¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 25 de mayo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

España firma la compra de 16 C295 en configuraciones de patrulla y vigilancia marítima para el Ejército del Aire y del Espacio

El Ministerio de Defensa de España ha adquirido 16 aviones Airbus C295 en configuración de patrulla marítima (MPA) y de vigilancia marítima (MSA/VIGMA), por un valor de 1.695 millones de euros.

Estas nuevas aeronaves permitirán al Ejército del Aire y del Espacio y a la Armada reforzar la capacidad nacional de guerra antisubmarina, así como aumentar y mejorar sus unidades de vigilancia, reconocimiento y búsqueda y salvamento.

“Estos aviones se diseñarán y fabricarán íntegramente en España, reforzando la huella industrial de defensa y la soberanía nacional”, ha afirmado Mike Schoellhorn, CEO de Airbus Defence and Space. “En particular, la versión de patrulla marítima es la configuración de misión más compleja del C295 hasta la fecha. Un importante proyecto de desarrollo que reunirá las últimas tecnologías para brindar una gran ventaja operativa a nuestro cliente”.

El contrato también incluye sistemas de entrenamiento (simulador de vuelo y simulador de sistema de misión) y un paquete inicial de apoyo logístico.

El C295 MPA llevará a cabo las misiones realizadas por la flota de aviones P-3 Orion, retirados a finales de 2022. Estará equipado para llevar a cabo misiones antisubmarinas, de guerra antisuperficie y de inteligencia, vigilancia y reconocimiento. Asimismo, podrá llevar armamento como torpedos y otros tipos de sistemas de armas.

La configuración del MPA estará altamente conectada y podrá operar en modo colaborativo con otras plataformas en diferentes dominios. El avión se podrá convertir en un centro de mando y control en vuelo y dotará a las Fuerzas Armadas españolas de versatilidad para realizar una amplia variedad de misiones.

El C295 MSA es el sustituto natural de la flota de aviones CN-235 VIGMA, en servicio en el Ejército del Aire y del Espacio desde 2008. Estará principalmente equipado para operaciones marítimas y terrestres, tales como operaciones contra el contrabando, la inmigración ilegal y el narcotráfico, así como misiones nacionales e internacionales de búsqueda y rescate.

Habrá un alto grado de sinergia entre ambas configuraciones del avión. El Ejército del Aire y del Espacio también opera una flota de 13 Airbus C295 en configuración de transporte. Los aviones serán ensamblados en las instalaciones de Airbus Defence and Space en Sevilla. 

El Consejo de Ministros del pasado 12 de septiembre autorizaba la celebración del contrato para la adquisición de un sistema aéreo de vigilancia multisensor para sustituir a los aviones de patrulla marítima (MPA) y vigilancia marítima (VIGMA) que opera el Ejército del Aire y del Espacio.Inicialmente se partía de dos programas diferenciados basados en una misma aeronave, el C295, unos para misiones de patrulla marítima (Maritime Patrol Aircraft o MPA) y otros de Vigilancia Marítima (VIGMA).

El pasado mes de junio el Consejo de Ministros daba luz verde a la compra de aviones C295W de patrulla marítima y de vigilancia marítima para el Ejército del Aire y del Espacio. El alcance del Programa MPA (Maritime Patrol Aircraft) supone la adquisición de seis aviones Airbus C295W modificadas para misiones de patrulla marítima. Para mantener las capacidades de vigilancia y reconocimiento, búsqueda y salvamento y seguridad marítima, es necesaria la adquisición de las plataformas aéreas, en número suficiente, con la configuración adecuada y el necesario soporte logístico integrado, que permita seguir garantizando los compromisos nacionales y continuar realizando las misiones encomendadas, recalca el Gobierno.

Por otra parte, el alcance del Programa VIGMA supone la adquisición de diez aviones C295W modificadas para misiones de vigilancia marítima (VIGMA) y misiones de búsqueda y rescate Search and Rescue (SAR) con los que reemplazar a los 8 veteranos CN235.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.