¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 25 de mayo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

La Fuerza Aérea de Estados Unidos rehabilita uno de sus bombarderos estratégicos B-1B

El B-1B “Lancelot” aterrizando en la AFB de Tinker (Oklahoma). (Foto USAF)

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos está en vías de recuperar un bombardero estratégico B-1B Lancer que llevaba varios años fuera de servicio, almacenado en la base de Davis-Monthan (Arizona), para reemplazar a otro que se incendió en 2022.

En un clima que recuerda mucho la de la Guerra Fría, los bombarderos estratégicos están volviendo a tener un gran protagonismo en el seno de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o United States Air Force (USAF), lo que evidencian sus continuos despliegues en los países aliados, como el que se está efectuando en España.  

En concreto se ha retirado uno de los que tenía almacenados el 309º Grupo de Regeneración y Mantenimiento Aeroespacial o Aerospace Maintenance and Regeneration Group (AMARG), que tiene sede en  la Air Force Base (AFB) de Davis-Monthan, para reincorporarlo a la Flota de Bombarderos Estratégicos de la Fuerza Aérea.  El aparato ha sido recientemente trasladado a la Base Aérea de Tinker (Oklahoma) para comenzar el proceso de regeneración de cara a su entrada en servicio.

La decisión de la oficina de Planes y Programas Estratégicos del Cuartel General de la USAF de regenerar el avión, en concreto el Rockwell (hoy Boeing) B-1B Lancer apodado “Lancelot”, está en curso de ejecutarla el Mando de Material.

La necesidad de sacar al “Lancelot” del retiro surgió cuando otro de estos bombarderos estratégicos sufrió, en 2002, un incendio provocado por un fallo en uno de sus motores durante un mantenimiento rutinario en la Base de Dyess (Texas), sede de la 7ª Ala de Bombardero o 7th Bomb Wing.

Dado que se calculó que los costos de reparación del avión dañado por el incendio serían prohibitivos, la USAF optó por retornar a la operatividad el "Lancelot". Así, el equipo de la Oficina del Programa del Sistema B-1 trabajó con sus ingenieros y personal de logística para elaborar un plan de trabajo que, en primer lugar, permitiese volver a poner en vuelo del bombardero, que llevaba casi 3 años estacionado en las zonas de almacenamiento exteriores, en el desierto de Arizona, que gestiona el 309º AMARG.

Un amplio equipo encabezado por miembros del AMARG, además de la 7th Bomb Wing y otros servicios de la USAF acometen la operación. Los técnicos del denominado Complejo de Logística Aérea de Oklahoma City están trabajando para que el B-1B vuelva a estar operativo y vuelva a reincorporarse a la Flota de Bombarderos Estratégicos o Strategic Bomber Fleet de la USAF. Además, el bombardero también será sometido a las actualizaciones técnicas que no se le aplicaron durante su retiro en Arizona para estandarizar sus capacidades con las de otros aviones de la flota actualmente en activo. (Julio Maíz)

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.