¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Domingo, 14 de abril de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El reto del entrenamiento en combate para los pilotos de F-35 de la US Navy

El NAWDC ya recibió 3 F-35C y tendrá 2 más a lo largo de este año. (Patrick Roegies y Jurgen van Toor)

La Aviación Naval de los Estados Unidos opera actualmente tres tipos diferentes de aeronaves para generar escenarios adversarios para sus escuadrones de cazas de ataque operativos. Con el uso continuo de aviones agresores de empresas privadas, la variedad de entrenamiento de combate aéreo disimilar de cuarta generación está salvaguardado para la comunidad actual de escuadrones de caza de ataque de F/A-18. La adición de 6 F-35C permitirá que los Strike Fighter Squadron operativos equipados con F/A-18E/F Super Hornet se entrenen en un entorno de quinta generación, pero la brecha de entrenamiento de combate aéreo disimilar para las unidades dotadas de F-35C aún está por resolver, aunque se han desarrollado alternativas viables

Los escuadrones de combate compuestos VFC-13 en NAS (Naval Air Station) Fallon (Nevada) y VFC-111 en NAS Key West (Florida) están equipados con Northrop Grumman F-5N y F-5NF Tiger II y el VFC-12 en NAS Oceana (Virginia) tiene Boeing F/A-18E Super Hornet después de reemplazar sus Legacy Hornet en 2021. El VFA-204 River Rattlers es un Escuadrón de cazas de ataque de la Reserva de la Marina que está en la Base de la Reserva Conjunta de la NAS Nueva Orleans, que sigue operando F/A-18C Legacy Hornet.

El Centro de Desarrollo de Guerra Aérea Naval, o NAWDC (Naval Air Warfare Development Center), en NAS Fallon opera una variedad de modelos, entre los que también se encuentra el último Legacy Hornet operativo que le queda y 14 Lockheed Martin F-16A/B Fighting Falcon en el inventario de la Marina, para la proyección de escenarios adversarios. Con la retirada del uso del último Legacy Hornet, la US Navy ha desarrollado una serie de alternativas, pues hay escasez de capacidad adversaria dentro de la US Navy.

Además de los escuadrones de cazas compuestos, el Escuadrón de Reserva de Cazas de Ataque y el NAWDC, la USNavy ha utilizado temporalmente varios escuadrones de cazas de ataque, como el VFA-97 Warhawks y el VFA-25 First of the Fleet, a la espera de la conversión al Lockheed Martin F-35C Lightning II. El VFA-204 también se usa en ocasiones para proyectar escenarios adversarios de cara a los escuadrones de cazas de ataque activos y recientemente cambió sus Legacy Hornet por F/A-18E. Los contratistas comerciales también proporcionan capacidades adicionales, principalmente con aviones de tercera y cuarta generación.

La actualización de ARTEMIS no se completará antes de la reubicación al NJRB New Orleans. El programa para todos los F-5N/F restantes se completará en 2025. El VFC-13 recibirá doc12 F-16 para continuar su misión de proporcionar proyección adversaria. (Patrick Roegies y Jurgen van Toor)

Desarrollo de alternativas

Con la introducción gradual del F-35C en de los escuadrones operativos, la US Navy ha desarrollado una serie de alternativas que satisfarían los criterios deseados del desarrollo del combate aéreo moderno con la introducción de los cazas de quinta generación, al tiempo que pueden proyectar entrenamiento de combate aéreo disimilar al de los escuadrones de caza de ataque activos. Los dos activos principales dentro de los Strike Fighter Squadron operativos son el F/A-18E/F Super Hornet y el F-35C Lighnting II.

Con el deseo de proyectar un escenario de adversario realista y diverso, la US Navy se encargó de encontrar un reemplazo digno para el Legacy Hornet. Para el F/A-18 Super Hornet de cuarta generación se puede proyectar un escenario realista usando F-5N y F-16A/B y los proveedores comerciales externos de capacidades adversarias, sin embargo, con el retiro del Legacy Hornet la capacidad se ha difuminado. El uso de los Super Hornet que están disponibles en las unidadesque se han convertido al F-35C resuelve la escasez, pero limita la posibilidad de proyectar un entrenamiento de combate aéreo disimilar. Para este propósito, un se consideró en el análisis de decisión un tipo diferente de avión con un factor de carga alto.

