Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las claves de las futuras dotaciones de los submarinos S-80 en la Armada española

Elevar la edad máxima del personal que sirve en los medios de la Flotilla de Submarinos (FLOSUB), desde los actuales 48 años a los 50, es una más de las medidas que está acometiendo la Armada para contar con personal cualificado y con experiencia durante el proceso de transición que conduce a la entrada en servicio de los futuros submarinos S-80 Plus.

El Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante general Teodoro López Calderón, ha autorizado ese incremento de edad, con lo que un buen número de veteranos miembros de la FLOSUB podrán seguir formando parte de las dotaciones de los submarinos de la serie 70. La decisión forma parte del meticuloso trabajo que realiza la FLOSUB para asegurar una masa crítica de personal submarinista  y formar a las futuras dotaciones de los submarinos S-80 Plus, cuya primera unidad, el “Isaac Peral “ (S-81), se entregará por parte de Navantia en septiembre de 2022,  al que se sumarán las otras tres unidades que componen la clase en los siguientes años.

Pero antes de la fecha de entrega, la Armada deberá contar con la denominada Dotación de Quilla del S-81, que tendrá que realizar la preparación y certificación antes de comenzar con las pruebas de mar, de forma que en caso de emergencia la dotación pueda reaccionar y salir airosa.  Este adiestramiento será parte del plan de formación y adiestramiento de la dotación, que incluye primero los conocimientos teóricos acerca de los equipos y sistemas de la plataforma y sistema de combate, y posteriormente unas fases de adiestramiento en simuladores y a bordo del submarino en puerto.

Para lograr este objetivo la Armada necesita del Know-how de los veteranos submarinistas, especialmente de los suboficiales, que actualmente forman parte de las dotaciones de los tres submarinos del tipo S-70 con los que cuenta la FLOSUB.  Mantener a estos profesionales es básico para la transición y la preparación de las futuras dotaciones de los nuevos submarinos S-80. La experiencia de estos veteranos submarinistas se perdería en muchos casos si a partir de los 48 años no pueden seguir formando parte de las dotaciones, lo que les llevaría a buscar otros destinos, aparte de los pocos que puedan ser destinados a la Escuela de Submarinos, que forma parte de la FLOSUB.

Ya en el año 2009 la edad máxima para formar parte de las dotaciones de los submarinos fue aumentada de los 45 a los 48 años, ante la necesidad de cubrir las plantillas, que no era posible con el requerimiento previo. En este punto la Armada se acerca a las reglamentaciones de fuerzas de submarinos como la de la US Navy (Estados Unidos) o de la Marine Nationale (Francia), que no marcan tope de edad para formar parte de sus submarinos, que son todos de propulsión nuclear.

Los actuales miembros de la Armada, y en general de las FAS (Fuerzas Armadas) españolas, están en muy buenas  condiciones psicofísicas debido a la obligatoriedad de superar reconocimientos médicos y pruebas físicas periódicas. Además, en el caso de los submarinistas, se realizan reconocimientos médicos específicos cada año debido a sus duras condiciones de trabajo, lo que permite tener un importante control médico de estos veteranos profesionales que ahora podrán servir dos años más en las dotaciones, que serán vitales cara a la transición de los S-70 a los S-80 Plus.

Según nos contaba en una entrevista publicada en la revista Defensa el actual Comandante de la Flotilla de Submarinos (COMSUBMAR), el capitán de navío Alejandro Cuerda Lorenzo: La Dotación de Quilla del S-81 estará compuesta, de acuerdo a la plantilla orgánica experimental, por 40 submarinistas distribuidos en 8 oficiales, 15 suboficiales y 17 MTM (Miembros de Tropa y Marinería).  La incorporación está aún definiéndose, pero obedecerá a un plan de embarque o incorporación por fases de la dotación al submarino. La primera fase comenzará previsiblemente con la asignación a esta plantilla de 3 suboficiales en diciembre/enero de 2019/2020, que tendrán como cometido apoyar al personal de la Inspección de Construcciones del Arsenal de Cartagena antes de la llegada del resto del personal. El segundo grupo, de un oficial, 12 suboficiales y 8 MTMs se incorporará en febrero de 2020 y asistirán a todos los cursos de mantenimiento de los diferentes equipos, tanto de plataforma como del sistema de combate del barco.  Finalmente, el resto (6 oficiales y 9 MTM) se incorporará en octubre de 2020, coincidiendo prácticamente con la puesta a flote del barco, y realizarán la formación necesaria, junto con el resto de la dotación, para estar certificados para el manejo del buque al comienzo de las pruebas de mar o SAT (Sea Acceptance Test)”.  (Julio Maíz Sanz).

Fotografía:  El submarino “Mistral” con parte de su dotación en la cubierta y la vela. (foto: Armada)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.