Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Un C-17 Globemaster III de la Royal Air Force lleva a Ibiza medios para tratar de reparar el F-35 que aterrizó de emergencia

En el aeropuerto de Ibiza aterrizaba de emergencia el pasado 31 de mayo un cazabombardero F-35B de los Marines de los Estados Unidos, que será muy posiblemente reparado in situ, desplazando personal y material  para ello en un  avión de transporte C-17 de la Real Fuerza Aérea de Reino Unido. El aeropuerto ibicenco se está acostumbrando a recibir aeronaves militares, hasta ahora algo excepcional en esta isla mediterránea, el único precedente sería la llegada en junio de 1998 de un helicóptero Mil Mi-8 de la Fuerza Aérea de Argelia, que utilizó un teniente para desertar.

Tras arribar el Lockheed Martin F-35B Lightning II de los Marines o United States Marine Corps (USMC), este pasado sábado, 5 de mayo, aterrizaba también un avión de transporte Boeing C-17 Globemaster III de la Real Fuerza Aérea o Royal Air Force (RAF), procedente de la base británica de RAF Marham. Este aparato, que forma parte del 99 Escuadrón, trajo desde la referida base, sede de los F-35 británicos, según publica el Periódico de Ibiza y Formentera, material y personal especializado con el objetivo de poder reparar el referido caza en la turística isla española del Mediterráneo. El aparato de la RAF, tras la operación de descarga y repostar, despegó a las 21:10 hora  local del mismo día camino de su sede, la denominada base de RAF-Brize Norton. Aunque en principio se especuló que podía venir para embarcar el aparato en su gran bodega de carga, tras desmontarle sus planos y estabilizadores, ahora, con la llegada los referidos técnicos y su material, se especula que la reparación del F-35B se efectúe in situ.

Según el medio local, tanto el personal llegado a bordo del C-17 como el que ya se encontraba en Ibiza para la protección de la aeronave de combate llegado el día 1 de junio en un helicóptero de la Royal Navy, pidieron permiso el pasado viernes para hacer uso de las instalaciones aeroportuarios, como mínimo, una semana más. Igualmente también estaría destacado en es Codolar un comandante del Ejército del Aire, para servir de enlace con los militares norteamericanos y británicos, que son nuestros alados de la OTAN, que ya ha solicitado los permisos necesarios y un despacho en las instalaciones del aeropuerto durante toda una semana.

El F35 aterrizado en Ibiza forma parte de la fuerza mixta de la RAF y el USMC, en concreto de su Escuadrón VMFA-211, de Lightning II embarcada en el portaaviones británico HMS “Queen Elizabeth”, que estaba inmerso en el momento del  incidente aéreo los ejercicios ‘Atlantic Trident’. El citado portaaviones, que es  el buque insignia de la Royal Navy desde el pasado mes de enero, encabeza el denominado grupo de ataque de portaaviones 21 o Carrier Strike Group 21 (CSG21), que bajo el mando del comodoro Stephen Moorhouse inició el pasado mes de mayo iniciaba un macro despliegue de 7 meses de duración, que le llevará a operar en el escenario de Asía-Pacifico.                                         

El CSG21 incluye un gran número de navíos de escolta, que además de la Royal Navy, son aportados por las Armadas de Estados Unido y los Países Bajos respectivamente, además de dos navíos logísticos de la flota auxiliar o Royal Fleet Auxiliary (RFA), y muy probablemente un submarino nuclear de ataque.                                                                                                                                              

El grupo de aeronaves embarcado en el portaaviones, está formado además por los citados F-35B, en lo que constituye el mayor despliegue hasta el momento de este caza, por diversos tipos de helicópteros de la Royal Navy (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Uno de los F-35B del Escuadrón VMFA-211 operando en el portaaviones británico HMS “Queen Elizabeth”. (foto USMC).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.