Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El C-101 con el numeral de la promoción del Rey Felipe VI

En el base aérea de Matacán (Salamanca)  ha sido  instalado uno de sus aviones entrenadores C-101 como monumento, cuyo numeral 41 se corresponde a la denominación inicial de la Unidad, que coincide con el número de promoción de la Academia General del Aire (AGA) del Rey Felipe VI, que fue el encargado de su inauguración.

Este aparato coincide en su numeración con la del antiguo 41 Grupo de Fuerzas Aéreas, al que fue entregado en el ya lejano año 1981. El origen del 41 Grupo se remonta al año 1972, con los Escuadrones 411 y 412 ubicado en la base aérea de Zaragoza y equipado inicialmente con los entrenadores Lockheed T-33, unidad de la que es heredera el actual Grupo de Adiestramiento con su 741 Escuadrón, ubicado en Matacán desde julio de 1986. Se han realizado más de 110.000 horas de vuelo en Salamanca en los últimos 35 años con los C-101, o E.25 según la designación oficial militar.

El pasado día 9 de marzo Felipe VI visitó la base aérea  donde se ubica el Grupo de Escuelas de Matacán (GRUEMA) del Ejercito del Aire, cuya misión es la de desarrollar los cursos necesarios para formar y capacitar al personal en las tácticas y técnicas de las distintas áreas de Transporte Aéreo Militar y en las técnicas de Control de Tránsito Aéreo. Más recientemente se ponía en marcha un centro para impartir las enseñanzas conducentes a la obtención de la titulación aeronáutica de operador de sistemas aéreos no tripulados o Unmanned Aerial System (UAS).

Además en la base tiene sede el Grupo de Adiestramiento que, con su flota de aviones monomotores CASA (hoy Airbus Defence and Space (DS)) C-101 Aviojet, tiene el rol de  fuerza agresora en favor de las actividades del Mando Aéreo de Combate (MACOM), y en mucha menor medida el de adiestramiento de pilotos de combate no destinados en unidades de vuelo, a las órdenes del Mando de Personal (MAPER).

Durante la citada visita, Don Felipe se trasladó a una zona cercana a la entrada de la base, donde se localizan los aviones monumentos, hasta aquel momento sendos transportes Douglas C-47 Dakota y CASA C-212 Aviocar, a los que se suma un entrenador North American T-6G Texan.  Una vez en esta zona, procedió a la inauguración del citado avión ornamental C-101, que ha estado en servicio en el Grupo desde principios de los años ochenta.

Se da la circunstancia que este aparato de reacción monomotor de entrenamiento avanzado era el matriculado E.25-41, que lleva el numeral de unidad 74-41, se ha de tener en cuenta que las aeronaves de la base de Matacán están formalmente adscritas al Ala-74. Este E.25 en concreto ha sido uno de los primeros que se han dado de baja en la unidad por cumplimiento de vida útil, tras ser entregado el 29 de octubre de 1981, tras completar 6.562 horas de vuelo.

El Grupo de Adiestramiento recibió su primer E.25 el 23 de octubre de 1981, en concreto el matriculado E.25-32 74-01, desgraciadamente accidentado en enero de 1995, por los que el próximo mes octubre se cumplirán 40 años en servicio ininterrumpido de dicho material español en la unidad. Según explicaron al rey los responsables de la base, como parte del anecdotario, este avión presenta el número 41 en su fuselaje, precisamente el mismo que corresponde a la promoción en la que el propio Felipe VI cursó sus estudios en la AGA de San Javier (Murcia), a mitad de los años ochenta. La visita de SM prosiguió con una fotografía de grupo junto al citado avión ornamental T-6G, tras lo cual Don Felipe firmó el libro de honor de la Base en la Sala Histórica. (Julio Maíz Sanz)

Fotografia: El C-101 matriculado E.25-41/74-41 expuesto en la entrada de la base aérea de Matacán (foto Julio Maíz/defensa.com)

SM. Felipe VI, en el centro, ante el C-101 expuesto en Matacán, a su derecha está el JEMA y a su izquierda el coronel jefe de la base, Carlos María Bernardo Anaya. (foto Casa Real)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.