Lunes, 26 de febrero de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El Ejército de Tierra tendrá capacidad antimisil real en 2025 con el Patriot PAC-3 MSE

Ahora se pueden disparar 4 misiles por lanzador Patriot y con el PAC-3 MSE ese número llegará a 16. (Octavio Díez Cámara)

Los planes actuales de potenciación de las unidades del Mando de Artillería Antiaérea (MAAA) del Ejército de Tierra español avanzan de forma que, sustentada ya la necesaria dotación económica, se consiga una capacidad antimisil real para el año 2025 con el misil Patriot PAC-3 MSE (Missile Segment Enhacement).

La Jefatura de Artillería (JADART) del Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC) lleva ya un tiempo trabajando en el Documento de Necesidad Operativa (DNO) y en la elaboración de los requisitos operativos y de los requisitos de Estado Mayor (REM) relacionados con la actualización del sistema antiaéreo Patriot del Ejército de Tierra español.

Propugnan, en estudios que han sido actualizados en 2013, 2019 y 2020, una serie de detalles que permitirán mejorar las tres baterías que se tienen en servicio, adquirir una cuarta y recibir determinados elementos que mejorarán la capacidad antimisil del Ejército de Tierra.

Se ha previsto reemplazar los actuales camiones alemanes por unos nuevos 8x8 de Iveco fabricados en España. (Octavio Díez Cámara)

Si todo avanza como está previsto, y ya se ha detallado una partida presupuestaria de unos 1.400 millones de euros para ello que estarían disponibles en los presupuestos que se extienden desde 2023 a 2030, la llegada de la capacidad antimisil se concretaría a finales de 2024 de forma que pudiese ser una realidad ya en 2025.

Planteamiento operativo

Los actuales misiles MIM-104 Patriot en servicio en el Ejército de Tierra se corresponden con el modelo PAC-2 que está focalizado en lo que es la Defensa Antiérea y tiene una capacidad antimisil muy limitada que incluiría a los misiles de crucero. Por ese motivo, las tres baterías Patriot de que se dispone en el seno del Regimiento de Artillería Antiaérea nº73 de Marines en Valencia van a ser reforzadas con la adquisición de un 2º Centro de Coordinación e Información (ICC, Information and Coordination Center), con una 4ª Batería Patriot completa que incluiría otros cuatro lanzadores y con un proceso de mejora a la versión PAC-3 Plus que afectaría a los equipos ya en uso en el Ejército de Tierra.

A los tres radares existentes en otras tantas baterías se añadirá otro adicional que irá parar a una cuarta. (Octavio Díez Cámara)

La estrella del contrato, que se espera firmar en 2023 a través del protocolo FMS (Foreigh Military Sales) que Estados Unidos tiene activo para los países aliados, será el misil Patriot PAC-3 MSE. Llegaría un lote no definido en número -a ampliar posteriormente- pero si en lo que son sus prestaciones que incluyen la capacidad antimisil para derribar por impacto directo -hit to kill- un misil balístico TBM (Tactical Ballistic Misile) situado a más de cien kilómetros del punto de lanzamiento. 

Los misiles antiaéreos Patriot PAC-3 MSE, que incluyen un propulsor de combustible sólido más grande para incidir en más velocidad y energía cinética, aportan más tecnología, más precisión y mejor maniobrabilidad, aunque su precio puede estimarse próximo a los 10 millones de dólares el ejemplar.

Tienen unas menores dimensiones, por lo que pueden acomodarse hasta 16 de ellos en un único lanzador, de forma que una Batería Patriot podría, gracias a sus cuatro lanzadores, estar en disposición de disparar 64 en un plazo muy breve; con 4 baterías, el Ejército de Tierra podría conformar diferentes Unidades de Defensa Antiaérea (UDAs) con capacidad antimisil real para cubrir distintos puntos de la geografía peninsular e insular española de cara a hacer frente a hipotéticas amenazas de futuro. (Octavio Díez Cámara)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.