Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Armar los Reaper del Ejército del Aire no costaría más de 18 millones de euros

La compañía estadounidense General Atomics Aeronautical Systems (GA-ASI) se ha adjudicado un contrato del tipo Foreign Military Sales (FMS) para armar los aviones no tripulados MQ-9 Reaper franceses por un importe próximo a los 18 millones de euros. Los trabajos se completarán previsiblemente en noviembre de 2021.

Se trata de un contrato que contempla la adaptación de estas plataformas de vigilancia y reconocimiento para emplear sistemas y para integrar un pod de sensores denominado FMS sensor Pod cuya adjudicación a la compañía BAE Systems tuvo lugar el pasado mes de mayo.

Después de decidirlo en 2017, Francia es el último de los usuarios del Reaper (también denominado Predator B) que arma o ha decidido armar estos sistemas. Antes lo han hecho Estados Unidos, Reino Unido e Italia, dotando a estos aparatos con sistemas de precisión aire-superficie para aprovechar sus capacidades. De hecho supone extraer el máximo potencial de la aeronave puesto que fue ideada desde el principio con capacidad hunter-killer durante misiones de gran autonomía y gran altitud.

El armamento de los Reaper

Los Reaper emplean habitualmente misiles multipropósito Hellfire, concretamente AGM-114 Hellfire II y bombas de precisión como las GBU-12 Paveway II, de guiado láser, GBU-38 Joint Direct Attack Munitions (JDAM) de guiado GPS, GBU-49 Enhanced Laser Guided Bomb de guiado láser o la GBU-54 Laser JDAM que combina ambas capacidades.

Sin embargo la ministra de Defensa francesa Florence Parly abrió en 2017 la posibilidad de que fueran integradas armas europeas. En este sentido empresas como MBDA ofrecen grandes posibilidades de integración en aeronaves no tripuladas como el Reaper o más pequeñas como el Atlante español, como ya adelantamos en Defensa. Además sistemas de armas de diseño europeo se instalarán también previsiblemente en el futuro MALE europeo surgido de la colaboración entre Francia, Alemania y España, previsiblemente desde el primer momento con sistemas de armas de diseño y fabricación europea.

Francia opera además la misma versión seleccionada por el Ejército del Aire, la denominada Block 5, con lo que los trabajos se simplificarían previsiblemente.

Indudables ventajas para España

España, que seleccionó en 2015 el Reaper Block 5 en versión “Exportable” no tripulada de media altitud y gran autonomía (MALE por sus siglas en inglés) fabricada por General Atomics Aeronautical Inc. Systems, no se ha pronunciado oficialmente al respecto aunque poco después de su selección ya se planteaba la posibilidad, como analizamos en defensa.com y como han expresado en repetidas ocasiones fuentes del sector.

La combinación formada por una plataforma de vigilancia y observación y los sistemas de armas aire-superficie de efecto contenido se ha mostrado muy efectiva en operaciones contra el terrorismo, durante acciones de apoyo de fuego que requieren elevada precisión por su proximidad a entornos urbanos o donde se requiere un impacto contenido pero de alta precisión. De esta forma se reduce el plazo de espera entre el sensor y el arma puesto que ambos están instalados en la misma aeronave. Se reduce así el ciclo denominado “sensor-to-shooter” y se evita el despliegue de aeronaves que pueden demorar su presencia, que tienen un mayor coste de operación y cuya presencia puede ser advertida mucho antes que el UAV. Precisamente la versión adquirida por España para el Ejército del Aire ya ha entrado en acción en Siria e Irak contra el Daesh. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Un Reaper de la USAF armado con misiles Hellfire y bombas de precisión (GA-ASI)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.