Sábado, 24 de febrero de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Rumania se dotará de un sistema de defensa aérea de medio y corto alcance por 3.850 millones de euros

Uno de los sistemas de misiles antiaéreos NASAMS húngaro. (foto Admiralis-generalis-Aladeen).

Rumania, un modesto país de la OTAN en plena expansión de su poder militar ante la amenaza de la cercana Rusia, ha lanzado oficialmente una licitación para la adquisición de un sistema de defensa aérea de medio y corto alcance valorado en 3.850 millones de euros.

El objetivo de Bucarest es adquirir 41 sistemas de defensa antiaérea, divididos en dos fases distintas, I y II, lo que marca un significativo paso más en la modernización de sus Fuerzas Armadas.

A esta licitación internacional concurre el conocido sistema noruego/estadounidense NASAMS, que se corresponde con la terminología inglesa de Norwegian Advanced Surface to Air Missile System (Misil Nacional Avanzado Tierra-Aire de Noruega) desarrollado por la nórdica Kongsberg Defence & Aerospace (KDA), y la norteamericana Raytheon, que aporta principalmente la munición, sus conocidos misiles AIM-120 AMRAAM (Advanced Medium-Range Air-to-Air Missile).  El NASAMS es un veterano sistema, aunque en constante renovación, que utilizan múltiples naciones, como Estados Unidos, Chile, España, etc

Mucho menos conocido, aunque de una concepción mucho más moderna que el anterior, es el sistema Iris-T de la empresa alemana Diehl Defence, que también compite, destacando por su excepcional precisión y capacidad para interceptar objetivos, principalmente a distancias muy cortas.

Entre los candidatos, sin salir del ámbito europeo, está el versátil sistema VL Mica de la francesa MBDA, capaz de lanzar misiles tanto desde plataformas terrestres como navales. Desde Oriente Medio llegaría, de ser elegido, el Spyder de Rafael Advanced Defense Systems de Israel, una solución de defensa aérea de rápido despliegue, adecuada para una variedad de amenazas aéreas. Por último está el sistema M-SAM, de Hanwha, de Corea del Sur, que destaca por su avanzada tecnología de guiado y detección.

Este ambicioso programa tiene como objetivo mejorar la capacidad de Rumania para defenderse contra una variedad de amenazas aéreas, incluidos aviones de combate, sistemas aéreos tripulados remotamente y misiles de crucero. La selección de los sistemas se basará en criterios como el rendimiento operativo, el coste y, lo más importante, la compatibilidad con los sistemas de la OTAN, de la que el país balcánico es miembro desde 2004. Se ha de recordar que Rumania también está en vías de recibir de Estados Unidos un total de 3 baterías de misiles antiaéreos MIM-104 Patriot.

El compromiso de Rumania de aumentar su gasto en defensa, de acuerdo con las directrices de la OTAN de llegar al 2% del gasto, se refleja en este proyecto. Las ofertas de los distintos contendientes se evaluarán meticulosamente en los próximos meses, centrándose especialmente en la capacidad de cada sistema para satisfacer las necesidades específicas del país. El resultado de esta licitación es crucial, ya que determinará buena parte de la estrategia de defensa aérea de Rumania para las próximas décadas. (Julio Maíz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.