Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El retraso del programa 8x8 obliga a trasladar los pagos

El programa del Vehículo de Combate de Ruedas (VCR) 8x8 “Dragón” para el Ejército de Tierra acumula un retraso del que ya hemos informado en repetidas ocasiones, la más reciente a comienzos del pasado mes de octubre.

Esta situación es la que explica la autorización en el último Consejo de Ministros al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a suscribir una tercera Adenda al convenio con Indra-Santa Bárbara Sistemas (no se menciona el tercer miembro de la UTE como es SAPA) relativo a los programas tecnológicos asociados al Vehículo de Combate de Ruedas (VCR) 8x8 “Dragón” del Ejército de Tierra.

Según explica la referencia de dicho Consejo, “la complejidad de los programas tecnológicos asociados al vehículo VCR 8X8 ha originado cambios en la planificación, por lo que es necesaria la firma de esta tercera adenda al convenio”. “Esta tercera Adenda tendrá en cuenta la nueva planificación de los programas tecnológicos asociados al VCR 8x8, trasladando a 2020 los pagos del Ministerio de Industria previstos en 2019 para acomodarlos al ritmo de ejecución real del programa, sin que suponga variación alguna en el importe del programa”.

Recordemos que el programa 8x8 acumula tres retrasos consecutivos, estableciéndose hitos no cumplidos en noviembre de 2018, julio y noviembre de 2019), que plantea mayo de 2020 como la fecha tope para la entrega de los cinco demostradores que deberían ser evaluados por la Brigada de La Legión como fase previa a su fabricación en serie. Es por ello que dadas las fechas del mes de diciembre en las que encontramos, sea fácil pensar que corra peligro la firma del contrato de producción que estaba previsto para este mes. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El demostrador de movilidad del Dragón presentado en mayo del año pasado (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.