Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Así será el nuevo avión de combate turco de 5ª generación

Tras el desafió del mandatario turco Erdogan a los Estados Unidos que conllevó la expulsión del país de la OTAN del programa del avión de combate F-35, la industria de defensa turca está aunando sus  capacidades para intentar fabricar un caza furtivo o stealth autóctono de 5ª generación.

El proyecto tecnológico de un avión de combate nacional o Milli Muharip Uçak (MMU), es uno de los retos más importantes de la importante y pujante de la industria de defensa turca, que se enfrentará a innumerables problemas y riesgos tecnológicos. Fabricar un caza de 5ª generación es un reto al alcance de muy pocos países, y en todo caso dependerá de la transferencia de tecnología, como podría ser la acordada con la multinacional británica BAE Systems.  En todo caso, esa asistencia dependerá en última instancia de las relaciones de Ankara con sus socios de la OTAN; especialmente con Washington, de hecho en la presente cumbre de la Alianza en Bruselas, Erdogan se ha reunido con su colega norteamericano Biden, cuya administración no parece que se aparte de los parámetros de la anterior en la exigencia de que los turcos renuncien a su sistema antiaéreo S-400.

Paralelamente, en Turquía, Temel Kotil, director general de Turkish Aerospace Industries (TAI), principal contratista del proyecto del MMU conocido también como TAI TF-X, ha dado múltiples detalles de cómo sería este caza de 5ª generación. Así, afirmó el pasado 13 junio a la agencia turca Anadolu, que el proceso de producción avanza a buen ritmo y que el prototipo, que incluye la aviónica, el control y los sistemas hidráulicos, se presentarán por primera vez en marzo de 2023.

Añadió que, tras el encendido del motor, comenzarán las pruebas en tierra, explicando que tienen un calendario “muy estricto” que cumplir, y que este es un proyecto que aporta conocimientos y recibe aportaciones de otros. “Tenemos a Aselsan diseñando la aviónica y el hardware informático, a Havelsan trabajando en el software en colaboración con TAI”, dijo. Los sistemas, que proporcionan el movimiento a las partes móviles de los planos y las superficies control (estabilizadores) en los aviones de guerra, serán el resultado de la  asociación establecida por TAI, Altınay y una empresa ucraniana.

TAI también está trabajando para producir localmente la cubierta transparente que protege el cockpit, continuó Kotil, que añadió: “El morro del MMU alojará un radar muy eficaz. Hemos encargado esta tarea a Aselsan, que ya está trabajando en ello. También habrá otros  sensores en el avión, producidos tanto por Aselsan como por Havelsan”. El Centro de Investigación de Tecnologías Avanzadas de Seguridad de la Información del Consejo de Investigación Científica y Tecnológica de Turquía está desarrollando los computadores principales. Pavotek, otra empresa turca, está desarrollando el sistema de distribución de energía.

Kotil declaró que están utilizando todas las capacidades disponibles en Turquía para este nuevo avión. “Construir un avión de combate significa poner en marcha todos los elementos que contribuyen”, dijo, ya que el papel principal de TAI es diseñar y completar la geometría. El número de ingenieros que participan en el proyecto ya ha alcanzado los 1.000, explicó Kotil, y el número total de ingenieros de la empresa ha superado los 4.000. El nuevo hangar preparado para el desarrollo y construcción de los prototipos de los aviones de combate se completará este año, asegura.

Tras destacar que Hürjet, el avión avanzado de entrenamiento y ataque ligero también desarrollado por TAI, también volará a finales de 2022, Kotil afirmó que el sistema en el que se realizarán las pruebas en tierra de este avión facilitará los ensayos de la MMU. La infraestructura de pruebas del helicóptero Gökbey se utilizará primero para el Hürjet y luego para el MMU, subrayando que todos los proyectos de la empresa se apoyan mutuamente.

La parte más importante de la estructura del fuselaje del  MMU serán las piezas de titanio que sujetan los motores. Es la parte más difícil de fabricar. Sin embargo, la empresa tiene una amplia experiencia y conocimientos en este tipo de fabricación”, ya que están todavía  produciendo la parte media del fuselaje de los F-35, en el marco de la cancelada participación de Ankara en el macro proyecto que encabeza la multinacional de  Lockheed Martin.

Según Kotil la MMU consta de 20.000 piezas y que al principio se utilizará un motor ya fabricado (que sería de BAE Systems), y luego se integrará en el avión el motor que desarrollará la empresa turca TRMotor Güç Sistemleri. (Julio Maíz Sanz)

Fotografia: Maqueta del avión de combate turco de 5ª generación TF-X, presentada en 2019 en el Paris Air Show. (foto JohnNewton8)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.