Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Nuevos motores para prolongar la vida de los bombarderos B-52H de la USAF hasta 2050

Se ha adjudicado un contrato de 2.600 millones de dólares a Rolls-Royce Corporation para remotorizar los Boeing B-52H Stratofortress de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos con motores Rolls-Royce F130 en el marco del llamado Commercial Engine Replacement Program (CERP). Así se permitirá a este mítico bombardero volar hasta, al menos, 2050, momento en el que llevarán casi un siglo en servicio.

Según la adjudicación, se prevé una única compra de 608 de estos motores comerciales, tras su adaptación al uso militar, además de un amplio stock de repuestos, apoyo logístico asociado y la documentación de ingeniería comercial, además de incluir apoyo a las actividades de mantenimiento. La idea es prolongar la operatividad de la flota de bombarderos B-52H, hasta mitad de este siglo, serán 100 años de operatividad de un avión que, en la versión B-52B, entró en servicio 1955.

El nuevo motor Rolls-Royce F130 sustituirá al TF33-PW-103 de la firma Pratt & Whitney, que ha propulsado al B-52 desde la década de los sesenta del pasado siglo, según la Fuerza Aérea de Estados Unidos o United States Air Force (USAF) este último motor, dejará de ser sostenible más allá de 2030.

El B-52 CERP es una mejora compleja que no sólo actualiza el avión con nuevos motores, sino que actualizará el cockpit, los soportes y las góndolas”, explica el general de Brigada John Newberry, ejecutivo del programa de bombarderos de la Fuerza Aérea. “Nuestros actuales esfuerzos de creación de prototipos digitales virtuales nos está dando la oportunidad de integrar los motores y otros cambios en el B-52 antes de realizar cualquier modificación física. Esto nos ha permitido desarrollar la solución más rentable y reducir el tiempo desde el concepto hasta la producción.”

El B-52H es un bombardero pesado de largo alcance, fundamental en la política de defensa de los Estados Unidos para realizar ataques estratégicos, apoyo aéreo cercano, interdicción aérea, operaciones contras defensas ofensivas antiaéreas y antibuque. El bombardero es capaz de volar a velocidades subsónicas a altitudes de 15.240 metros, transportando  munición nuclear o convencional guiada de precisión, que pueden ser lanzadas con total precisión en cualquier punto del planeta gracias a su autonomía de vuelo directa, que se incrementa por la posibilidad de ser repostado en el aire.

Gracias a los nuevos motores estos veteranos aviones, además de alargar su vida operativa,  aumentarán la eficiencia energética, incrementarán su alcance y tendrán una significativa reducción de los costes de mantenimiento y operacionales.  “El programa CERP es la actualización más importante y completa del B-52 en más de medio siglo”, según el general de División Jason Armagost, director de Planes Estratégicos, Programas y Requisitos del Mando de Ataque Global de la Fuerza Aérea, que tiene sede en la base aérea de Barksdale (Luisiana), una macro instalación de la USAF donde tiene sede también la 2ª Ala de Bombarderos, equipada con estas aeronaves. “El B-52 es el caballo de batalla de la fuerza de bombarderos de la nación y esta modificación permitirá que continúe con su misión crítica convencional y de ataque hasta el año 2050”, añadió el general.

Está previsto que los dos primeros B-52 totalmente modificados se entreguen a finales de 2025 y se sometan a intensas pruebas tanto en tierra como en vuelo. Después en 2028 comenzarán las entregas del primer lote de B-52 para posteriormente ser modificada toda la flota, de poco más de 70 aparatos actualmente, trabajos que finalizaran en previsiblemente en 2035.(Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Imagen digital de cómo se instalaría el motor Rolls-Royce F130 a los B-52H. (foto USAF).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.