Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El uso de robots terrestres crecerá gracias a la inteligencia artificial

Hasta ahora el uso de vehículos terrestres no tripulados (Unmanned Ground Vehicles o UGVs) se limitaba a misiones como las de desactivación de explosivos o desminado. Sin embargo el desarrollo de la inteligencia artificial permitirá abordar nuevas misiones en escenarios cada vez más complejos.

Así lo afirma la consultora GlobalData en su último informe “Unmanned Ground Vehicles (Defense) – Thematic Research”, reconociendo que el uso de inteligencia artificial transformará las estructuras de la fuerza y cambiará el mercado de defensa, expandiendo los tipos de misiones gracias a su principal objetivo, alejar al soldado de la zona de peligro.

Lecciones aprendidas de los conflictos recientes como los de Afganistán o Mali han servido para desarrollar nuevas aplicaciones para los UGVs. Estas van desde el aprovisionamiento de las unidades de combate en la línea del frente, el apoyo a las tropas a pie o incluso el suministro de fuego de apoyo. Estos vehículos están ganando autonomía y comienzan a integrarse en formaciones tripuladas-no tripuladas (Manned-Unmanned Teaming o MUM-T) en las que se vehículos no tripulados son controlados desde otros tripulados, desempeñando misiones que pueden incluir por ejemplo suministrar fuego preciso de apoyo a tropas desembarcadas.

Según el informe citado, se están realizando pruebas para asumir un número creciente de misiones gracias a la aplicación de nuevas tecnologías como las basadas en inteligencia artificial, comunicaciones y sensores. En cualquier escenario de conflicto actual pueden encontrarse ya tecnologías que pueden perturbas las comunicaciones, de ahí que sea una de las áreas en las que se está trabajando. Una vez que las tecnologías hayan madurado y se clarifique el uso de estos medios dentro de las estructuras militares, el mercado podrá ofrecer nuevos productos.

Iniciativa europea

En fechas recientes, informamos de un programa europeo financiado por la Comisión Europea liderado por la compañía estonia Milrem Robotics, para desarrollar un vehículo terrestre no tripulado (Unmanned Ground Vehicle o UGV) que servirá como referente europeo y facilitará la estandarización de sistemas y tecnologías.

El programa recibe el nombre de iMUGS por integrated Modular Unmanned Ground System o Vehículo Terrestre no Tripulado Modular integrado y recibirá 30,6 millones de euros de financiación de la Comisión Europea a través de los fondos asignados al Programa para el Desarrollo Industrial Europeo (EDIDP). Los 2 millones restantes serán aportados por los países miembros, Estonia, Finlandia, Letonia, Alemania, Bélgica, Francia y España.

Se desarrollará un vehículo no tripulado terrestre común a partir del THeMIS de Milrem Robotics que actuará como plataforma base del desarrollo en la que se integrarán diferentes sistemas de misión. Se desarrollará una arquitectura escalable válida para su aplicación en vehículos de propulsión híbrida, tripulados o no tripulados, que sirva de base para estandarizar los sistemas terrestres y aéreos europeos y sus sistemas de mando y control, comunicaciones, sensores, cargas de pago y algoritmos.

El objetivo final es realizar una campaña de demostraciones en condiciones operacionales en la que participen militares de los países participantes. Durante el programa se tendrán además en cuenta los aspectos éticos aplicables a la robótica, a la inteligencia artificial y a la conducción autónoma. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El prototipo de Type-X (Milrem Robotics)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.