Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Conjunto de Próxima Generación para Vehículo de Combate o NGCV-S. El todo es mayor que la suma de sus partes

La mayoría de los vehículos blindados de hoy en día, ya sean nuevos o modernizados,  están equipados con sistemas de combate modernos y tecnológicamente avanzados que proporcionan no solo capacidades de ataque, sino también de recopilación de información.  No obstante, estos sistemas funcionan de forma independiente entre sí, lo que impide el empleo de todo su potencial conjunto.

Los vehículos de combate necesitan potentes capacidades defensivas y ofensivas para garantizar el máximo poder letal y un alto grado de supervivencia, así como para neutralizar múltiples blancos de forma simultánea y proveer una defensa óptima contra una amplia variedad de amenazas.

Los vehículos deben contar con una gran precisión y poder de fuego para evitar el impacto en partes no involucradas, pero también necesitan tener la capacidad de batir sus objetivos (carros de combate, personal, vehículos blindados o estructuras) desde distancias seguras para evitar ser alcanzados por el fuego enemigo. Las tripulaciones de los vehículos están obligadas a ejecutar sus misiones desde el interior de su vehículo, deben tener una conciencia situacional completa y poder tomar decisiones rápidas basadas en la variedad de datos que reciben a través de distintos sensores.

La ejecución de las tareas operativas desde el interior del vehículo significa que dicho vehículo debe tener una protección adecuada contra la variedad de amenazas que provienen de todas las direcciones, y también desde lo alto.  Las tripulaciones deben poseer la capacidad de comunicarse perfectamente entre sí y con otras fuerzas, las cuales pueden ser otros vehículos, grupos operativos de infantería, aeronaves, embarcaciones, mandos superiores, etc. 

El moderno campo de batalla

La guerra moderna -con sus condiciones rápidamente cambiantes y sus amenazas cada vez más sofisticadas, incluidos ataques asimétricos que exigen un rápido cierre del ciclo de la detección al apoyo de fuego- demanda el empleo de las tecnologías más avanzadas para garantizar a los combatientes el máximo poder letal y un alto grado de supervivencia, pero que también sean asequibles y eficientes en función de costos.

La futura guerra asimétrica seguirá centrada en los espacios urbanos, exigirá una rápida identificación del enemigo y el cierre inmediato del ciclo de la detección al apoyo de fuego. Los vehículos de combate deberán poseer poderosas capacidades defensivas y ofensivas para proporcionar una defensa simultánea contra el conjunto de múltiples amenazas de distintos tipos y tamaños y a diferentes distancias al que se deberán enfrentar las fuerzas de maniobra -amenazas que incluyen misiles anticarro, UAVs y francotiradores- a menudo en zonas con GPS restringido o degradado.

Con el fin de enviar un menor número de tropas a la zona de combate y reducir su exposición al enemigo, la tripulación en los vehículos de combate deberá contar con una mejor conciencia situacional. Además, necesitará la ayuda de sistemas autónomos o semiautónomos para llevar a cabo sus misiones.

Las plataformas futuras necesitarán compartir una red de datos común a través de la cual todos los miembros de la red puedan acceder en tiempo real a la inteligencia, los escalones de mando, los datos de las fuerzas propias y enemigas, la designación y asignación de blancos, lo que permitirá una rápida velocidad de mando, incluido el cambio y la adaptación instantáneos a los hechos cambiantes en el terreno, así como un mejor empleo del poder de fuego y la protección mutua, todo lo cual creará un verdadero multiplicador de la fuerza.

La experiencia de Rafael

La empresa Rafael posee más de 72 años de experiencia en el desarrollo de una amplia variedad de soluciones, lo que le ha permitido convertir sistemas individuales en un conjunto único y totalmente integrado, con todos los componentes funcionando simultáneamente y en forma coordinada.

Sobre la base de esta innovación, Rafael ha desarrollado el Conjunto de Próxima Generación para Vehículo de Combate (NGCV-S, siglas en inglés de Next Generation Combat Vehicle Suite), que incorpora medidas ofensivas y defensivas que se pueden integrar en flotas nuevas o modernizadas, y que pueden ser parte de un programa de modernización completo proporcionado por Rafael.

