¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 15 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

La elección del nuevo Sistema Portamortero para el Ejército de Tierra español

La silueta del soldado destaca nítidamente sobre el vehículo. Blanco perfecto para francotiradores.

La iniciación del programa de portamorteros, anunciado por la Secretaria de Estado de Defensa en la recientemente finalizada FEINDEF, trae al primer plano de la actualidad las soluciones adoptadas por diferentes empresas en el mundo para dar respuesta a la necesidad de utilizar los morteros, un arma sencilla y tremendamente eficaz, utilizando los últimos avances en mecatrónica y apuntamiento.

Los desarrollos existentes entre lo que el Programa de Morteros deberá elegir, abarcan desde los portamorteros sobre vehículo ligero tipo Polaris a los pesados sistemas sobre cadenas y carga motorizada que más bien parecen obuses autopropulsados.

Centrándonos en el segmento de vehículos de 2 Tm, estos desarrollos se dividen en dos grupos: los que disparan desde la plataforma y los que, tras hacer un rápido despliegue, disparan desde el suelo.

El proceso de selección de la mejor opción se basa siempre en el estudio de los elementos diferenciadores de los sistemas en competición, que en el caso de los portamorteros son estos: la seguridad de los sirvientes de la pieza, la potencia de fuego y la carga logística.

Sobre la seguridad de los sirvientes basta contemplar las dos imágenes de abajo para saber de qué estamos hablando. En los sistemas que disparan desde el suelo, como el Alakran de la española NTGS, el soldado puede protegerse tras el vehículo.

Tirando con un Alakran. El tirador está protegido por el vehículo.

Para vender las ventajas del sistema que dispara encima del vehículo sus defensores resaltan que tiene un sector de tiro de 360º y que en situaciones de incursiones en territorio enemigo puede verse rodeado en una emboscada por lo que es preciso poder cambiar rápidamente de una dirección a otra.

Sin embargo, se olvidan de varios hechos fundamentales: el mortero tiene un alcance mínimo de 300 metros y el mortero ha de disparar a vehículo parado.

Si mi Unidad se mete en una emboscada y mi enemigo está a menos de 300 metros, el mortero será un arma inútil porque no podré utilizarla contra objetivos tan cercanos. Solo me queda usar un lanzagranadas de 40 mm o una ametralladora, montadas en torres de accionamiento remoto con los que puedo tirar en movimiento, manteniéndose el combatiente protegido en la cabina del vehículo.

Un mortero no puede usarse como si fuese una ametralladora contra un objetivo móvil porque, mientras que la trayectoria de un proyectil de 12.7 a 500, es de menos de 1 segundo, una granada de mortero de 81 tarda en alcanzar un objetivo a 300 m la eternidad de 25 segundos. Para cuando llega la granada, el vehículo enemigo se ha desplazado 100 metros como mínimo y haber cambiado radicalmente la situacion.

Por el contrario, si el enemigo no se mueve y está a más de 300 metros, lo que debo hacer es detenerme, buscar una posición protegida, localizar el objetivo y dispararle una tanda de granadas con el mortero para lo cual esa capacidad de giro 360º ha perdido toda la importancia que se le quiere dar, con 120º es más que suficiente.

Disparar desde lo alto del vehículo tiene, además, otros efectos respecto de la seguridad y la salud de los soldados:

  • Debido a lo reducido del espacio, los sirvientes se encuentran muy cerca del mortero en el momento del disparo, por lo que se producen efectos indeseados a medio plazo de la onda de boca sobre el organismo, no solo sobre los oídos, sino sobre el cráneo y la caja torácica Existen estudios sobre estos efectos que deben tenerse en consideración por la salud de nuestras tropas.

En el link https://coe.gatech.edu/news/2020/11/exploring-blast-exposure-and-brain se muestra un estudio sobre los efectos de la onda de choque en el cerebro. 

  • Y además están los riesgos de la posible caída de los sirvientes por frenazo del vehículo, espacio reducido, etc. mas otros imponderables de los que la figura es una buena muestra.

El vehículo tenía otras 50 granadas más que podrían haberse incendiado.

CONCLUSION: disparar un mortero desde lo alto de un vehículo no es una buena elección.

