Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Eurofighter, presente continuo y futuro perfecto: nuevas capacidades de defensa y ataque

El avión de combate “Eurofighter” es la espina dorsal de la aviación militar de las cuatro naciones europeas que lanzaron el proyecto, Italia, Reino Unido, Alemania y España. Sus mejoras a futuro vendrán de la mano principalmente de radares de apertura sintética, un renovado sistema de guerra electrónica  y nuevas capacidades de ataque.

Si bien en Italia y Alemania el Eurofighter comparte progresivamente la responsabilidad de defensa aérea del país con los aparatos de quinta generación norteamericanos Lockheed Martin F-35, para la Luftwaffe alemana y el Ejército del Aire español el avión de combate europeo, que ensambla para ambas naciones Airbus Defense and Space (DS), es de facto su opción única durante los próximos veinte años. La aviación militar es uno de los campos en los que la obsolescencia tecnológica está más presente. Así, las tres firmas europeas que componen la parte industrial del programa están inmersas en continuos programas de modernización de las flotas existentes de Eurofighter. 

Además de los progresivos upgrade, tanto Alemania como Espa­ña necesitan unidades adicionales para sustituir, respectivamente, sus flotas de Panavia Tornado y McDonnell Douglas (hoy Boeing) F/A-18 y EF-18M. Ambos aliados de la OTAN precisan este refuerzo, que conllevará además la renovación de varias capacidades de combate, con el objetivo de cubrir el periodo de tiempo que reste hasta la llegada del FCAS (Future Combat Air System), que se prevé sea en torno al 2040.

En este sentido, el Ministerio de Defensa de España firmaba, junto a los de Alemania y Francia, el pasado 20 de febrero en París la carta de intenciones para lanzar el Acuerdo de Implementación IA2, relacionado con las actividades de investigación y tecnología (I&T) y desarrollo de demostradores relacionadas con la fase conceptual del proyecto. Mientras, Alemania anunció que reemplazará toda su flota de Eurofighter de la Trancha 1 bajo un nuevo proyecto encabezado por Airbus DS, denominado Quadriga, mediante el que se prevé construir 38 unidades (26 monoplazas, 7 biplazas, más 5 opcionales) para la Luftwaffe.

Paralelamente, la RAF (Royal Air Force) del Reino Unido, de la mano de BAE Systems, que es la industria que encabeza el programa en Reino Unido, está en plena fase final de su ambicioso proyecto Centurion, mediante el cual los Eurofighter Typhoon (como los designa la RAF)  han ido integrando la última generación de misiles de MBDA: Meteor, Brimstone y Storm Shadow, con un coste final estimado entre 491 y 597 millones de euros.

Aumento de capacidad

Adicionalmente, incrementarán su capacidad de ataque al suelo con el pod de designación láser Litening 5, que ya está en fase de pruebas con los aparatos del 41º Escuadrón de la RAF. En el horizonte de la esa puntera Fuerza Aérea esta la instalación de un nuevo radar de barrido electrónico AESA (Active Electronically Scanned Array), conocido localmente como Radar 2, que la multinacional italiana Leonardo, como veremos, está liderando; el nuevo casco BAE Systems Striker II; y un nuevo sistema de gestión en red de los equipos y armamento.

El cuarto socio lanzador del programa, Italia, que va de la mano de Leonardo, está ganando una vital experiencia con el encargo de construcción de un total de 28 Eurofighter para Kuwait. El 23 de diciembre, en el Centro de Pruebas de Vuelo de la División de Aviones de Leonardo en Turín/Caselle, realizaba su primer vuelo el avión de producción en serie instrumentado equipado con la configuración de la Fuerza Aérea de Kuwait, que incluye el radar Captor E-Scan de tipo AESA.

El vuelo de este aparato, oficialmente denominado Instrumented Series Production Aircraft (ISPA) 6, es un hito clave para la entrada en servicio del Eurofighter de Kuwait, que incorporará las mejoras del estándar denominado Phase Enhancement P3Eb. Este estándar es la variante más avanzada del avión de combate europeo fabricado hasta la fecha, dado que incluye un amplio paquete de nuevas capacidades de los diferentes programas de upgrade en marcha.

Paralelamente, otros aviones de las otras compañías asociadas al consorcio (BAE Systems y Airbus DS) están probando partes específicas de esta configuración, incluido el desarrollo del radar E-Scan, aunque ha sido Leonardo, con este primer vuelo con el paquete completo que se entregará a Kuwait, quien ha tomado la delantera. Se incluye la integración de los misiles de crucero MBDA Storm Shadow y el de ataque ligero Brimstone, mientras que el aire-aire Meteor ya viene de serie.

También prevé la integración de una nueva barquilla de designación por láser avanzado, el denominado Sniper Advanced Targeting Pod de la norteamericana Lockheed Martin, la introducción del pod de entrenamiento de combate DRS-Cubic ACMI P5 y una ayuda a la navegación mejorada VOR (Very High Frequency Omnidirectional Range).

