Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Sin noticias del FCAS tras la cumbre franco-española, mientras Dassault apunta que, con ellos, Francia podría ir por libre

Este pasado lunes tuvo lugar en Montauban, Francia, la XXVI Cumbre franco-española en la que se reunieron los presidentes de ambos países y los principales ministros vía telemática. Sin embargo, el Futuro Sistema de Combate Aéreo (FCAS) en el que participan ambos países junto a Alemania, parece no haber figurado en la agenda oficial. Esta ausencia cobra relevancia si tenemos en cuenta que hace poco el CEO de Dassault Aviaton, Trappier, defendía que la industria francesa podría caminar sola ante el escaso avance de sus socios. 

Desde La Moncloa, en la documentación oficial emitida tras la cumbre, no hay referencias explicitas a esta cuestión, salvo alguna mención a las conversaciones entre las ministras de Defensa de ambos países. La ministra de Defensa española Margarita Robles destacó “los fuertes vínculos bilaterales en el ámbito de la seguridad y la defensa a todos los niveles, y una visión compartida sobre cómo proteger a los ciudadanos y aportar paz a sociedades en riesgo, especialmente en África y en el entorno marítimo. También se han comprometido a abordar conjuntamente los nuevos desafíos en el ámbito del Espacio y el Ciberespacio, considerando a la UE como elemento vertebrador de estas iniciativas. Por ello, ambos señalan que seguirán trabajando para que seguir reforzando el vínculo transatlántico”.

Hay que irse hasta el punto 25 de la declaración conjunta para encontrar alguna referencia: “En el ámbito del armamento, en el que España y Francia ya son socias en el marco de numerosos programas importantes (Tigre, A400M, Eurodrone, NGWS/FCAS, ESSOR…), nuestros dos países seguirán colaborando activamente para llevar a cabo las cooperaciones iniciadas, esenciales para responder a las necesidades de nuestros ejércitos y reforzar la base industrial y tecnológica de defensa de Europa, actualmente puesta a prueba por la crisis sanitaria que atravesamos. La cooperación hispano-francesa se reforzará también en otros ámbitos tecnológicos, como la radio definida por software. Esta cooperación, sobre elementos existentes y por desarrollar, incrementará la interoperabilidad de nuestras Fuerzas y reforzará todavía más la colaboración entre las industrias de ambos países”.

Francia podría ir por libre

Recordemos que hace menos de dos semanas, el CEO de Dassault Aviation, Eric Trappier advirtió con motivo de la presentación de resultados de la compañía y de su intervención en la Comisión de Asuntos Exteriores, Defensa y Fuerzas Armadas del Senado francés, que si el programa FCAS seguía sin avanzar debido a los problemas entre los tres países, su compañía estaba en condiciones de ir por libre liderando el programa con la industria francesa.

En referencia a un Plan B alternativo a la situación actual de los tres socios (Alemania, Francia y España) representados por Airbus (Alemania y España) y Dassault, Trapier argumentaba los problemas derivados del reparto de carga de trabajo y liderazgo de los desarrollos entre tres partes en lugar de dos junto a Alemania. Para Trapier la llegada de España y los proveedores españoles supone repartir la carga de trabajo al 33 por ciento en lugar de al 50, con “Airbus al 66 % ya que representa a Alemania y España” (en el caso de España el líder de la participación industrial nacional es sin embargo Indra, lo que generó malestar en Airbus). Igualmente el reparto de la propiedad intelectual del programa es un problema a resolver.

Trapier destacaba la capacidad integral de la industria francesa para llevar adelante en solitario un programa como el FCAS al contar con Dassault para la fabricación de aviones, Safran para la de motores, Thales la electrónica y MBDA los misiles. El CEO de Dassault plantea una opción independiente francesa que sin embargo podría buscar socios, no en el caso de Reino Unido en cuyo programa Tempest no contempla participar. Para Trapier el modelo de colaboración que plantean España y Alemania, basado en el del Eurofighter, no funcionará porque es más costoso si se compara con el desarrollo del Rafale. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reúne con el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, con motivo de la XXVI Cumbre Franco-Española.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.