Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

BAM Rayo de la Armada: de Las Palmas al Mar Negro para disgusto de Rusia

El despliegue record de la OTAN, de cinco mil efectivos, 32 buques de combate y 40 aeronaves, en el Mar Negro ha provocado el enfado de Rusia. Las macro maniobras Sea Breeze 2021, ejercicios militares organizados por la OTAN (de facto por parte del mando naval de Estados Unidos para Europa y África) y Ucrania en el Mar Negro no han dejado de arrojar titulares desde su inicio. Con una gran participación de fuerzas militares, de hasta 32 países difrentes, las protestas de Rusia han sido recurrentes, si bien habituales ante todos los entrenamientos de la OTAN cercanos a sus fronteras, en esta ocasión más intensas ante el record de fuerzas intervinientes.

Entre las protestas por el despliegue en un escenario en el que, desde la ocupación de Crimea en 2014, la tensión no ha dejado de crecer, de cinco mil efectivos, 32 navíos de combate, 40 aeronaves y 18 equipos de operaciones especiales y de buceo, Rusia no ha dejado fuera a  España, informando la agencia estatal de noticias Sputnik que la Flota rusa del Mar Negro ha controlado los desplazamientos del BAM (Buque de Acción Marítima) “Rayo” de la Armada española, que el 7 de julio de 2021 entró en esas aguas como Buque de Mando, cargo que asumió el pasado 22 de junio,  de la  Standing NATO Mine Countermeasures Group Two (SNMCMG2 / Medios Contra Minas (MCM) nº2), una de las fuerzas permanentes navales de la OTAN.

Aunque el BAM “Rayo” (P-42), cuya actividad en el campo de las comunicaciones se incrementa mucho para ejercer dicho liderato, está bajo las órdenes del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa español, por decisión política opera bajo control de la OTAN, en base a los compromisos del Gobierno de España con las fuerzas de reacción de la Alianza o  NATO Response  Force (NRF). La SNMCMG2 integra, además del “Rayo”, al mando del capitán de navío Javier Núñez de Prado Aparicio,  a los navíos de Medios Contra Minas (MCM): “Sella” (M32) también de la Armada española y  al “Lt Lupu Dinescu” (F-25) de la Forţele Navale Române,  un veterano dragaminas de la clase Musca, que consta de cuatro unidades de fabricación rumana, que datan de la época comunista, por lo que buena parte de sus equipos y el armamento son de diseño soviético.

Preguntada por el “seguimiento” ruso al BAM Rayo, la ministra de Defensa española ha declarado a la agencia Efe que no le “consta” tal seguimiento.  La OTAN responde por su parte a los comunicados rusos recordando que la presencia de sus navíos y aeronaves en el mar Negro, sin tener en cuenta la habitual actividad de sus aliados rivereños (Bulgaria, Rumania y Turquía), es constante.

Los Sea Breeze  son maniobras  que se hacen de manera periódica desde hace lustros, aunque también es cierto que la práctica en estas simulaciones es el mutuo seguimiento y monitorización continua de las respectivas unidades navales y aéreas. Recoger las señales de las comunicaciones, sensores, etc,  es una práctica de libro, desde la época de la Guerra Fría, a través de los denominados sistemas de inteligencia de señales o Signal Intelligence (SIGINT) y la electrónica Electronic Intelligence (ELINT). (Julio Maíz Sanz)

Fotografia: El “Rayo” zarpando del Arsenal de Las Palmas para integrarse en la SNMCMG2 como buque de mando. (foto Antonio Rodriguez Santana)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.