Potencia de Fuego

Existen dos opciones: granada de 81 o granada de 120 mm. Aparentemente una granada de 81 mm es “un poco más pequeña” de una de 120. La realidad es que una granada de 81 mm tiene siete veces menos explosivo que una granada de 120, o lo que es lo mismo, tiene un efecto siete veces menor.

La dotación de un Alakrán es de 40 granadas de 120mm que pesan 600 kg. Para conseguir esa misma potencia de fuego con granadas de 81 necesitaría 280 granadas, cuyo peso seria 1120 kg. Se ve que utilizar granadas mas pequeñas penaliza la potencia de fuego de un sistema.

Todo ello sin perder de vista el tremendo efecto inmovilizador que tiene sobre el enemigo el sentir cerca la explosión de una granada de 120.

Parece, pues, que el calibre elegido debería ser 120, sin embargo, hay una dificultad insalvable para los sistemas que disparan desde el vehículo: no pueden hacerlo con calibre de 120, un vehículo como el URO no lo resistiría.

En el link https://youtu.be/kvtguBYjwyM se puede ver el efecto sobre el vehículo al disparar con un calibre de 120, incluso en cargas bajas.  ¿Cuánto durará el vehículo en averiarse y dejar a los soldados tirados en el campo de batalla a merced del enemigo?

Cadena logística

Según parece, existe la previsión de que, tras este programa de morteros de 81mm para el Ejército de Tierra se va a convocar otro similar para portamorteros de 120mm.

Esto significaría que, en el futuro, el Ejército tendría que atender a la logística de 258 sistemas (vehículo+afuste+arma) del calibre 81 y un número similar para los sistemas de 120.

Sin embargo, una de las características de los sistemas que disparan desde el suelo, de los que el Alakran en un ejemplo, permiten el cambio de mortero de 81 a 120 en menos de 10 minutos en el segundo escalón de la propia unidad, sin necesidad de herramientas o utillajes especiales. La solución es tan ingeniosa que NTGS está ofreciendo el sistema Alakrán a otros países equipados con los dos morteros.

En el link https://youtu.be/2E1MX_iCj2w se muestra el proceso de cambio de mortero y munición en un Alakran.

Eso significa que, con los 125 millones de euros del presupuesto asignado al programa de portamorteros de 81mm se podría satisfacer también la necesidad de contar con morteros de 120. Aparte de este ahorro sustancial en recursos públicos, se dividirían también por dos los recursos dedicados a mantenimiento, repuestos, formación, etc.

Todos deseamos que nuestras Fuerzas Armadas dispongan de los mejores equipos, por lo que, antes de seguir adelante con el proceso de adquisición de portamorteros anunciado en FEINDEF, antes incluso de haberse aprobado el gasto en el Consejo de Ministros, sería aconsejable que se hiciese una comparación entre varios sistemas, con fuego real, comparando los tiempos de entrada y salida de batería, analizando el nivel de presión sonora sobre los tiradores, estudiando la comunalidad de los componentes en las versiones de 120 y 81 y, por supuesto, incluyendo la posibilidad de disparar con 120 mm a máxima carga.

Mientras tanto, ¿qué están haciendo otros ejércitos del mundo?

Utilizan un vehículo similar al URO para montar un sistema que dispara desde el suelo con tubo de 120 y le dotan de sistemas de enfriamiento del tubo para disparar con una cadencia sostenida de 10 disparos/min. Incluso en algún caso utilizan morteros rayados con lo que el alcance máximo sube a 14 Km.

Alakran montado en vehículo francés Sherpa con mortero rayado de Thales de 120 mm. Alcance 14 km.

En paralelo utilizan un vehículo superligero como el Polaris Alpha4 o el futurista ISV para montar un mortero de 81mm manejable por una sola persona, transportable en helicóptero. Una solución radical para fuerzas especiales y golpes de mano. (Juan Estrella Ureña - Director de NTGS, Ingeniero de Armamento. Capitán (r) del CIP. Director Técnico del Programa de transformación de los TOAS a Portamorteros /1983)

Alakran de 81 mm montado sobre vehículo Polaris Alpha-4.

Alakrán de 81 mm sobre vehículo ISV.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.