Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Cazabombarderos F-15X para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos

Varias informaciones aparecidas en las últimas semanas sitúan al cazabombardero F-15X, una apuesta reciente de Boeing para ampliar la oferta de un modelo que goza de una notable aceptación internacional, dentro de los objetivos a corto plazo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF, United States Air Force).

En unas recientes declaraciones, el General Jefe de la USAF, David Goldfein, reconoce que han evaluado ese concepto y están interesados en su compra para incorporarlo al arsenal actual. Se trataría de ir comprando lotes, que algunos evalúan en torno a los ochocientos ejemplares, para que entren en servicio y sean mantenidos operativos junto a los furtivos F-22 Raptor y F-35 Lightning II. Los F-15X, apodados Super Eagle, se encargarían de asumir cometidos más convencionales en los que el nivel de amenaza no exigiese de tecnologías punta en lo que a furtividad se refiere, incidiendo con su uso en una más elevada disposición de armas para hacer frente a amenazas tanto aire-aire como aire-superficie.

El actual objetivo de la USAF se centra, y para ello ya ha requerido los fondos que puedan sustentar lo que pretenden, en rejuvenecer la actual flota de aparatos de combate que tienen en servicio. Lo harían recibiendo un número anual de nuevos ejemplares que no debería ser inferior a setenta y dos. En su caso operan numerosos F-15C Eagle y F-15E Strike Eagle con muchos años ya en servicio -sobre todo los primeros- y con unos costes de mantenimiento operativo que cada vez son más altos.

Pretenden, y de ahí que el F-15X se haya convertido en la mejor opción, incorporar una plataforma nueva y con un elevado potencial de vida por delante, con unas veinte mil horas que darían para unas tres décadas o más de uso intenso. Con ellos, que volarían junto otros modelos de aviones que seguirán en activo en las décadas siguientes, se intentaría ir reemplazando a los F-15C de las unidades de primera línea y de la Guardia Aérea Nacional. Se estima que el Super Eagle tendrá unos costes de sólo 27.000 dólares por hora de vuelo -45.000 en el F-35A-, será capaz de volar con nada menos que veintidós misiles aire-aire gracias a sus soportes AMBER y que podrá configurarse en un modo con ocho de los anteriores y veintidós bombas SDB (Small Diameter Bomb) para actuaciones quirúrgicas contra diferentes amenazas en superficie.

El general Goldfein ha destacado en el F-15X su cabina de vuelo con pantallas de presentación, el casco del piloto JHMCS (Joint Helmet Mounting Cueing System) II, el conjunto de autodefensa electrónica EPAWSS (Eagle Passive Active Warning Survivability System) o el radar APG-82 con antena tipo AESA.

La USAF mantendrá así una flota moderna y renovada, y podrá dedicar recursos a otros ámbitos que también necesitan renovación. El uso de diferentes modelos incide en una versatilidad y eficiencia más razonable, pues los cazas furtivos son muy caros y no todos tienen la capacidad económica suficiente para mantener importantes números de ellos en activo. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía: Se espera que pronto se inicien las compras de los F-15X Super Eagle con los que reemplazar a los Eagle más antiguos.   (Octavio Díez Cámara)

·Pese a la edad del concepto, los F-15 siguen siendo unos aparatos de combate muy temidos y con un elevado potencial para contrarrestar al adversario.    (Octavio Díez Cámara)

·Es especialmente reciente la decisión formal de la USAF de dotarse con F-15 de última generación. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.