Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El avión de guerra electrónica de la Fuerza Aérea de Turquía

Hace sólo cuatro años, dentro de un contrato rubricado con la compañía estadounidense Boeing que se valoró en 2003 en 1.600 millones de dólares, se completó la recepción por parte de la Fuerza Aérea de Turquía de cuatro aviones de alerta aérea (AEW&C) basados en la plataforma 737-700 y encuadrados en el conocido como Peace Eagle.

Complementando a la incorporación de esas plataformas tan avanzadas y eficientes para labores de Mando y Control aéreo, los turcos, que no dejan de apoyar a su industria de defensa para ampliar el potencial de poner a punto nuevos sistemas y ser autosuficientes en la obtención de los más avanzados sistemas de armas, están trabajando con ahínco para obtener una nueva capacidad de combate. Se han decidido, y para ello firmaron un acuerdo con la compañía Turkish Aerospace que implica varias tareas acometidas por otras como ASELSAN (Askeri Elektronik Sanayi), por abordar el desarrollo de un avión que definen como SOJ (Stand-Off Jammer) que será especialmente útil a la hora de acompañar a los aparatos de combate en la realización de sus misiones, lo que lo hace óptimo para cometidos de Guerra Electrónica.

Dentro de un programa que algunos designan con las siglas RES/EAA (Remote Electronic Support/Electronic Attack Ability) se recibieron en los primeros meses de este año los dos primeros reactores civiles Bombardier Global 6000 de un total de cuatro previstos. Van a ser modificados para conseguir un sistema más avanzado que el que emplean otras naciones y que estará destinado a detectar, identificar, interferir,…, equipos de radar y de comunicaciones del adversario. La programación que gestiona el TAFC (Turkish Air Force Command) prevé obtener las plataformas aéreas SOJ de forma que puedan estar en activo entre 2023 y 2027.

Ahora hemos sabido, de forma más concreta, que esos aviones tienen una longitud de 30,3 metros, una envergadura alar de 28,7 m y una altura de 7,8 m. Dos turbinas que producen 14.750 libras de empuje cada una le capacitan para una velocidad máxima de 0,88 Mach, una altura máxima de vuelo de 51.000 pies o el poder realizar maniobras de hasta 2,5 g’s.  Sobre las capacidades operaciones han detallado que serán óptimos para detectar e interferir desde una gran distancia los sistemas de radar y de comunicaciones, de empeñarse en actividades de supresión de los sistemas de Defensa Aérea, de cubrir misiones de largo radio de acción y de coordinarse en tiempo real con centros de apoyo a la misión en tierra.

Para ello contarán con una suite de sensores y aviónica configurada por equipos de ataque electrónico y de apoyo electrónico, sistemas de apoyo y ataque a las comunicaciones, medios de autoprotección, enlaces cifrados tipo Data Link de tipo táctico, un sistema de control de misión avanzado, equipos IFF de identificación amigo-enemigo y de navegación aérea táctica TACAN, y aviónica modificada que se instalarán en los Global 6000.

Buscarán obtener un amplio rango de captación de bandas y frecuencias, una alta potencia de interferencia standoff, incluir tecnología AESA (Active Electronically Scanned Array) e incorporar medios que les permitan evitar a misiles buscadores y a los sistemas radar que intenten localizarlos. El avión incluye varias modificaciones que afectan a la parte superior e inferior del fuselaje, donde irán algunos equipos, y antenas específicas en los extremos de las alas. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía: Las industrias turcas están trabajando ya en los aviones SOJ de la Fuerza Aérea de Turquía que deberán estar en servicio entre 2023 y 2027. (Octavio Díez Cámara)

·El fuselaje original del reactor Bombardier 6000 se verá ampliamente modificado para acoger unos novedosos y capaces equipos electrónicos.  (Octavio Díez Cámara)

·Se ha previsto que los futuros reactores SOJ turcos tengan un radio de acción notable y puedan permanecer en sus zonas de trabajo durante muchas horas.  (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.