Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Turquía se niega a la retirada del armamento pesado en Idlib

A pesar de los avances en la negociación con Moscú para decretar el alto el fuego entre Ankara y Damasco, Turquía se niega a retirar sus armas pesadas de la provincia siria de Idlib, respaldando Rusia los combates contra grupos rebeldes y yihadistas en la región. «Las negociaciones con la delegación rusa se realizaron en un ambiente constructivo. Nuestros puestos de observación en Idlib seguirán funcionando, pero no se aborda la retirada de las armas pesadas de allí», según comunicó el Ministerio de Defensa turco. Horas antes, el ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, había informado de que los militares turcos no solo se disponían a mantener posiciones en Idlib, sino que mostraron su total preparación para reiniciar operaciones si el alto el fuego fracasa.

Las hostilidades en esa provincia siria, que provocaron un éxodo sin precedentes desde 2011, se agravaron a finales de febrero pasado, cuando el grupo terrorista Hayat Tahrir al Sham lanzó una serie de ataques masivos, a los que el Ejército sirio respondió con un bombardeo aéreo, que alcanzó las posiciones turcas en la región.

Turquía respondió con la operación de represalia Escudo de Primavera y, tras alegar que no puede acoger nuevos desplazados, permitió a los migrantes que ya se encuentran en su territorio cruzar libremente hacia Grecia y Bulgaria. Turquía y Rusia han acordado la creación de centros de coordinación conjuntos para supervisar el alto el fuego en vigor, según ha confirmado Akar en declaraciones. El 15 de marzo comenzaban las patrullas conjuntas a lo largo de la zona de seguridad humanitaria establecida en la carretera M4.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.