Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Alemania podría integrarse en el programa del Ejercito del Aire español para dotarse de C295 para patrulla marítima

Al programa del Ejército del Aire español para hacerse con cuatro aviones de vigilancia marítima y MPA (Maritime Patrol Aircraft),  utilizando la plataforma del Airbus Defence Space  C295, se podría unir la Marina de Alemania. La posibilidad la revelaba el máximo responsable de la institución, el General del Aire Javier Salto Martínez-Avial, Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), en el curso de su conferencia "El Ejército del Aire, una Fuerza Aeroespacial para el siglo XXI", que tuvo lugar el pasado 9 de febrero en las instalaciones del Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado.

Ya durante su exposición incidió en la necesidad de dotarse con nuevas aeronaves de MPA como una de las prioridades del Ejército del Aire. La actual situación de equipamiento del Ejército del Aire en este campo, ocho veteranos Airbus DS CN235 convertidos a Vigilancia Marítima (VIGMA), o D.4 según su designación militar, y tres Lockheed Martin P-3M Orion próximos a su baja, hacen más que necesario reforzar esta capacidad. Este material es vital para mantener la capacidad defensiva militar, tanto del Ejército del Aire como de la Armada, y sobre todo en la acción del Estado sobre el Mar, una de las misiones que asigna el Gobierno de España a la Institución.

Las negociaciones entre el Ejecutivo español y la multinacional Airbus posibilitarán dar luz verde a estos cuatro C295 MPA destinados al Ejército del Aire.  A una pregunta defensa.com acerca del mantenimiento de la capacidad antisubmarina o Anti Submarine Warfare (ASW), que actualmente ofrecen los P-3M, el general Salto explicó los avances para cerrar la adquisición de los MPA: “Somos conscientes, en mis conversaciones con otros JEMAs, de que la Marina de Alemania también está interesada en esas capacidades y en esos aviones. Creo que sería un programa muy interesante para la industria nacional, y que creo que está en buen camino”

El Ejército del Aire lleva años trabajando con la aviación naval alemana o Marineflieger en el marco de la operación Atalanta, que se desarrolla en el Océano Indico contra la piratería somalí. En esta misión de la Unión Europea ambos son los que mayor peso aportan en el campo de las capacidades MPA, con el despliegue de destacamentos equipados con Lockheed P-3, que tienen sus instalaciones contiguas en la base aérea de Yibuti, desde donde operan.

La  Marineflieger  tiene un problema similar al del Ejército del Aire: sus P-3C, antiguos aparatos de la Real Armada de los Países Bajos, aunque modernizados a la versión  CUP (Capability Upkeep Program) +, están al final de su vida operativa.  Aunque Alemania tiene en marcha el proyecto, junto con Francia, para dotarse de un MPA de última generación, los plazos previstos a día de hoy estarían llevando a buscar, tanto a Berlín como París, soluciones interinas, como ya ha anunciado el Ejército del Aire francés. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: Uno de los C295 de MPA, en este caso uno de los encargados por Omán. (foto Julio Maíz/defensa.com)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.