Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La estación de armas de empleo remoto Mini Samson del Ejército de Tierra en Afganistán

Golo Jirak, en el distrito de Murghab (Afganistán), primera localidad de la Ruta Lithium, la carretera de 105 km. construida por el Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT)  español de Qala-i-Naw. Conecta dicha localidad, capital de Badghis con Bala Murghab. Es 20 de julio de 2010 y 619 integrantes de la Brigada Paracaidista  (BRIPAC) “Almogávares” VI se encuentran desplegados en Afganistán en el marco de la misión ISAF (International Security Assistance Force). Uno de aquellos soldados nos relata lo allí vivido ese día.

¡Nos han dado! Con esta escueta aunque impresionante frase, comienzan tres horas de intenso fuego cruzado después de que una ráfaga de AK-47 impactó en el lateral de nuestro MRAP (Mine Resistant Ambush Protected) RG-31. Los disparos llevan al momento estrés, situación que requiere una templada respuesta. Estrés vs. Temple, demandado con extremada exigencia, al tirador del sistema de armas que debe responder con eficacia para neutralizar la amenaza.

Militares de cuatro países nos encontramos sobre el terreno. Cuatro capacidades diferentes para sumar esfuerzos materializados en fuego directo contra el talibán. Cada uno se dejaba la piel para minimizar su propio riesgo aunque, cierto es que, la efectividad emanaba de los proyectiles de nuestras armas. Armas montadas sobre la RCWS (Remote Controlled Weapon System) Mini Samson.

En su inestimable tecnología se fundamenta su grandiosidad de empleo táctico; de justicia es destacar su fiabilidad de uso en real escenario de ambiente hostil. No caben segundas tintas pues el enemigo no da tregua para ello; eso no es Chinchilla ni San Gregorio, es el escenario de mayor exigencia operativa de nuestros días en el que el Ejército se ha dejado la piel. Y ahí está el resultado de credibilidad: la “estación de armas” de la empresa Pap Tecnos proporciona cero fallos técnicos vs. plenos aciertos en el disparo. Aciertos que llegan hasta los 2.200 metros, distancia no mencionada al azar sino compulsada en el fin de la refriega mientras se observaba en su pantalla, en una segunda divisoria, el movimiento de retirada del enemigo.

Daba así fin al 20 de julio. Quedábamos a la espera del 21 pues, al igual que anteriores y posteriores, los 19 días de la misión exigían la veracidad técnica que nos ofrecía la Mini Samson.

La misión más exigente y complicada de las FAS españolas

Así valoraba el ministro de defensa Pedro Morenés la participación de las Fuerzas Armadas en la misión ISAF, quien consideró “plenamente cumplidos, dentro del realismo y de las posibilidades” los objetivos fundamentales de la misión.

Nuestras Fuerzas Armadas realizaron 28.000 patrullas, recorrieron 3 millones de kilómetros y efectuaron más de 1.400 misiones de desactivación de explosivos, dejándose la vida 102 militares entre accidente y atentados, incluyendo los 62 militares españolas fallecidos en el accidente del Yakolev Yak-42 en 2003 en Turquía.

El compromiso español comenzó el 27 de diciembre de 2001 cuando el Consejo de Ministros acordó la participación de tropas españolas en la misión y el 24 de enero del año siguiente llegaban los primeros 350 militares españoles a Kabul. En abril de 2005 España asumía el mando de la base de Herat, en mayo se ponía en marcha el hospital de campaña Role 2E y en agosto las tropas españolas se hacían cargo del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) de Qala-i-Naw, donde en julio de 2010 se inauguraría la base Ruy González de Clavijo.

En marzo de 2007 la ISAF y las fuerzas de seguridad afganas inician su primera gran operación conjunta contra los insurgentes al sur del país. En enero de 2012 el Cuartel de Despliegue Rápido de la OTAN en Bétera (Valencia) lidera el Mando Conjunto de la ISAF y a finales de ese mes se cede la seguridad de Qala-i-Naw a las fuerzas afganas, dando comienzo el 11 de noviembre al repliegue de las tropas españolas.

El 21 de febrero de 2013 se entregan las bases Bernardo de Gálvez II en Ludina y Rickets en Mogur y el 25 de septiembre la base Ruy González de Clavijo. El 31 de diciembre de 2014 finaliza la misión ISAF y el 1 de enero del año siguiente comienza Resolute Support de asistencia, entrenamiento y asesoramiento a las autoridades afganas, misión en la que también participan tropas españolas.

Equipamiento adecuado

Para mejorar el nivel de protección de los soldados españoles desplegados en Afganistán, el Ejército de Tierra adquirió 150 vehículos protegidos de pelotón RG-31 Mk5 Nyala y 395 Iveco MLF Lince de escuadra. Se aprobó su adquisición en noviembre de 2007, comenzando las entregas de los RG-31 en septiembre de 2009, comenzando a operarse en Afganistán en 2010. Había versiones de puesto de mando, ambulancia y transporte de personal, estando dotados de RCWS Mini Samson equipadas con ametralladoras M2 de 12,70 mm.

Respecto a usar la ametralladora en un afuste convencional, en términos de seguridad las RCWS evitan exponerse al tirador a los disparos, explosiones o daños si el vehículo vuelca. Además ofrecen una visión ampliada tanto de día como de noche gracias al uso de los sensores electrópticos, permitiendo además abrir fuego con precisión. Para convertirse en una herramienta válida la estación de armas debe ofrecer una elevada fiabilidad, resultado de la madurez tecnológica y productiva y no dejar desarmados por un fallo técnico a sus usuarios.

Esta estación de armas de empleo remoto Mini Samson lleva en servicio en el Ejército de Tierra más de diez años, en número superior a 150 unidades, equipando a los citados RG-31, los Vehículos de Exploración y Reconocimiento Terrestre (VERT) y fue elegida para equipar el Vehículo de Combate de Zapadores (VCZAP) “Castor”. Además fue seleccionada por la Armada para equipar 10 VAMTACs ST5 en versión VSP (Vadeo Sin Preparación). Se trata también de una de las dos candidatas para equipar al Vehículo de Combate de Ruedas VCR “Dragón” del Ejército de Tierra, en número de 114.

Durante esos más de diez años el mantenimiento ha recaído en Pap Tecnos, tanto las que se encuentran en territorio nacional como las que están desplegadas o lo han estado en operaciones internacionales en Mali, Irak o Afganistán, destacando el fabricante la ausencia de problemas de importancia y el elevado grado de disponibilidad y fiabilidad del sistema. (Ismael Pizarro)

Fotografía: Columna formada por RG-31 y Lince en Afganistán (Pap Tecnos)

Mini Samson sobre los RG-31 (Pap Tecnos)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.