Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Por primera vez en la historia una aeronave no tripulada reposta en vuelo a un avión de combate

La Marina de los Estados Unidos y Boeing marcaban un hito el pasado 4 de junio cuando un avión no tripulado o Unmanned Aerial System (UAS) MQ-25 Stingray repostó en vuelo, por primera vez en la historia,  a un avión de combate.

El hecho lo hacía público  el mando de sistemas aéreos de la US Navy (Marina de los Estados Unidos) o Naval Air Systems Command (NAVAIR), organismo que financia y responsable de llevar este revolucionario programa a buen puerto.  La prueba se realizó en las cercanías del aeropuerto de MidAmerica de Mascoutah (Illinois), de donde despegó este primer UAS de reabastecimiento denominado Boeing MQ-25 T1 Stingray, equipado con un pod de reabastecimiento o Aerial Refueling Store (ARS) de Cobham, el mismo que llevan los Airbus A330 Multi Role Tanker-Transport (MRTT), probando la capacidad de reabastecer en el aire a otra aeronave usando el método estándar de la US Navy de manguera flexible y una cesta que contiene la válvula o probe-and-drogue.

Durante el vuelo, receptor, un Boeing F/A-18F Súper Hornet de la US Navy se acercó primero al MQ-25 T1y realizó una evaluación de la formación, un estudio de la estela, un seguimiento de la cesta y luego se conectó, primero sin suministrar combustible, en toma seca. La prueba finalizaba con pleno éxito cuando el T1 transfirió al avión de combate combustible desde sus depósitos internos a través del sistema ARS.

Este vuelo sienta las bases para la integración en el entorno de las operaciones desde portaaviones, lo que permite una mayor capacidad hacia los conceptos de trabajo conjunto entre equipos tripulados y no tripulados”, explica el contralmirante Brian Corey, que supervisa la Oficina Ejecutiva de NAVAIR del Programa de Aviación No Tripulada y Armas de Ataque. "El MQ-25 aumentará en gran medida el alcance y el tiempo de vuelo de las aeronaves de nuestras alas aéreas embarcadas, equipando a nuestros portaaviones con activos adicionales en el futuro".

Las pruebas continuarán durante los próximos meses para incluir la expansión de la envolvente de vuelo, pruebas de motores y demostraciones de manejo en la cubierta de vuelo cuando este a bordo de un portaaviones a finales de este año. El MQ-25A Stingray será el primer UAS operativo basado en portaaviones del mundo y proporcionará capacidades críticas de reabastecimiento aéreo aunque también de inteligencia, vigilancia y reconocimiento o Intelligence, Surveillance, and Reconnaissance (ISR) que amplían en gran medida el alcance global, la flexibilidad operativa y la letalidad del ala aérea y el portaaviones.

Estamos ante un UAS de reabastecimiento aéreo desarrollado y fabricado por Boeing en el marco del programa Carrier-Based Aerial-Refueling System (CBARS), diseñado y encargado por la US Navy para aumentar las capacidades de las aeronaves de combate de sus alas aérea embarcadas, que se componen de unidades de la US Navy y el Cuerpo de los Marines o United States Marine Corps (USMC). El MQ-25, gracias a su referido sistema ARS proporcionará la capacidad de reabastecimiento a los cazabombarderos Boeing F/A-18 Súper Hornet, su versión de guerra electrónica Boeing EA-18G Growler y los nuevos Lockheed Martin F-35C.

El diseño del MQ-25 de Boeing está propulsado por un motor turbofan Rolls-Royce AE 3007N que proporciona 4.500 kg de empuje; que es una variante del motor utilizado para impulsar el UAS Northrop Grumman MQ-4C Triton que también emplea la US Navy (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Momento en el que el Boeing MQ-25 T1 reposta a un F/A-18F de la US Navy.  (foto Boeing)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.