Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Ejercicio MADRISAR 2020: accidente y rescate en el mar

Un accidente aéreo de un C-101 “Mirlo” ocurrido frente a la costa de Santander ha sido el último escenario elegido por el Servicio de Búsqueda y Salvamento (SAR) para ejercitar a sus tripulaciones y equipos de coordinación. En el momento del simulado accidente, se suponía que el avión se encontraba realizando un control de calidad del Escuadrón de Vigilancia Aérea nº 12 de Espinosa de los Monteros (EVA 12) situado en el norte de la provincia de Burgos.

Aeronaves y embarcaciones de emergencias del Ejército del Aire, Guardia Civil y de la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (SASEMAR), han coordinado esfuerzos en el ejercicio de búsqueda y salvamento MADRISAR 2020 que se ha llevado a cabo en un escenario marítimo. La dirección de todos ellos ha corrido a cargo del Centro Coordinador de Salvamento de Madrid (RCC Madrid), que ha mantenido informado en todo momento al Centro de Operaciones Aéreas (AOC) del Mando Aéreo de Combate (MACOM) y al Centro de Emergencias 112 Cantabria.

En esta ocasión, y tal y como sucedería en una emergencia real, todos los medios aéreos y marítimos participantes en el ejercicio han sido activados desde sus respectivas bases siguiendo los protocolos establecidos para cada uno de ellos. De este modo, además de servir de entrenamiento para los citados medios, el ejercicio ha permitido evaluar la capacidad de coordinación del RCC Madrid con todos los organismos implicados, poniendo de manifiesto la necesidad de poder contar con los medios ajenos al Ejército del Aire disponibles en zona para dar una respuesta inmediata a este tipo de emergencias.

La zona de búsqueda ha abarcado un área de unos 2400 kilómetros cuadrados, en donde previamente se habían depositado unos muñecos en forma de figura humana (“dummy”) y otros con forma de donut simulando ser la tripulación y los restos de la aeronave. La operación ha sido todo un éxito, resultando rápidamente localizados los supuestos accidentados y siendo posteriormente trasladados al aeropuerto de Santander por vía aérea y al puerto de Santander por vía marítima.

En cuanto a la participación de medios aéreos del Ejército del Aire, si bien se había planeado la participación de otro C-101 (como avión acompañante del accidentado e iniciador de la emergencia) y para realizar las primeras coordinaciones en zona, finalmente no pudo despegar de la base aérea de Salamanca debido a la niebla.

Un avión de vigilancia marítima CN-235 del Ala 48 perteneciente a la base aérea de Getafe (Madrid) ejerció funciones de búsqueda y de Coordinador en Zona (OSC), lo que facilitó de manera notable el buen desarrollo de las operaciones aéreas, mientras que un “Apagafuegos” del 43 Grupo de la base aérea de Torrejón (Madrid) y un helicóptero “Súper Puma” también del Ala 48, de la base aérea de Cuatro Vientos (Madrid), se dedicaron a realizar labores de búsqueda y rescate.

 

Texto y fotografías de Ejército del Aire


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.