¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Viernes, 19 de julio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

F-15EX Eagle II, el cazabombardero que va a impulsar a la Fuerza Aérea de Estados Unidos

La Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF, United States Air Force) apuesta, con una notable inversión en su presupuesto de 2023, por las capacidades que a su flota le aporta el nuevo cazabombardero F-15EX Eagle II, modelo multipropósito especialmente avanzado y apto para hacer frente a los retos de las próximas décadas.

Los planes que la Fuerza Aérea de Estados Unidos acaba de dar a conocer a través de sus órganos públicos incluyen que en el presupuesto de 2023 se plantea introducir un notable ahorro con un proceso de retirada de 250 aeronaves de diversos tipos, cien de ellas drones del tipo MQ-9 Reaper especializados en cometidos de ataque controlados a distancia. Ese planteamiento, que si tenemos en cuenta decisiones como la del año 2022 que proyectaba retirar 201 aparatos y esa cifra fue reducida al mantenerse en activo 42 ejemplares del reactor de ataque A-10, está siendo refrendado por los informes de Frank Kendall que es el Secretario de la USAF.

Pese a lo reseñado, no todo es una apuesta negativa. Dentro de las incorporaciones a futuro, que cuentan con importantes partidas que incluyen 1.700 millones de dólares para iniciar la fabricación en serie de los futuros bombarderos furtivos B-21, llama la atención la apuesta que la Fuerza Aérea de Estados Unidos hace por uno de sus cazabombarderos más recientes, el F-15EX Eagle II.

La capacidad de transporte de armas y aspectos como su furtividad hacen que se quiera impulsar la llegada del F-15EX. (USAF)

Concepto probado y eficiente

Se busca duplicar la cifra de los F-15EX Eagle II respecto a 2022, doblándola desde 12 ejemplares que se han comprado este año para intentar adquirir una cifra de 24 adicionales a cargo del presupuesto de 2023. Esa actuación, recalca Kendall en sus exposiciones, se enmarcaría en la voluntad de la Fuerza Aérea de Estados Unidos dar de baja los F-15C Eagle, que llevan muchos años de servicio activo y son caros y complejos de mantener, lo antes posible. Así, manteniendo esa previsión en las compras, podrían hacer que los escuadrones que vuelan los antiguos Eagle hagan una transición directamente a los Eagle II, evitando así, como se había planeado en principio, que lo hiciesen al F-35.

Los F-15EX tienen un precio unitario de 80 millones de dólares, importe alto pero necesario para contar con plataformas capaces para el combate. (Boeing)

Los F-15EX están considerados como aparatos de la generación 4,5, con muchas prestaciones de la quinta y con una capacidad de transportar todo tipo de armamento ofensivo, tanto aire-aire como aire-superficie, que los hace más versátiles en determinados conflictos y situaciones que los F-35. Se ha planificado, desde las más altas instituciones de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que son óptimos para defender el espacio aéreo propio y para llevar a cabo determinadas operaciones en otros espacios y escenarios.

Si se siguen los actuales planes, los F-15C/D podrían estar ya todos retirados en el año fiscal 2026 y así avanzarse hacia unas capacidades futuras de la Fuerza Aérea de Estados Unidos que sean las que se necesitarán para las próximas décadas en las que ya se plantea la necesidad de contar con plataformas aéreas de alta tecnología trabajando conjuntamente con otras de bajo coste dentro de programas de colaboración entre modelos pilotados y autónomos; por cierto, el precio actual del F-35 y el F-15EX es de unos 80 millones de dólares, lo que refrenda que la decisión no se circunscribe sólo al coste de compra. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía portada: Veinticuatro cazabombarderos Eagle II están previstos en el presupuesto de 2023 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. (USAF)

 

 

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.