Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El robot Telemax de la UME

Otro de los atractivos del stand de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en el pasado salón de seguridad SICUR fue el robot Telemax que emplea para tareas de reconocimiento y toma de muestras en entornos contaminados NRBQ (Nuclear, Radiológico, Biológico y Químico).

El robot Telemax Pro de la empresa alemana Telerob es empleado por la Compañía de Intervención de Emergencias Tecnológicas (CIET), unidad del Grupo de Intervención en Emergencias Tecnológicas y Medioambientales (GIETMA) especialmente equipado para poder actuar en el foco de las emergencias. Se da la circunstancia de que la UME ha sido la primera unidad en España en emplear este moderno robot, que llegó a la unidad en noviembre de 2014

El robot cuenta con un monitor de radiación SVG2 de la empresa Bruker y es capaz de recoger de forma segura muestras y fuentes “huérfanas” en la zona de reconocimiento. Habitualmente opera junto al Vehículo Ligero de Reconocimiento (Velire) desde donde puede ser operado, vehículo que también pudimos ver en SICUR.

Disponer de un elemento no tripulado terrestre (UGV por Unmanned Ground Vehicle) adaptado para operar en entornos de amenaza NRBQ permite operar desde una distancia segura en zonas contaminadas. El brazo articulado puede emplearse para abrirse paso en la zona pero también para tomar hasta cuatro muestras que son almacenadas en contenedores estancos para su posterior análisis.

Este tendrá lugar habitualmente en el denominado LABIR o Laboratorio de Identificación Rápida, que constituye a su vez el denominado Subsistema de Identificación de Riesgos Tecnológicos (SSIR) del Sistema Integrado de Riesgos Tecnológicos NRBQ de la UME (SIRT-NRBQ). (José Mª Navarro García)

Fotografía: El robot Telemax de la UME. En el centro se aprecia el monitor de radiación SVG2  y los cuatro contenedores para muestras (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.