Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La plataforma del VCR 8x8 Dragón para el Ejército de Tierra español

La firma del contrato de producción para el primer lote, de 348 vehículos, del Vehículo de Combate Terrestre (VCR) Dragón para el Ejército de Tierra estaba prevista para el mes de agosto. Sin embargo, a fecha de finalización de este artículo aún hay dudas en torno al programa, empezando por las características de la plataforma.

 

El pasado 18 de junio, el aún Secretario de Estado de Defensa (SEDEF), Ángel Olivares, visitaba las instalaciones de General Dynamics European Land Systems–Santa Bárbara Sistemas en Sevilla para comprobar de primera mano la evolución de los demostradores tecnológicos del programa. Tras la visita y una demostración en la que participaron 3 de los demostradores (los 3 dotados con torres de 30 mm.), Olivares declaró el 8x8 estaba listo para la fase de producción, confirmando la firma del contrato en agosto. Se informó de la entrega prevista de los 5 demostradores para noviembre de este año, 2 años más tarde de lo previsto y una vez tomada la decisión de producción.

 

En mayo, el Ministerio de Defensa firmó el compromiso que permite la creación de una nueva sociedad anónima formada por la citada GEDLS-SBS, Indra Sistemas, SAPA y Escribano Mechanical & Engineering, que será responsable del suministro de los primeros 348 blindados. Las entregas comenzarán durante el primer o segundo semestre de 2023, acumulando de nuevo 2 años de retraso según los planes anteriores. Existe incertidumbre sobre las torres que finalmente se elegirán y quién las fabricará, pero en este reportaje nos centraremos en la plataforma.

 

El Ejército de Tierra lleva necesitando urgentemente una solución para la renovación, entre otros vehículos, de los BMR (Blindado Medio de Ruesdas), algunos con 40 años. Por ello se inició el programa de adquisición de un nuevo blindado sobre ruedas hace más de 12 años. Desafortunadamente, y debido a la crisis económica de la década pasada, no se pudo iniciar el programa y ha costado mucho volver a emprenderlo. El diseño se basa en 3 factores: potencia de fuego; movilidad y protección; y la capacidad para operar en escenarios de alta, media o baja intensidad.

 

El Dragón sustituirá a los MRAP (Mine Resistant and Ambush Protected) resistentes a las minas y protegidos frente a emboscadas, los BMR, VEC (Vehículo de Exploración de Caballería) y parte de los TOA (Transporte Oruga Acorazado) en la nuevas BOP (Brigada Orgánica Polivalentes) del Ejército de Tierra. Los primeros 348 equiparán 4 agrupamientos tácticos, según los REM (Requerimiento de Estado Mayor), como primera etapa de la Fase de Producción.

 

La segunda contempla adquirir 365 para 2 agrupamientos tácticos, 4 batallones de Infantería y 4 DECO (Destacamento de Coordinación y Observación de Fuegos) de Artillería. La tercera y última prevé 285 para completar las 11 agrupaciones tácticas. En julio de 2015, el SEDEF validó el Documento de Viabilidad (DDV) basado en la adquisición de un producto existente en el mercado con integración de sistemas en servicio, organizado en 2 fases, una primera de reducción de riesgos tecnológicos y una segunda para la contratación del suministro de los primeros 348 vehículos.

 

El proceso

 

El Ministerio de Defensa emitió en julio de ese año una Request for Information (RFI) a 5 candidatos y en diciembre adjudicó a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por GDELS-SBS, Indra y Sapa el programa tecnológico para el desarrollo del 8x8 que contemplaba la construcción de 5 demostradores entre 2016 y 2018. La propuesta se basa en el Piranha V de Mowag, filial de General Dynamics, como también lo es GDELS-SBS, y responsable del diseño de la familia Piranha, del que se han fabricado más de 10.000 vehículos hasta ahora.

 

El favorito siempre fue el Piranha/Piraña V, entre otros factores porque GDELS-SBS dispone de capacidad productiva nacional, que contempla fabricar las barcazas en Trubia y la integración final en Alcalá de Guadaira. Como nos confirmaban hace tiempo en la Oficina de Programa, se decidió que la plataforma Piraña V era la más adecuada para servir de soporte a la integración de los distintos programas tecnológicos. Sin embargo, el anterior Jefe de Programa, Coronel De Hoyos, reconocía que habría que esperar a los resultados del Plan de Verificación, Validación y Pruebas para comprobar que se hizo la selección adecuada.

