Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Una “fiesta de espuma” deja fuera de servicio al primer F-35 holandés operativo

El pasado jueves 31 de octubre el primer F-35A para la Real Fuerza Aérea de los Países Bajos o KLu (Koninklijke Luchtmacht) era rociado por error con espuma a su llegada a la base aérea de Leuwardeen, donde se le había preparado un gran acontecimiento de bienvenida, con más de 2.000 personas. Pilotado por el  Ian Knight, comandante del Escuadrón 323 de Prueba y Evaluación, el F-35A aterrizó en Leeuwarden después del clásico inicial (una pasada por encima de la base). Todo iba según lo previsto hasta el momento del tradicional “saludo de agua”, que consiste en que dos vehículos de bomberos generen un arco de agua bajo el que pasa la aeronave para darle la bienvenida.  Sin embargo, por error, uno de los dos camiones de bomberos intervinientes para la ocasión no disparó agua, sino que lanzó espuma contra incendios. Además de  quitarle la visibilidad al  veterano piloto cuando el F-35A aún no se había detenido, este error tuvo un impacto en la disponibilidad del avión, ya que la abundante  espuma recibida podía provocar corrosión.

Este fallo involuntario ha dejado a la aeronave paralizada en tierra durante al menos dos semanas, hasta que sea inspeccionada a fondo, ya que el F-35A tiene un recubrimiento especial que absorbe las ondas de radar, una de las características que le hacen stealth (fantasma).  Los técnicos holandeses tendrán además que comprobar que no haya entrado más espuma en el motor. “La espuma puede tener un efecto corrosivo, por lo que estamos consultando con el fabricante Lockheed-Martin, sobre lo que hay que comprobar, por ejemplo, ciertas aberturas o el motor”, ha dicho a la prensa un portavoz de la defensa holandesa. El Ministerio de Defensa de los Países Bajos no ha mencionado este incidente en su informe sobre la  ceremonia del 31 de octubre, aunque si publicado las adjuntas fotos, que son más que relevadoras.

El mismo portavoz explicó que uno de los bomberos se había equivocado al accionar los mandos. “Los botones de ‘espuma’ y ‘agua’ están uno al lado del otro y el profesional presionó accidentalmente el de espuma”, añadió el portavoz. Sin embargo, en defensa del bombero, dijo que justo antes de que llegara el F-35A, un cazabombardero F-16AM de la Base Aérea de Volkel se había visto obligado a aterrizar en Leeuwarden dado que le salía humo en la cabina. Por lo que los bomberos en la base se habrían preparado para lanzar espuma, y se habrían olvidado de cambiar al modo “agua” para el saludo de bienvenida.           

La Fuerza Aérea Holandesa ya tiene entregados 8 F35A, de un total de 46 que adquirirá, por el momento permanecen en los Estados Unidos en fases de pruebas y sobre todo para la formación de pilotos. El avión que se esperaba en Leeuwarden había sido ensamblado por la única línea de montaje del aparato en Europa la denominada FACO [Final Assembly and Check Out] ubicada en Cameri (Italia), desde donde voló a la instalación holandesa para incorporarse a su 323 Escuadrón ya como operativo. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: La cabina del F-35A totalmente cubierta de espuma. (Foto: Ministerio Defensa de los Países Bajos).

·Momento en que los dos camiones realizan el fallido arco de agua al F-35A. (Foto: Ministerio Defensa de los Países Bajos).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.