Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Guardia Civil refuerza la protección del Cantábrico con una nueva patrullera

El Servicio Marítimo Provincial (SMP) de Asturias de la Guardia Civil cuenta desde el 21 de mayo con una nueva embarcación, la “Río Ésera” (M60), que se suma a las dos que ya tiene en dotación, la “Río Nalón” con la que comenzó su andadura, operando desde el puerto del Musel (Gijón) allá por el año 2001, y la “Río Navia”, entregada en octubre de 2014. Las características de la “Río Ésera”, la hacen muy versátil tanto para vigilancia pesquera, como para rescates en el mar y lucha contra el tráfico de drogas.

Fue construida en los astilleros Gondán-Fibra, en el asturiano Puerto de Figueras, su casco es de  fibra de vidrio, insumergible mediante el sistema KAFLOAT. El Servicio Marítimo de la Guardia Civil la define como de tipo medio, por eso se la denomina M, su dotación es de cuatro personas, pudiendo albergar hasta un total de seis agentes durante sus misiones. Designadas oficialmente como clase Gondán-21, las dos primeras unidades se encargaron por la Guardia Civil en el verano de 2014, siendo entregadas el 30 de junio del año siguiente a los Servicios Marítimos Provinciales de Cádiz  y Algeciras (dada la importancia estratégica de esta provincia es la única de España que cuenta con dos Servicios Marítimos). Posteriormente, en 2018, se realizó un segundo pedido por otras tres unidades, de las que se entregó en marzo de 2020 al SMP de Cantabria la “Río Guadalhoce” (M59), por lo que, tras la hora recibida la “Río Ésera”, sólo quedaría una por  entregar a la Benemérita para finalizar contrato.

Sus medidas son de 20,05 m de eslora por 5 m de manga, con un calado de 1 metro, estando dotada con dos motores de 1.200 caballos, que las otorga una velocidad máxima de 25 nudos. A estas últimas características, se suman sus dimensiones reducidas y sobre todo el poco calado, lo que hacen posible su atraque en la mayoría de puertos asturianos. Sus dos depósitos de combustible (tanques de 4.500 litros cada uno) le dotan de una autonomía de casi 600 millas.

Al igual que las otras patrulleras del Servicio Marítimo Provincial de Asturias, la  veterana de altura “Río Nalón” (A04) y la media  “Río Navia” (M53) de la clase Alusafe 2100, está dotada de una embarcación auxiliar semirrigida  o RHIB (Rigid-Hulled Inflatable Boat). En concreto  hablamos de una RHIB de la marca británica Vanguard Marine de cuatro metros de eslora, con motor fuera borda Yamaha de 40 caballos, muy útil para maniobras de acercamiento a zonas de poco calado, acercarse  a otras embarcaciones o realizar rescate, sobres todo en zonas muy cercana a las costa. Para facilitar su despliegue va trincada en una rampa en la popa de la patrullera, que posibilita su rápida puesta en el agua y recuperación. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía:La nueva patrullera del “Río Ésera” (M60) asignado al SMP de Asturias, en su muelle de atraque en el puerto del Musel de Gijón. (foto Guardia Civil)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.