 

En lo que respecta al programa de reducción de riesgos tecnológicos, el Ministerio considera que los resultados obtenidos de este serán implementados en los vehículos de producción, para generar el mayor grado de seguridad durante el suministro y el ciclo de vida del sistema. También se busca asegurar la soberanía operativa, para operarlo sin depender de terceras partes, además de fortalecer el tejido industrial en capacidades consideradas estratégicas de interés para la defensa y la seguridad y proteger la propiedad industrial e intelectual de la solución alcanzada.

 

Es importante destacar que la empresa responsable de la fabricación será además autoridad de diseño, lo que supone poder realizar modificaciones, sostenimiento o exportar el vehículo, con una carga de trabajo nacional que alcanzará el 70% en la fase de fabricación. A falta de la firma, no se contempla otra posibilidad que la plataforma Dragón, versión evolucionada según los requerimientos del Ejército de Tierra respecto a la Piraña original. Tampoco se duda que serán 348 unidades las que compongan la primera fase, si bien no es seguro aún que estos tengan las torres previstas, dado que se quiere ajustar el precio de la oferta para no rebasar el techo de gasto.

 

Es probable que la distribución de las entregas también varíe dentro de la primera fase o incuso entre las siguientes. Hasta donde sabemos, el Dragón se basa en el Piranha V, lo que implica que se trata de un 8x8 de concepción modular, con barcaza de acero, un peso en vacío de 17 ton., carga útil de 13 y un peso máximo de 30 (33 según el fabricante, en virtud de su capacidad de crecimiento). Tiene una longitud de 8 m., altura de 2,34 y anchura de 2,99. Su distribución interna está pensada para una tripulación de 3 personas y trasportar 8 soldados.

 

Con la configuración mecánica original (motor MTU y transmisión ZF), el vehículo alcanza los 100 km/h. y tiene una autonomía de 550 km. La propuesta española contempla un grupo motopropulsor (GMP) aportado por SAPA basado en un Scania DC13 de hasta 724 CV y su novedosa transmisión de lógica binaria SW624, ya estrenada en la segunda fase del vehículo de combate de infantería Pizarro. Entre sus aptitudes todo terreno están la capacidad para subir por una pendiente del 60%, superar una inclinación lateral del 40%, una zanja de 1 m., rebasar un escalón de 75 cm. de alto, una capacidad de vadeo de 1,5 m. con un radio de giro de 15.

 

La españolización

 

Repetimos que estos datos corresponden a la versión de serie del modelo, suponiéndose que el Dragón como poco equiparará al original en prestaciones, si bien parece ser que el vehículo tiene un ligero sobrepeso que lo acerca al límite de 33 ton., con lo eso implicaría sobre la relación peso/potencia y la viabilidad de la transmisión elegida. Este aspecto también es relevante por la cantidad de blindaje adicional que se puede montar manteniendo la movilidad táctica y por las torres con que se le dotará, teniendo en cuenta que la Infantería de Marina se plantea adquirir esta plataforma con una torre de 105 o incluso 120 mm. para recuperar la capacidad que le daban sus veteranos carros de combate M-60A3.

 

Si tenemos en cuenta que se trata de un sistema de armas que estará en servicio hasta 40 años, deberá tener la mayor capacidad de crecimiento posible para irse adaptando a nuevos escenarios. Recordemos que la diferencia entre el Dragón y el Piraña V se basa en la adaptación de una serie de tecnologías consideradas relevantes para el Ministerio y que compañías principalmente españolas están suministrando e integrando en el programa, al menos en la fase de evaluación tecnológica.

 

El sistema de misión en torno al que se integran la mayoría de sistemas ha sido diseñado por Indra, que es responsable, además, de su integración. Por citar otras características propias, el vehículo tendrá un sistema eléctrico revolucionario diseñado por SAPA que le permitirá generar electricidad suficiente para alimentar campamentos y hospitales  de campaña, contando además con una unidad de potencia auxiliar que evite arrancar el motor principal para usar sistemas electrónicos o el portón hidráulico.