España, una necesidad imperiosa

Por parte española, el grave problema es la financiación de esta imprescindible necesidad para el Ejército del Aire, ya que la última inyección de presupuesto, comprometida previamente con los socios del programa, no se materializaba hasta el 14 de septiembre de 2018. En dicha fecha el Consejo de Ministros aprobó la elevación del gasto en el Eurofighter en 906 millones de euros, que se desembolsarán entre 2019 y 2023 y serán decisivos para el programa de la DGAM (Dirección General de Armamento y Material) lanzado en 1997, cuyos 9.254 millones previstos ya están desem­bolsados.

Esta inyección monetaria además será vital para mantener la actividad de la planta de Airbus DS de Getafe (Madrid). En esta fábrica, aunque continúa con la fabricación para otros pedidos de varias partes de la aeronave, como el ala derecha, el borde de ataque de la izquierda, etc., su zona de montaje de las aeronaves, o  FAL (Final Assembly Line) española, se ha quedado sin trabajo, tras la entrega, el pasado mes de enero de 2020, del último Eurofighter destinado al Ejército del Aire. En concreto hablamos del C.16-78/10235, que se asignó al Ala 14, que, junto al Ala 11 operan los 69 existentes en las filas de la institución, ya que de los 73 fabricados, se han perdido 3 en accidentes y el instrumentalizado IPA 4 (C.16-20/11-91) lo usa la empresa para pruebas y ensayos.

foto: Radar de tipo AESA “E-Scan” (foto Eurofighter).

Las labores de modernización que se aplicarán son las denominadas Phase 2 Enhancement (P2E), cuya financiación se llevará a cabo con la elevación del techo de gasto, será fundamental para la posterior construcción de más de estos cazabombarderos, además de facilitar al Ejército del Aire la transición a los necesarios nuevos aparatos, que serán bastante similares, aunque dotados del E-Scan. Estos trabajos desarrollarán el software del Eurofighter, mejorarán la capacidad de autodefensa, potenciando su capacidad de EW (Electronic Warfare), y permitirán integrar el misil de largo alcance Meteor en toda la flota modernizada.

Paralelamente, el Ministerio de Defensa debería de encargar en los próximos años más Eurofighter, al menos entre 30 y 50, para reemplazar primero a la cerca de una veintena de veteranos F/A-18 que el Ejército del Aire español tiene basados en la Base Aérea de Gando (Canarias) y más adelante al resto de la flota, unos 65 EF-18M, que sirven en el Ala 12 y el Ala 15, basados en Torrejón (Madrid) y Zaragoza, respectivamente.

El JEMA (Jefe del Estado Mayor del Aire), general del aire Javier Salto Martínez-Avial, nos explicaba en una reciente entrevista que la principal línea de acción que se baraja es el relevo de esta flota por el sistema de armas “Eurofighter”, que nos permitirá seguir cumpliendo con eficacia nuestra misión permanente en todo el espacio aéreo de soberanía, a la vez que se continúa apoyando a nuestra industria aeroespacial nacional.

Coordinación con los otros socios, especialmente Alemania

Durante la reunión ministerial del programa Eurofighter, cuya Presidencia correspondía en esta ocasión a Italia, celebrada en Florencia el 13 y 14 de diciembre de 2018,  se habló de las campañas de exportación, así como de las intenciones de los socios de realizar nuevos pedidos de aeronaves durante 2019, que no se materializaron. Se hizo también especial mención a la incorporación del radar AESA Captor-E o E-Scan y otros avances de cara a enlazar con las tecnologías que vendrán de la mano del FCAS/NGWS (Next Generation Weapon System).

En esta línea, Airbus DS informó el pasado otoño que sólo 19 de los 70 Eurofighter del Ejército del Aire español serán modernizados con radares de tipo AESA E-Scan Mk1, a la espera de un hipotético contrato para dotarse de más aparatos de este tipo, clave para mantener la capacidad de combate. Las noticias que llegaban desde Manching (Alemania) acerca del futuro del sistema de combate son muy interesantes, en la medida que se confirma que se dotarán de un sensor AESA.

Pero la información es también negativa respecto a la cicatera cantidad de radares que se encargarían, que pone de manifiesto la poca importancia presupuestaria que da el Ministerio de Defensa de España a esta vital necesidad. Fue Kurt Rossner, jefe del Área de Aviones de Combate de Airbus DS, quien en su presentación explicó el proyecto del upgrade de los Eurofighter del Ejército del Aire y la Luftwaffe, mediante su dotación del nuevo sensor. Así, un total de 110 de los aparatos alemanes, de las tranchas 2 y 3, serán modernizados a partir del segundo trimestre de 2022, lo que representa la mayor parte de la flota de 143 con la que se está dotando la Luftwaffe, que además se reforzará con 38 adicionales a través del programa Quadriga, que llevarán el nuevo radar de serie.

