Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

100 años de la épica gesta de la Caballería española para proteger la retirada de Annual

Se ha cumplido un siglo de una de las más épicas acciones del Arma de Caballería española. Una gesta que implicó a la totalidad de los integrantes del por entonces Regimiento de Caballería Cazadores de “Alcántara” nº 14, la mayoría de los cuales cayeron en combate protegiendo la retirada de las tropas españolas de Annual entre los días 22 de julio y 9 de agosto de 1921.

La gesta del Regimiento y su papel en ella del teniente coronel Fernando Primo de Rivera, al mando en aquellas trágicas jornadas, es poco conocida en general. Incluso este oficial de Caballería es confundido a menudo con su hermano, el general Miguel Primo de Rivera, que gobernó España entre 1923 y 1930, y el hijo de este último, el abogado y político José Antonio, que fundó la Falange española. Incluso hace poco una “periodista” solicitó el cambio de nombre del acuartelamiento “Primo de Rivera” de Alcalá de Henares (Madrid), aduciendo por desconocimiento que estaba dedicado al referido general o su hijo.

Recordamos desde aquí la figura del teniente coronel Fernando Primo de Rivera, caído en acción hace ahora 100 años, y sus casi 700 subordinados, que sellaron una de las más heroicas acciones de la dura guerra del Rif. Fernando Primo de Rivera nació en Jerez de la Frontera (Cádiz) en 1879, siguiendo junto a su hermano mayor, Miguel (nacido en 1870), la carrera militar. Así, tras ingresar en la Academia de Infantería pasó luego a la de Caballería, donde enseguida destacó por su habilidad  en la equitación y el arte de la esgrima. Fue pionero en los por entonces incipientes intercambios de alumnos, cursando estudios en la Academia de Caballería de Francia, en la localidad de Saumur.                     

Corría el año 1911 cuando Fernando, ya con el empleo de capitán, fue destinado a Melilla, destacando su participación en los duros combates en el norte de Marruecos entre ese año y 1912 contra las cabilas de  El Mizzian, periodo bélico denominado Guerra del Kert, en la que también participó el Regimiento “Alcántara”El valor del capitán Primo de Rivera fue reconocido con la concesión de la Cruz de María Cristina de Primera Clase, la Cruz Roja de Primera Clase del Mérito Militar y una Mención Honorífica, y el ascenso a comandante por méritos de acción de guerra.                                                                                                                          

Tras servir en la Península como profesor de equitación, en 1920 vuelve a ser enviado a la zona oriental del Protectorado español, siendo destinado al Regimiento de Caballería de Cazadores de Alcántara nº 14, ya con el rango de teniente coronel. A finales de julio de 1921, siendo jefe accidental del Regimiento, ante el desbordamiento de  las posiciones españolas por el empuje de los rifeños liderados por Abd del Krim, recibió la orden de proteger la desesperada retirada de las tropas españolas. 

Especialmente heroica fue la jornada del 23 de julio, cuando al grito de ¡Viva España!, los cerca de 700 jinetes del “Alcántara” cargaron hasta una decena de veces contra las oleadas de enardecidos rifeños, permitiendo la retirada de más de 2.000 efectivos, incluidos muchos heridos. Sólo unos setenta de los integrantes lograron alcanzar la posición de Monte Arruit, incluido el teniente coronel, contribuyendo a la defensa del reducto. En esa acción,  Fernando Primo de Rivera fue alcanzado por un proyectil de  artillería, lo que provocó que le amputasen un brazo sin anestesia, muriendo poco después por una gangrena, el 6 de agosto de aquel aciago 1921. 

La muerte le ahorró el trágico final de la mayoría de los 3.000 defensores del Monte Arruit que, al  deponer las armas  el 9 de agosto tras un pacto con los rifeños por el cual podrían retirarse a Melilla,  fueron traicionados y asesinados por los marroquíes. Posteriormente, a finales de octubre, las tropas españolas recuperaron Monte Arruit, trasladando  cerca de 3.000 cadáveres, entre ellos el  del teniente coronel Primo de Rivera, a cementerios de Melilla. De uno de éstos fue exhumado el oficial de Caballería el 11 de noviembre de 1923, siendo trasladado a Madrid, donde el día 14 de aquel mes se le rindieron honores y el  rey Alfonso XIII impuso al féretro la Cruz Laureada de San Fernando.

Desde entonces Fernando Primo de Rivera es el teniente coronel nº 1 del escalafón del Arma de Caballería, en cuya Academia, en la ciudad de Valladolid, se guarda y recuerda su legado con una escultura del maestro Mariano Benlliure. El Regimiento “Alcántara”  fue propuesto en 1929 para obtener la Laureada de San Fernando Colectiva, pero hubo de esperar hasta 2012 para recibirla, 91 años después, tras reactivarse el expediente de concesión en 2005.  (Julio Maíz Sanz)

Foto: Imagen de la estatua ecuestre del teniente coronel Fernando Primo de Rivera Primo de Rivera. (foto Academia de Caballería de Valladolid)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.