en las que participan unidades navales de las flotas rusas del Mar del Norte, Báltico y Negro.  El ejercicio fue presentado por el Jefe de Estado Mayor de la Marina de Rusia, el almirante Vladimir Korolev, quien manifestó  a los medios de su país que en las maniobras participan 26 navíos, incluidos dos submarinos. Además están interviniendo 34 aeronaves militares, incluidos aparatos de ataque estratégico Tupolev Tu-160, aviones de patrullas marítima y antisubmarinos o ASW (Antisumarine Warfare) Tupolev Tu-142MK y Ilyushin II-38, además de cazabombarderos Sukhoi Su-30SM y Su-33.

Actualmente las fuerzas navales rusas en el Mediterráneo cuentan con más de 10 agrupaciones, lo que representan un volumen de navíos militares no visto nunca desde la época que la Unión Soviética contaba en el escenario con una flota permanente.  La principal unidad presente actualmente en el escenario es el crucero lanzamisiles Marshal Ustinov, que pertenece a la Flota del Norte, y desde que ejerce de buque de mando en las presentes maniobras. También están participando unidades de superficie y submarinos con capacidad de lanzar misiles de crucero Kalibr (en total, llevan a bordo un total de 56 misiles).

La motivación oficial para estos ejercicios es la de poner en marcha un sistema general de defensa de las comunicaciones marítimas y realizar operaciones antiaéreas, ASW y de limpieza de minas marítimas. Sin embargo, según varios medios pro-rusos, e incluso norteamericanos, estamos ante una demostración de poder aeronaval de Moscú, ante la coalición liderada por Estados Unidos, que también está interviniendo en el conflicto de Siria, frente a cuyas costas se realizan parte de los ejercicios.

Según Anatoly Antonov, el embajador de Rusia en los Estados Unidos, habría signos de que Washington estaría preparando un nuevo ataque contra Siria, como los realizados anteriormente, siendo el principal lanzado en abril de este mismo año, del que informó defensa.com. Las maniobras se prolongaran hasta el próximo 8 de septiembre, e incluyen el uso de  fuego real, tanto mediante lanzamiento de misiles, armamento antisubmarino y disparos de artillería naval.

Korolev ha subrayado que “con el fin de garantizar las normas del derecho internacional se respeten sin violaciones, garantizando la seguridad de la región, los ejercicios se anunciaron a tiempo, advirtiendo que podrían constituir un peligro para la navegación”.  De hecho, se están lanzando con antelación los correspondientes NOTAM aeronáuticos y alertas a la navegación, de las zonas acotadas en torno a Chipre y las costas sirias, que incluyen desde la superficie del mar hasta la franja de espacio aéreo hasta los 20.000 metros de altura. También los medios cercanos a Moscú señalan que los ejercicios bloquearían un posible ataque estadounidense contra Siria desde el Mediterráneo, además podrían apoyar  las últimas ofensivas contra los rebeldes sirios, cara a un nuevo avance de las tropas del gubernamentales fieles a Bashar al-Assad. (Julio Maíz Sanz).

Fotografías:

1-El crucero “Marshal Ustinov”, buque insignia de las maniobras. Foto: Ministerio Defensa de Rusia.

2- NOTAM y zonas de exclusión naval avisadas por Rusia en el Mediterráneo Oriental. Foto: Ministerio Defensa de Rusia.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.