Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El próximo helicóptero de reconocimiento y ataque ligero del Army

El Ejército de Tierra estadounidense tiene en marcha varios programas para dotarse de nuevos helicópteros en el marco de la iniciativa Future Vertical LIft (FVL), incluyendo un helicóptero de reconocimiento y ataque ligero.

Este, denominado Future Attack Reconnaissance Aircraft o FARA comprende un aparato de tipo ligero destinado a sustituir al OH-58 Kiowa Warrior cuando se complete su proceso de retirada antes de 2024. Según los gestores del programa, actualmente el U.S. Army tiene una importante carencia de medios de reconocimiento armado que ofrezcan capacidad de ataque letal o no letal a largo alcance en una plataforma de un tamaño tal que permita un uso discreto tanto en escenarios convencionales como urbanos.

Se encontraría por debajo del tamaño de los actuales dos contendientes del Joint Multi-Role Technology Demonstrator (JMR-TD) con los que se quiere sustituir al AH-64 en misiones de ataque y al UH-60 Blackhawk como transporte utilitario medio.

El proceso de adquisición de este nuevo aparato, que trabajará igualmente junto al AH-64 Apache en misiones de reconocimiento, pero también para ataque ligero y tareas de seguridad, comenzó el octubre del año pasado cuando se publicó una solicitud de información a la industria. El objetivo es poder evaluar cuatro diseños iniciales en junio de este año, seleccionar dos finalistas nueve meses después y disponer de dos prototipos de pruebas que puedan volar en 2023. Después daría comienzo la fase de Desarrollo de Ingeniería y Fabricación (EMD por Engineering and Manufacturing Development). Los cuatro candidatos iniciales recibirán cada uno 15 millones de dólares entre 2019  y 2020 y los dos finalistas dispondrán de 75 millones cada uno para fabricar sus prototipos entre 2020 y 2023.

Entre los aspectos técnicos se ha confirmado un tamaño máximo de rotor de 40 pies (12 metros), la misma longitud máxima para el fuselaje. Se ha incidido mucho en que el desarrollo debe orientarse hacia una plataforma de bajo riesgo tecnológico o alta viabilidad, por lo que se supone se apostará por un diseño ya maduro, para evitar errores del pasado como cuando se canceló el helicóptero de reconocimiento y ataque Comanche en 2004 después de gastar 6.900 millones de dólares. También se ha incluido el requisito de emplear el motor resultante del programa Improved Turbine Engine Progarm o ITEP con el que se desarrolla una nueva turbina para los sustitutos de Atache y Blackhawk y para modernizar estos.

Propuestas

Entre los posibles participantes, el primero en mover ficha ha sido el consorcio formado por AVX y L3 que ha unido fuerzas para ofrecer una aeronave basada en la tecnología de rotores coaxiales que ya presentó AVX para el FVL pero que fue descartada finalmente. El aparato irá dotado con sistemas de aviónica y armamento suministrado e integrado por L3. Los directivos de ambas compañías confían en la experiencia de AVX diseñando nuevos conceptos no tradicionales y de L3 ofreciendo sistemas al Army y a las unidades de operaciones especiales.

La propuesta de AVX para el JMR-TD era quizá la más novedosa de las presentadas, puesto que apostaba por diseño sin timón de cola, con una superficie de vuelo frontal mínima y dos propulsores del tipo ducted a cada lado del fuselaje.

Sikorsy, compañía del grupo Lockheed Martin que presentó recientemente su SB-1 Defiant terminado para el programa JMR-TD, ha anunciado que su propuesta se basará en la misma tecnología de rotores coaxiales del X-2 que se ha aplicado al S-97 Raider, aparato que en octubre del año pasado superó los 200 nudos de velocidad. Sikorsy considera que no será complicado aumentar el tamaño de la aeronave que emplea un rotor más pequeño, concretamente de 34 pies (10,3 metros) frente a los 40 deseados para el FARA. También está trabajando en la integración del motor ITEP en sus aparatos, por lo que esto no debería ser un problema.

Bell, por su parte trabaja en el convertiplano V-280 Valor para el programa JMR-TD, cuya tecnología también se aplicaría en el programa FARA y que realizó su primer vuelo en diciembre de 2017. (José Mª Navarro García)

Fotografía: La versión adaptada al programa FARA de AVX (AVX)

·El S-97 Raider de Lockheed Martin (Lockheed Martin)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.