Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Escándalo en Alemania por equipar sus submarinos con un sistema de navegación ruso

La publicación en prensa alemana de que los dos más modernos submarinos de la Marina alemana y otras muchas unidades navales están dotados con un sistemas electrónico de navegación de la empresa rusa Transas ha generado una polémica en Alemania, tanto en términos políticos como de opinión pública.

La noticia la publicaba el  27 de marzo el tabloide germano  Bild am Sonntag. El medio afirma  que dos de los submarinos de la Marina de Alemania o Deutsche Marine usan el sistema de información y visualización de cartas electrónicas o ECDIS (Electronic Chards Display and Information Systems) de Transas Navi Sailor 4100. Transas es una empresa fundada en San Petersburgo (Rusia) en 1990 y, aunque fue comprada en 2018 por la firma finlandesa Wärtsilä, la división de defensa permaneció en manos rusas.

A la reacción en la opinión pública ha seguido la petición de apertura de una investigación oficial por parte de la oposición en la sede parlamentaria (Bundestag). Según Bild, los ECDIS Navi-Sailor 4100 empezaron a instalarse en 2005 en al menos 100 unidades navales, tras empezar a adquirir el sistema en los primeros años del presente siglo. Por aquella época Alemania estaba encabezada por el Canciller Gerhard Schröder, que mantenía una gran sintonía con Putin, siendo una iniciativa personal la aprobación de la construcción de un gaseoducto con la empresa rusa Gazprom entre ambos países. La iniciativa dio origen al consorcio ruso-alemán Nord Stream AG, que ahora preside Schröder entre fuertes críticas por el recurso de la puerta giratoria y sobre todo tras la crisis de Ucrania de 2014.

Entre las  unidades de la Deutsche Marine equipadas con el sistema ruso estarían los dos últimos submarinos incorporados de los seis del tipo 212, en concreto el U-35 y el U-36 entregados en marzo de 2015 y octubre de 2016 respectivamente, tras ser construidos en Kiel (norte de Alemania) en los astilleros de la firma germana TKMS.

Un portavoz de Deutsche Marine afirmó en respuesta que el potencial de riesgos de seguridad fue reconocido dentro del servicio, aunque los detalles están clasificados. El funcionamiento interno de la navegación y la geolocalización suelen ser secretos muy bien guardados en las unidades navales, especialmente en los submarinos, para intentar evadir la detección por los potenciales adversarios y obtener la ventaja de la sorpresa. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: Uno de los submarinos tipo 212, en concreto el cabeza de serie, el U-31. (foto Deutsche Marine)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.