Agregar 14 F-16 al inventario de NAWDC cumple con el requisito de capacidad y en parte con el ç de diversidad en la proyección de entrenamiento de combate aéreo disimilar, pero no resuelve la necesidad de un adversario de 5ª generación para los escuadrones de caza de ataque activos. (Patrick Roegies y Jurgen van Toor)

Cerrando la brecha

Desarrollar un adversario realista para el F-35 C Lightning II era el desafío pendiente. Como no hay posibilidades dentro de las capacidades de la Aviación Naval para proyectar un entrenamiento de combate aéreo disimilar para las capacidades de quinta generación, la US Navy tuvo que limitar sus criterios deseados dentro del análisis de decisiones. Para resolver la futura escasez de capacidad adversaria, se han tomado diversas decisiones. Los F-5N actualmente asignados a VFC-13 Saints con base en Fallon se transferirán al VFA-204 River Rattlers de la Base de Reserva Conjunta de la NAS Nueva Orleans.

Los F-5N y F-5F del VFC-13 Saints se están modernizando a N+ y F+ dentro del programa ARTEMIS (Avionics Reconfiguration/Tactical Enhancement and Modernization for Inventory Standardization), también conocido como proyecto PMA-226. El Mando de Sistemas Aéreos Navales, o Naval Air Systems Command (NAVAIR) adjudicó un contrato de 5 años para la actualización de capacidades de esos aviones (Block Upgrade), modificación y revisión del primer lote, que comenzó en el segundo trimestre de 2021.

Los primeros aparatos ya se han modernizado y devuelto al VFC-13 Saints. Los restantes lo superarán después de que sean transferidos al VFA-204 River Rattlers. El VFC-12 Fighting Omars ha cambiado sus Legacy Hornet en 2021 y actualmente opera los F/A-18E Super Hornet. Se puede proyectar la capacidad operativa del de esos como adversarios, pero se mantiene la brecha en el entrenamiento de combate aéreo disimilar.

La US Navy recibirá 26 F-16 que pertenecieron a la Guardia Nacional Aérea de la USAF, de los cuales 12 serán asignados al VFC-13 14 al NAWDC, que llev recibiendo desde el pasado mes de abril. Estos 14 adicionales operarán junto con los 14 F-16A/B ya en posesión del NAWDC, pues no hay planes para retirarlos. Esta solución satisfará el deseo de mantener la proyección de un entrenamiento de combate aéreo disimilar al de los escuadrones de cazas de ataque operativos, utilizando una capacidad realista de cuarta generación.

Todos los F-16 adquiridos se entregarán saliendo de la instalación de almacenamiento 309º AMARG en la Base de la USAF de Davis Monthan y se someterán a una inspección severa a nivel (depot) antes de su entrega a la US Navy. Se espera que se completen a fines de este año y queda por decidir si los F-16A/B actualmente asignados al NAWDC serán remplazados por los que se  han comprado. La Marina seguirá utilizando los proveedores comerciales de capacidad de adversario para aumentar la gama de entrenamiento de combate aéreo disimilar de la manera más amplio posible, capacitando a las tripulaciones del Escuadrón de Cazas de Ataque de la mejor forma posible cara a sus desafíos futuros.

La US Navy utilizará el F-35 C para proyectar esa capacidad para los escuadrones operativos de ese modelo. Para este propósito, el NAWDC recibirá 6, de los cuales 3 ya han sido entregados. Hay planes para usar los Lockheed Martin F-22A Raptor y F-117A como adversarios realistas de quinta generación, pero dado que estos son recursos que no pertenecen a la Armada, requieren la coordinación y acuerdo con la USAF.

Los “Legacy Hornet” serán reemplazados por su “Super Hornet”, que, aunque cumplen con el requisito de capacidad, no con el de diversidad. (Patrick Roegies y Jurgen van Toor)

Conclusiones

Con la adquisición del lote de 40 F-16 ex la ANG (Air National Guard) de la USAF, la US Navy desarrolló una solución rápida para hacer frente a la escasez de capacidad como resultado de la retirada del servicio de los Legacy Hornet. Al transferir los F-5N a la costa Este, los F-16 recién adquiridos se pueden concentrar en NAS Fallon, donde el conocimiento, capacidad y destreza para operar y mantener este tipo de aeronave ya están presente y respaldan el requisito adiestramiento de combate aéreo disimilar.

Con el uso continuo de aviones agresores por empresas privadas, la variedad de entrenamiento de combate aéreo disimilar de cuarta generación está salvaguardado para la comunidad actual de escuadrones de caza de ataque de F/A-18. La adición de 6 F-35 C permitirá que los Strike Fighter Squadron operativos equipados con F/A-18E/F Super Hornet se entrenen en un entorno de quinta generación, pero, como decíamos al principio,  la brecha de entrenamiento de combate aéreo disimilar para las unidades dotadas de F-35 C aún está por resolver, aunque se han desarrollado alternativas viables. (Por Patrick Roegies y Jurgen van Toor)

 

 

 

 

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.