Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Greenpeace estrella un UAV contra una central nuclear francesa

El pasado 3 de julio la organización ecologista Greenpeace volvía a llevar a cabo una de sus espectaculares acciones de denuncia, esta vez contra una central nuclear francesa situada en Lion.

El evento, recogido en forma de vídeo y difundido por la propia Greenpeace se ve como un vehículo aéreo no tripulado o UAV es dirigido deliberadamente contra uno de los edificios de la central nuclear hasta estrellarlo. El UAV, que a modo de broma porta lo que parece ser una capa de Superman es dirigido directamente contra la pared del edificio que aloja el uranio ya consumido empleado como combustible en la central.

Según Greempeace, el objetivo de esta acción era denunciar una vez más la vulnerabilidad de instalaciones sensibles como esta, hasta el punto de que dos UAVs (el que se estrella y un segundo que graba la acción) pudieron adentrarse en lo que debiera ser una zona de exclusión aérea.

La compañía francesa EDF (Electricité de France) alega que los dos drones fueron detectados y monitorizados por la Gendarmería francesa, que habría interceptado uno de ellos, presumiblemente el que grabó la secuencia. Según EDF el vuelo de los drones no supuso ninguna amenaza a la seguridad sin embargo han anunciado su intención de demandar a Greenpeace.

Se plantean varios problemas ante este tipo de acciones, primero confirmar la vulnerabilidad de una instalación sensible ante amenazas terroristas con intenciones dañinas. Segundo la problemática de que organizaciones más o menos bienintencionadas como Greenpeace vulneren reiteradamente instalaciones nucleares, lo que puede tener efectos negativos sobre su seguridad en forma de detección de vulnerabilidades por los citados terroristas, o el deterioro de las respuestas ante acciones repetitivas como estas por considerarlas inofensivas.

En los últimos años diferentes compañías han desarrollado sistemas de protección contra drones para instalaciones civiles de este tipo. En España hemos podido conocer varios desarrollos e incluso asistir a demostraciones de como funcionarían este tipo de sistemas, por ejemplo el NoFlyZrone de Centum, que precisamente ejemplificaba como debería actuarse en caso a ataque a una central nuclear.

Además drones de diseño civil como el empleado por Greenpeace son también empleados por los grupos yihadistas en conflictos como el de Siria o Iraq, donde son modificados para lanzar dispositivos explosivos, habitualmente granadas de mortero. Se trata de sistemas rústicos pero cada vez más elaborados que se han convertido en un problema para las tropas desplegadas en esas misiones hasta el punto de que se han adquirido y desplegado con carácter de urgencia gran número de sistemas.

España no ha sido una excepción y además de haber adquirido sistemas fijos y portátiles para este cometido, se han puesto en marcha desarrollos y evaluaciones como las incluidas en el programa Rapaz o más concretamente en el Cóndor que se centra en sistemas antidrone. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Captura del vídeo en el que se estrella el UAV contra la central (Greenpeace)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.