Sábado, 13 de agosto de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Así mejora su Artillería el Ejército italiano

En el Documento Programatico Plurienale della Difesa preparado por el Ministerio de Defensa de Italia presentando los futuros programas se insiste en el refuerzo de la capacidad de enfrentamiento del Componente Terrestre. Con ese objetivo, el Ejército de Tierra italiano está poniendo en marcha una serie de programas que van a permitir reforzar su capacidad artillera con nuevos sistemas de armas y municiones y con la mejora de otros ya en servicio.

Dentro del primer grupo se encontraría el objetivo prioritario de adquirir un nuevo obús ligero aerolanzable ULH (Ultra Light Howitzer) de 105 milímetros con el que se va a dotar a los tres regimientos de Artillería de otras tantas brigadas ligeras y al Grupo de Adiestramiento del Mando de Artillería, estimándose un total de sesenta piezas en las que van a invertirse, entre los años 2022 y 2030, unos 340 millones de euros. Se trata de un modelo que por su peso y tamaño va a ser fácil de desplegar por helicópteros y aviones de transporte, e incluso podrá ser lanzado en paracaídas allá donde sea necesario su uso.

Su compra seguro que llevará aparejada la llegada de nuevas municiones de ese calibre, aunque no está definida esa necesidad. Sí lo está la obtención de municiones de precisión de 155mm del tipo Vulcano en las que se invertirán 73 millones de € esta década. Se recibirán unas equipadas con un sistema de guiado que combina GPS e inercial y otras con sensor SSAL (Seeker Semi Active Laser) que permite su guiado preciso por láser.

Paralelamente, y como complemento idóneo de los obuses autopropulsados Pz-2000 de 155/52mm ya en servicio y de un futuro obús sobre ruedas en el que se plantean invertir inicialmente 125 millones -suponemos que en estudios y validaciones, porque su compra exigirá un monto superior-, se ha decidido ahondar ya en la modernización de media vida de los obuses remolcados FH-70. Entre 2021 y 2023 están siendo sometidos, dentro de un contrato de 14 millones, a una actualización con un nuevo motor auxiliar (APU, Auxiliary Power Unit), un sistema de puntería y navegación digitalizado LINAPS (Laser Inertial Navigation Artillery Pointing System) y una radio multibanda. Adquiridos en los años 80 se planteará que sigan en servicio hasta mitad de este siglo.

Ese mismo objetivo, en lo que a vida útil se refiere, es el que se tiene con los lanzacohetes múltiples GMLRS (Ground Multiple Launch Rocket System) que emplea el Ejército. Incidiendo en la aportación de precisión y profundidad que obtienen con ellos, van a invertir en los próximos diez años 418,2 millones en un proceso que permitirá blindar la cabina de los lanzadores para proteger a la tripulación y en la recepción de cohetes de alcance extendido ER (Extended Range) que amplíen el rango de uso actual.

Con todos esos programas, la capacidad ofensiva del Ejército italiano mejora sustancialmente y se obtienen, con una inversión limitada, nuevas y mejores capacidades que refuerzan su Artillería. (Octavio Díez Cámara)

Fotografias:

-La Artillería remolcada de 155mm va a ser complementada con las piezas ULH de 105mm con las que se equipará a tres brigadas ligeras. (Octavio Díez Cámara)
-Los obuses FH-70 están siendo modernizados con nueva APU, sistema LINAPS y radio multibanda. (Octavio Díez Cámara)
-Los obuses autopropulsados Pz-2000 van a ser reforzados con una futura pieza de 155mm sobre ruedas que seguramente tendrá 52 o más calibres. (OTAN)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.