En contraste, la cifra de 19, sobre los 70 que tiene el Ejército del Aire, parece muy corta, más teniendo en cuenta que un vecino de España, como Marruecos, equipará toda su actual fuerza de 23 Lockheed Martin F-16, además de los 25 nuevos que adquirirá de fábrica), con radares de AESA Northrop Grumman APG-83. En todo caso, la instalación de los E-Scan Mk1 en los aparatos españoles es muy importante cara a garantizar la soberanía nacional sobre los sistemas y equipos de sensores de última generación, insiste la multinacional, que también aclara que se instalarán a partir del tercer trimestre de 2022.

Hablamos de un contrato todavía no cerrado, aunque, según Airbus DS, se esperaba firmarlo con ambas naciones de la OTAN entre finales de 2019 y principios de 2020. Kossner señaló también la importancia de este programa, de cara a la evolución a largo plazo, o LTE (Long Term Evolution), de la capacidad de combate europea, que tiene como objetivo que estás innovaciones den paso finalmente al FCAS, sin olvidar la potencial exportación a terceros países. Ahora mismo están en marcha varias campañas de posibles ventas del cazabombardero a países tan dispares como Colombia, Suiza y Finlandia.

foto: Un par “Eurofighter” durante un reabastecimiento en vuelo desde un KC-130H del Ala 31 (foto Ejército del Aire).

Otras mejoras

Respecto al incremento denominado P2E (B), que es generalista para todos los socios del programa, incluido España, tiene como principal objetivo la plena integración del Meteor y contempla mejoras en sus sistemas de: interfaz piloto-máquina, o HMI (Human-Machine Interface), gestión de datos del sistema de armamento para facilitar su mantenimiento y la del sensor dual infrarrojo FLIR/IRST (Forward Looking Infra-Red/Infra-Red Search and Track) Pirate sito en la parte superior delantera izquierda del fuselaje.

De momento, respecto a la ampliación de la panoplia de armamento que sumarán los Eurofighter españoles, el único sistema que tenemos confirmación exacta es el Meteor. La oficina del programa de la DGAM recibió en 2015 el primer lote de estos modernos misiles, que transfirió al CLAEX (Centro Logístico de Armamento y Experimentaciones), el organismo del Ejército del Aire que gestiona la integración de nuevas aeronaves, equipos y armamento.   

Durante estos años los expertos del Grupo de Armamento del CLAEX han realizado múltiples estudios del misil, pasando a finales del año pasado su Grupo de Ensayos  a realizar las pruebas en vuelo con ese armamento, operando desde la planta de Getafe. El Ejército del Aire también pretende integrar en el Eurofighter el misil de crucero, imprescindible medio de ataque fuera del alcance de las defensas enemigas, o stand-off, Taurus Systems GmbH (TSG) Taurus KEDP 350.

La multinacional presentaba también el pasado otoño una variante de ataque con una muy mejorada capacidad de ataque en el campo de la EW (Electronic Warfare), que tendrá como principal misión la de ECR (Electronic Combat Role) para sustituir y mejorar en este rol a los Panavia Tornado de esa variante, que emplea actualmente la Luftwaffe. La previsión de Airbus DS es que el Bundeswehr alemán encargue unas 40 unidades de esta variante. La multinacional ha colaborado en este proyecto con Hensoldt, MBDA, MTU, Premium Aerotec y Rolls-Royce. La nueva variante del Eurofighter deberá estar lista en 2026, siguiendo con capacidades adicionales posteriormente y con la integración en la futura arquitectura del programa FCAS.

Entre las capacidades del Eurofighter ECR estarán la localización mediante sistemas pasivos de emisiones electrónicas y la perturbación (jamming) de las amenazas enemigas, ofreciendo múltiples configuraciones de ataque electrónico  EA (Electronic Attack) y la de destrucción de los sistemas antiaéreos enemigos, conocidas como SEAD (Suppression of Enemy Air Defenses).  También se dotará de capacidad de escolta electrónica (escort jamming), adaptándose a las necesidades de cada usuario.

El sistema se basa en un Eurofighter biplaza, en el que la parte posterior será ocupada por el operador de sistemas, contando con pantallas táctiles multifunción de gran tamaño de nueva generación. En un primer momento se incorporarán estas capacidades mediante pods subalares, mientras se desarrollan sistemas integrados en la aeronave. Entre el armamento que se emplearía para estas misiones se contempla el uso del futuro misil MBDA SPEAR (Select Precision Effects At Range) EW. Estamos ante un sistema que se adaptaría a la futura necesidad en este campo que tendría el Ejército del Aire, que actualmente cubre principalmente con los EF-18M de su Ala 15, empleando el misil antirradar Texas Instruments (ahora Raytheon) AGM-88 HARM (High-speed Anti-Radiation Missile).

Revista Defensa nº 504, abril 2020, Julio Maíz


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.