Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La propuesta de Navantia para el 8x8

La compañía española Navantia participa en el programa Vehículo de Combate de Ruedas (VCR) 8x8 “Dragón” del Ejército de Tierra en varios programas tecnológicos pero también se postula como proveedor de la torre de empleo remoto de 30 mm. tras su acuerdo con la israelí Elbit Systems y con Expal.

Aunque esta propuesta basada en la torre de empleo remoto UT30Mk2 ya ha sido analizada en detalle, la empresa amplió información durante su participación en la reciente jornada “Entorno Operativo 2035: Prospectiva Tecnológica” celebrada en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) el pasado 7 de mayo.

Juan Ignacio de la Cueva, Director Comercial de Defensa y Seguridad Nacional, analizó la participación de la compañía pública en el programa, que incluye el Programa Tecnológico 1 (PT1) “Incremento de Seguridad”, donde suministra el sistema de alerta láser para todos los vehículos (el E-LAWS 2 de Elbit Systems según analizamos en 2017), el Programa Tecnológico 2 (PT2) “Conciencia Situacional” a través del desarrollo y suministro del Sistema de Ayuda a la Conducción para todas las versiones y en el Programa Tecnológico 3 (PT3) “Vehículo de Combate de Observador Avanzado” para el que provee el Sistema de Observador Avanzado.

Además, en virtud del acuerdo alcanzado con la compañía israelí Elbit Systems, que actúa como tecnólogo y Expal, Navantia se ofrece como contratista principal de la torre UT30Mk2, que sería construida en España y a la que Navantia también daría sostenimiento.

Navantia se ha beneficiado de la transferencia de tecnología en gran número de programas en las últimas décadas, no solo en buques o sistemas navales, sino también recibiendo tecnología y desarrollando capacidades también en sistemas de armas, concretamente artillería de medio calibre, caso de los cañones navales de OTO Melara (ahora Leonardo) o los cañones Millenium de 35 de Rheinmetall para los buques de Venezuela y Arabia Saudí. Con esta última también en el desarrollo de las direcciones de tiro Skydor para el Ejército de Tierra. En la antigua fábrica de artillería de Bazán en San Fernando se acometerían los trabajos en la torre, donde hay instalaciones para fabricación mecánica, sistemas eléctricos, talleres de pruebas hidráulicas, o de fabricación de consolas por ejemplo.

Transferencia tecnológica

De la Cueva defendió el modelo de transferencia tecnológica en el que se basa este programa y que ha servido para acometer programas navales en el pasado y para mantener instalaciones como las citadas. Para Navantia, este modelo dotaría de soberanía tecnológica al país en este área, ofrecería un retorno de la inversión y aseguraría carga de trabajo tanto para la fabricación como para el sostenimiento futuro, para lo que sería necesario participar en las fases de definición y diseño.

Para ello, antes hay que definir el porcentaje de participación de las empresas nacionales, tanto directas como proveedores, es necesario gestionar las licencias para poder exportar a terceros en el futuro, así como permitir la libertad de desarrollar el producto, incluso aunque suponga competir en el futuro con el tecnólogo.

Plan industrial

La propuesta de Navantia se basa en la ya citada UT30Mk2 que ya ha sido probada, integrada en el Piraña 5 y exportada a Rumanía. En un primer momento el plan industrial para la torre contempla que el tecnólogo deba suministrar toda la ingeniería en áreas como la producción, logística, simulación, y apoyar al contratista principal durante la verificación y pruebas de las primeras torres. Navantia considera también que hay margen para desarrollar elementos en España, por ejemplo los sistemas ópticos.

En una segunda fase, Navantia deberá ser responsable de la asistencia técnica y modificación de la torre, adaptándola a requerimientos futuros, así como del sostenimiento en España. Por otra parte, Navantia indicó la predisposicón para la transferencia de ciertas tecnologías de Elbit Sytems que permitirían evolucionar el modelo, caso del sistema de presentación de datos Iron Vision o el de protección activa Iron Fist.

Las cifras económicas que maneja Navantia en el caso de que se le adjudique la torre sugieren la generación de cinco puestos de trabajo indirectos por cada puesto de trabajo directo en el programa, la generación de 300 empleos (directos e indirectos) al año durante 3 años y medio, la contribución anual al PIB nacional en 60 millones de euros y el aumento de la demanda agregada de 200 millones de euros al año. (José Mª Navarro García)

Fotografía: La torre propuesta por Navantia (autor)

·La participación de Navantia en el 8x8 (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.