Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Nuevos ojos para el Abrams

Una de las mejoras más importantes, sino la más importante, que recibirá la próxima versión del carro de combate estadounidense M1 Abrams, será la incorporación de un sistema de visión de última generación que le permitirá disponer de una nueva perspectiva en el campo de batalla.

Concretamente, la versión más avanzada del carro, denominada M1AD según la nueva denominación elegida por el U.S. Army (anteriormente denominada SEPv4) es la inclusión de un sistema electroóptico del tipo Forward Looking Infra-Red o FLIR de tercera generación, que reemplazará al de segunda generación actualmente en servicio.

El FLIR de Tercera Generación, 3GEN FLIR o simplemente 3GF como lo denomina el U.S. Army, es un sensor de última generación que incrementará la letalidad de los carros al incrementar el alcance y nivel de detalle de su visión, con lo que podrá adquirir blancos más lejanos e identificarlos con mayor precisión incluso en condiciones adversas como durante lluvia, niebla o con arena.

El 3GF se incorporará no solo en el Abrams, sino en otros medios de reconocimiento, vigilancia y designación de objetivos (ISTAR por sus siglas en inglés), que permitirán disponer de una imagen común entre todos los vehículos de combate. A diferencia de los FLIR de segunda generación, el nuevo podrá “ver” simultáneamente en dos longitudes de onda del espectro infrarrojo (mid-wave infrared y long-wave infrared) a través de un array plano de sensores. Se incluye la tecnología de refrigeración denominada Dewar Cooler Bench (DCB), nuevas ópticas y electrónica para convertir las imágenes térmicas en vídeos de alta calidad. También se integrará una cámara a color, un telémetro láser seguro para los ojos y un puntero láser.

En 2015 Raytheon y DRS anunciaron su intención de colaborar en el desarrollo del 3GF como hicieron en la anterior generación, de la que entregaron más de 20.000 sistemas a diferentes unidades de las Fuerzas Armadas estadounidenses. Se espera que en 2020 el Army anuncie el proveedor de este sistema de última generación.

Recordemos que esta mejora forma parte de un programa más ambicioso anunciado en 2017 que permitirá a estos carros estar en servicio más allá de 2030. Comenzará en 2021 y se centrará no solo en la instalación de sistemas de visión, sino también en sensores, medios de adquisición de objetivos y conectividad en red de última generación. General Dynamics se adjudicó un contrato en agosto del año pasado por valor de 310,6 millones de dólares para desarrollar y evaluar siete prototipos de esta versión. Los trabajos de modernización comenzarán previsiblemente en 2023 y se extenderán dos años.

El carro de combate recibirá un nuevo telémetro láser, cámaras en color, equipos de red a bordo renovados, un nuevo anillo de la torre, sensores meteorológicos avanzados, un receptor de alerta láser, un sistema de protección activa y una nueva munición multipropósito de 120 mm. Los sensores meteorológicos se integrarán automáticamente en el sistema de combate de tal manera que el calculador balístico tendrá en cuenta los datos relativos a la temperatura, humedad y velocidad y dirección del viento para aumentar la precisión del armamento principal.

El jefe del carro dispondrá de una nueva pantalla de presentación de datos y conductor y tirador emplearán nuevos paneles de control Muchas de estas modificaciones requerirán el reemplazo de los equipos informáticos de a bordo denominados Line Replaceable Units o LRU, por otros de mayor capacidad, dado el tamaño limitado dentro del carro. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Una de las últimas versiones del Abrams (US Army)

·M1A2 SEPv3 o Abrams M1AC (US Army)

·Comparación de imágenes captadas por un FLIR de segunda y tercera generación (Raytheon)

·Un  Sistema de Vigilancia de Largo Alcance dotado de FLIR de tercera generación (U.S. Army)

·Los componentes del FLIR de tercera generación (US Army)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.