Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Royal Navy de la era post Brexit

Con la entrega oficial a la Royal Navy del nuevo portaviones HMS Queen Elizabeth y el anuncio de la venta del portahelicópteros de asalto anfibio HMS Ocean a la Marina de Brasil despedíamos el pasado año. La venta de este buque, cuantificada en 95 millones de euros, es otro paso más dado por el Ministerio de Defensa británico dentro de los planes para acometer la operación de los nuevos buques de la Clase Queen Elizabeth.

El ya entregado HMS Queen Elizabeth y el HMS Prince of Whales, con un planeamiento operacional que contempla que estarán en servicio simultáneamente sólo en casos de emergencia, tienen un coste aproximado de más de 7.000 millones de euros, a los que hay que sumar la dotación de aeronaves, unas 40, sobre todo los aviones de combate F-35B Lightning II, con que contará cada uno. El que durante algún tiempo ha sido buque insignia de la Royal Navy, y que pasará a desempeñar el mismo rol en la Marina de Brasil, es un buque del tipo LPH (Landing Platform Helicopter), muy capacitado para el apoyo de operaciones anfibias y relativamente nuevo, ya que fue construido a mediados de los noventa y entró en servicio en 1998.

Ofrecía mejores capacidades anfibias que los HMS Albion y HMS Bulwark, que disponen de cubierta de vuelo de menor tamaño y cuya enajenación y venta es más que posible que se lleve a cabo en aras del esfuerzo inversor acometido por la defensa británica en nuevos buques militares. Como sucedió con el Ocean, no faltan candidatos para estos 2 y de nuevo podrían venir de Iberoamérica. La Marina de Chile ya adquirió 3 fragatas del Tipo 23 entre 2006 y 2008 y Brasil no sería tampoco un candidato descartable.

Ya en noviembre de 2015, el Ministerio de Defensa británico anunció que el Ocean se daría de baja en 2018, como parte de las medidas de ahorro reflejadas en la Revisión Estratégica de la Defensa de 2015. Se planteaba entonces la posibilidad que uno de los 2 portaviones en construcción, previsiblemente el HMS Prince of Whales, fuera optimizado en lo que a operaciones anfibias de los Royal Marines se refiere. Igual que sucede con el Ocean, estos LPD (Landing Platform Dock) que configuran la Clase Albion llevan relativamente poco tiempo en servicio, menos de 15 años (el Albion entró en servicio en 2003 y el Bulwark en 2004).

Igual que sucede con el Ocean, son diseños únicos, adaptados principalmente a apoyar a los Royal Marines, que no han sido reemplazados por buques especializados. En los planes de la Defensa británica para su Marina se aúnan hoy planeamientos de la era previa al Brexit, que la salida de la Unión Europa impone en la estrategia del país. El secretario de Defensa de Reino Unido ha asegurado que el presupuesto destinado al gasto militar se elevará por encima del 2 por ciento del PIB (Producto Interior Bruto).

Dentro o fuera de la Unión, Reino Unido, el país europeo que más gasta en defensa y el segundo, después de los Estados Unidos, en el seno de la OTAN, quiere reforzar su rol de potencia global, destinando en ese camino  importantes recursos a su defensa. El papel reservado a la Royal Navy en esta estrategia, acaparadora de recursos y medios, ya ha empezado a ser tangible.

Fotografía: HMS Queen Elizabeth.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.