Estas soluciones incluyen un sistema de blindaje pasivo y reactivo, así como la protección activa Trophy para vehículos de combate. La capacidad letal proviene de los sistemas probados en combate Samson RWS (Remote Weapon Station), los cuales consisten en sistemas de arma controlados a distancia totalmente integrados con el lanzador dual de misiles Spike de Rarael, junto con la mini munición merodeadora portátil de combate cercano Spike Firefly, también conocida como “dron kamikaze” con capacidad más allá de la línea de vista (Beyond Line Of Sight o BLOS).

Estos son apoyados por el Fire Weaver, un nuevo y revolucionario sistema de digitalización terrestre, diseñado para establecer la conexión entre todos los sensores y tiradores en el campo de batalla, y para gestionar el proceso de ataque, incluida la localización de blancos y la selección de fuego. Este sistema proporciona un alto nivel de alerta situacional, permitiendo a la tripulación tener un entendimiento del cuadro completo del campo de batalla en tiempo real. Con base en la inteligencia artificial de combate, el sistema de Rafael incluye un cerebro interno que proporciona un apoyo autónomo a la misión y aumenta la capacidad letal y de supervivencia, lo que permite una toma de decisiones eficaz, al tiempo que reduce la carga cognitiva de la tripulación.

Para enfrentar los retos cada vez mayores que implica la navegación en zonas restrictivas de GPS, y con base en sus tecnologías de visión computarizada, Rafael ha desarrollado el CT-Mentor, un sistema que permite una navegación precisa y la autolocalización de vehículos de cualquier tipo, especialmente en zonas urbanas y en escenarios privados de GPS.

El Apoyo Autónomo de Misión puede gestionar de forma simultánea y utilizar plenamente el potencial de todos los sistemas integrados, y permite una amplia variedad de capacidades autónomas, entre las que se incluyen la planificación de misión, el trazado del mapa de rutas, el reconocimiento automático de blancos (Automatic Target Recognition o ATR) y la detección, el barrido autónomo y la selección autónoma de armas. El nivel de autonomía del sistema puede ser definido por la tripulación en cualquier momento y gracias a su arquitectura abierta, el sistema puede modernizar cualquier plataforma existente o futura e incorporar cualquier sensor o tirador.

En la capa subyacente de estas capacidades se encuentra el BNET de Rafael, una radio táctica definida por software para datos/voz/vídeo, de banda ancha, ultra alta velocidad, última generación y en movimiento. El BNET está basado en la tecnología patentada de Recepción de Canales de Múltiples Frecuencias (MCR), la cual emplea una Red Móvil Ad-Hoc (MANET) escalable hasta mil usuarios. Cabe destacar que la tecnología BNET está completamente implementada también en la radio TGOR, fabricada en España por Tecnobit-Grupo Oesía, quien también, en base a la autonomía tecnológica conseguida, la ha adaptado a los requerimientos específicos de las Fuerzas Armadas españolas.

Considerando el papel cada vez mayor que desempeñan las fuerzas militares en misiones civiles, como por ejemplo, tareas de búsqueda y rescate en desastres naturales, asistencia médica y otras más, la solución tecnológica de Rafael también puede jugar un papel importante con algunos de sus sistemas, como de comunicación y vigilancia, para citar un ejemplo. 

El trabajo con un modelo de ventanilla única -es decir, con una firma que ofrece múltiples productos y servicios en un mismo lugar, como es el caso de Rafael- mitiga el riesgo, ya que todos los componentes así como todo el proceso de integración son de una sola fuente. Esto hace que la integración sea más rápida, más fluida, menos complicada y menos costosa, y permite optimizar las capacidades y maximizar la interoperabilidad. También permite a los clientes adquirir sistemas ya listos que podrán ser integrados con los sistemas futuros. Las innovaciones vanguardistas de Rafael aseguran que las fuerzas tengan siempre la ventaja, remodelando los campos de batalla, permitiendo una autonomía de largo plazo y salvando vidas.

Fotografía: El 8x8 Dragón del Ejército de Tierra lanzando un misil Spike (Rafael)

El sistema Fire Weaver de gestión de objetivos (Rafael)

Misil de largo alcance Spike NLOS sobre un vehículo ligero (Rafael)

Radio vehicular BNET (Rafael)

El sistema de protección activa Trophy en un carro de combate Abrams (Rafael)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.