 

El nivel de protección se ha llevado al máximo, siguiendo una concepción modular que permitirá incrementarlo, según lo recogido en el Programa Tecnológico 1, cumpliendo lo requerido por la normativa STANAG 4569. En este sentido hay que recordar que la fase de reducción de riesgos tecnológicos contempla la certificación de la protección antiminas y contra dispositivos explosivos improvisados IED (Improvised Explosive Device), lo que implica realizar voladuras bajo los demostradores D4 y D5.

 

Este hito no podrá tener lugar antes de que la evaluación operativa a realizar por la Brigada de la Legión concluya, dado el carácter destructivo de las pruebas (que estaban previstas para el 30 de noviembre del año pasado). Recordemos, por último, que Dinamarca y Rumanía seleccionaron con anterioridad el Piranha V de GDELS para sus programas de modernización de sus ejércitos, habiéndose comprometido a adquirir 309 y 227 unidades respectivamente. Al tratarse de vehículos sin modificaciones nacionales tan relevantes como las elegidas en España, el proceso de fabricación y las entregas ya han comenzado.

 

GMV iniciará en breve las pruebas de los sistemas de detección acústica de disparos para el VCR 8x8

 

En enero de 2018 se completaba la recepción de los equipos Pilar V para los demostradores y actualmente GMV está terminando la fabricación de la unidad de interconexión con el sistema de misión, y ultimando el entorno de pruebas para realizarlas a los subsistemas, previas a su entrega. participa en los programas tecnológicos del VCR 8x8 como responsable del desarrollo y suministro de los subsistemas de Detección de Disparos y Navegación Vehicular, así como responsable de la integración del sistema de mando y control para apoyos de fuego TALOS en el Sistema de Misión.

 

En el marco de esta participación, el pasado octubre GMV hizo entrega de la primera unidad del Detector de Disparos para su integración en el banco de pruebas del Sistema de Misión del programa. Dentro del proyecto, ha evaluado varias tecnologías de detección y ha asesorado a la Oficina de Programa en la elección del sistema que se integrará en los demostradores tecnológicos del vehículo, que finalmente será el Pilar V, suministrado por la empresa francesa Metravib.

 

El Pilar V se basa en tecnología acústica y proporciona una capacidad de detección de disparos en tiempo real. Mediante la comparación de las ondas acústicas y las de choque producidas por un disparo, el sistema es capaz de localizar el origen del mismo e identificar el calibre del arma utilizado. Ofrece una amplia cobertura de 360º en azimut y entre -30º y 90º en elevación. Permite además detectar disparos no directamente dirigidos contra el vehículo, sino que pasen cerca del mismo. Esta funcionalidad permite expandir la zona de protección al personal desplegado en las inmediaciones del VCR 8x8. En suma, este subsistema confiere al VCR 8x8 una capacidad de reacción inmediata y permite a la dotación seleccionar las amenazas prioritarias.

 

GMV proporciona a la UTE del VCR 8x8 soporte para la integración del Detector de Disparos y desarrolla un elemento para la adecuación del sensor a las características ambientales y eléctricas requeridas por la Oficina de Programa. Además, proporciona servicios de consultoría para la selección de la ubicación del sensor en las diversas configuraciones del vehículo. Para ello, se realizarán caracterizaciones acústicas de los demostradores fabricados dentro de los programas tecnológicos, con el propósito de obtener una firma acústica de los vehículos. Esta firma acústica, junto con la correcta configuración del detector, es fundamental para obtener las máximas prestaciones y evitar falsas alarmas por fuego propio o amigo.

 

Actualmente se ha concluido la fabricación de las unidades operativas del subsistema y están en fase de aceptación para su integración en el VCR 8x8. No obstante, en 2018 continuarán los trabajos para terminar las pruebas de calificación del subsistema frente a las normas aplicables a los programas tecnológicos del VCR 8x8. Además, cuando estén disponibles los vehículos, GMV realizará los trabajos de caracterización acústica de los mismos y proporcionará soporte a la Oficina de Programa para las pruebas de campo, previstas para finales de 2018. (José María Navarro)

Ver la revista


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.