Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Un F-35B de los Marines muy dañado por un proyectil disparado con su propio cañón

Un avión de combate Lockheed MartinF-35B Lightning II o Joint Strike Fighter (JSF) del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos resultó seriamente dañado cuando en el curso de un ejercicio de tiro con su cañón, uno de los proyectiles exploto al ser disparado.

Los hechos ocurrieron el pasado 12 de marzo, informando días después el medio de prensa de los Marines o United States Marine Corps (USMC), el denominado Marine Corps Time. Este medio confirmaba que el  incidente ocurrió mientras el caza realizaba una misión nocturna de entrenamiento de apoyo aéreo cercano o Close Air Support (CAS) en un campo de tiro adscrito a la Estación Aérea del USMC de Yuma (Arizona-sur de los Estados Unidos).

Durante un ejercicio de disparos del arma, un proyectil de 25 mm PGU-32/SAPHEI-T, disparado por el cañón de tipo gatling que se instala externamente mediante una barquilla que se fija justo debajo del fuselaje del F-35B, explotó, probablemente cuando salía del tubo del arma, causando importantes daños por fragmentación en el fuselaje. El incidente fue clasificado como un percance de “Clase A”, según el Centro de Seguridad Naval o Naval Safety Center, que son los considerados más graves, ya que esta clasificación implica que los daños están valorados,  en al menos 2,5 millones de dólares.

A pesar de los daños sufridos por el caza al explotar el proyectil, el F-35B aterrizó de emergencia sin problemas, según el Naval Safety Center , que ya está investigando a fondo el incidente.  El portavoz del USMC, el capitán Andrew Wood, dijo en un comunicado que “el percance no provocó ningún daño al personal”.

El F-35B es una de las tres variantes del F-35, que al igual que la versión F-35C, diseñada para operar desde los grandes portaaviones de la Marina de Estados Unidos o US Navy, está equipado con pod externo desmontable. Sin embargo, los F-35A destinados a operar de forma convencional en aeródromos salen de serie de su factoría de Fort Worth (Texas) con el cañón instalado en el interior del aparato. Lo que sí es estándar es el arma en las tres variantes, que es  un cañón Gatling de 25 mm GAU-22/A de cuatro tubos rotativos, capaz de disparar más de 3.000 cartuchos por minuto. Aunque como el sistema lleva en sus tolvas 220 cartuchos, lo que significa que un piloto de F-35B puede vaciar el cargador en unos 4 segundos, se deben de disparar con mucha racionalidad.

La primera prueba de fuego real del cañón GAU-22A de montaje externo en un F-35B se realizó en 2016, justo un año después de que la aeronave alcanzara la capacidad operativa inicial o Initial Operating Capability (IOC). Se ha de tener en cuenta que los F-35B del USMC fueron los que debutaron en combate, operando desde el buque de asalto anfibio USS “Essex” (LHD-2) desde el que lanzaron varias operaciones contra los talibanes en Afganistán en 2018.  (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: Un F-35B del VMFA-211 se prepara para despegar desde el USS “Essex”, debajo del fuselaje se aprecia el pod del cañón de 25mm. (foto US. Navy)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.