Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Más de 1.200 millones de euros para el avanzado avión de inteligencia de la Fuerza Aérea italiana

Italia ha presentado un documento en el que detalla parte de las inversiones que en el ámbito de la Defensa va a realizar en los próximos años, programación detallada en la que se observan avances sustanciales en sistemas y equipos y notables inversiones, lo cual va a incidir positivamente en la capacidad final de sus Fuerzas Armadas.

Dentro de los planes de refuerzo de la Aeronáutica Militare, su Fuerza Aérea, se incluye una importante inversión en un novedoso avión militar al que oficialmente designan como plataforma aérea multi-misión y multi-sensor. Un total de 1.223 millones de euros, de los cuáles 75 se contemplan ya en el presupuesto de 2021, 188 en el de 2022, 700 entre los años 2023 y 2025, y los 259 restantes en anualidades sucesivas hasta 2032, se van a dedicar a obtener un avión muy capaz y especialmente necesario para favorecer la obtención de Inteligencia tanto táctica como estratégica, datos que serán muy útiles a la hora de realizar el proceso de tomas de decisiones acerca de situaciones conflictivas o de intervenciones reales.

Por lo que se concreta en el documento oficial, se han decantado por el aparato G-550 de Gulfstream como punto de partida, seguramente para aprovechar sinergias al haber sido ya seleccionado el mismo modelo para el aparato de alerta aérea (CAEW, Conformal Airborne Early Warning) que han incorporado estos últimos años y han participado ya en actividades con otras fuerzas aéreas europeas. El futuro sistema de reconocimiento y vigilancia va a centrarse en cometidos C4ISTAR que reforzarán las capacidades interfuerzas italianas. Sus cometidos van desde los propios del Mando y Control multidominio a los de protección electrónica de la Fuerza, por lo cual se contempla en él una arquitectura avanzada de tipo netcentríco que fusionará la información obtenida a partir de los múltiples sensores de a bordo; incluso, podría contemplarse el empleo del aparato bajo control a distancia, supervisado por operadores en tierra.

Entretanto se definan más sus capacidades reales, y se sepa más de las mismas, sus misiones se centrarán en la vigilancia, monitorización y localización avanzada de la amenaza, incluso cuando esta esté bien alejada de su posición. Cómo el programa contempla varias fases, es más que previsible que en las siguientes tengan que realizarse futuras inversiones que se añadirán a los 1.223 millones de la ahora concretada. En los avances se incidirá sobre todo en la automatización de los procesos de captación y análisis de la información y en que aquellos datos que sean relevantes puedan ser aprovechados en tiempo real; en ese sentido incorporará avanzados equipos de comunicaciones que permitirán enlaces cifrados con otras plataformas aéreas y estaciones en tierra a las que enviar informes, imágenes y otros datos que puedan ser relevantes.

Analizando la imagen del sistema, observamos varios sensores carenados en la parte inferior delantera de su fuselaje, en la zona trasera y sobre el timón, con múltiples antenas en la parte superior. Se ha previsto que sean hasta ocho los nuevos aviones de vigilancia y reconocimiento, así como de actividades electrónicas -se habla de cometidos de Inteligencia de Señales, los SIGINT-, que se recibirán en los próximos años. Sumados a los dos CAEW ya en servicio, podrían llegar a ser un total de diez los G-550 italianos que se reunirían en un mismo emplazamiento para así aprovechar temas de mantenimiento, logística conjunta y hasta adiestramiento de pilotos. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía: Esquema del C-550 que va a incorporar la Aeronáutica Militare italiana en los próximos años, con una fuerte inversión económica y en su compra. (MD Italia)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.