Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

¿Debe dedicarse la UME a la “jardinería”?

Eichhornia crassipes, jacinto de agua común, flor de bora o como es más conocida, camalote. Esta planta acuática de la familia de las Pontederiaceae procedente del Amazonas ha invadido 150 km. del río Guadiana, encontrándose 70 de ellos colapsados. Afecta a más de 40.000 hectáreas de regadío dado que su presencia multiplica por 3 o hasta 4 la tasa de evaporación del agua e impide el paso de la luz, con lo que el resto de especies del rio no pueden realizar la fotosíntesis y mueren, afectando también a la fauna autóctona. La especie, ha sido empleada habitualmente en acuicultura y no fue hasta 2011 que se la incluyó en el catálogo de especies exóticas invasoras, por lo que podía comercializarse y transportarse sin restricciones.

La amenaza está clara, sin embargo la pregunta que muchos nos hacemos es ¿es necesaria la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en una situación como esta?. Como su nombre ilustra, se trata de una unidad de emergencias, sin embargo la presencia del camalote en el río Guadiana se detectó hace una década. La idoneidad y polivalencia de la UME ha quedado de manifiesto en innumerables ocasiones tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, una de las últimas, la tormenta que afectó en fechas recientes a Mallorca.

La Junta de Extremadura y la Confederación Hidrográfica del Guadiana ya reclamaron la participación de la UME hace dos años por la misma causa, sin embargo, entonces la petición no fue atendida por Protección Civil al considerar que no se trataba de una emergencia (tras ocho años de constatar la presencia del camalote).

Como las autoridades implicadas han reconocido las tareas se centran en el uso de maquinaria y mano de obra, tareas que como vemos por los medios desplegados, no requieren de alta tecnología ni los medios específicos que posee la UME para sus actuaciones. La UME está empleando básicamente camiones y excavadoras, medios que podrían ser proporcionados por las administraciones implicadas, o recurriendo a la empresa pública TRAGSA, que también participa en este operativo. Los únicos medios que podríamos considerar “especializados” y que justificarían a nivel técnico la presencia de la UME serían los vehículos anfibios Argo o los buceadores del Equipo de Buceadores de la UME (EBUME). De las 280 personas que componen el operativo que está trabajando contra el camalote, 120 son de la UME y 64 de TRAGSA, efectivos que perfectamente podrían haber sido aportados por empresas adjudicatarias o servicios públicos de limpieza.

Motivaciones

La UME tiene su esencia en las actuaciones de emergencia, de hecho su jefe, el teniente general Miguel Alcañiz Comas destaca en su carta de presentación el “inequívoco espíritu de complementar los servicios de emergencia de otras Administraciones…”. Como establece la Ley Orgánica 5/2005 de 17 de noviembre de la Defensa Nacional, la UME tendrá como misión principal la intervención en cualquier lugar del territorio nacional en los supuestos graves de riesgo, catástrofe, calamidad  u otras necesidades públicas por lo que la posibilidad de emplearla con discrecionalidad está contemplada.

No en vano el Protocolo de Intervención de la UME, aprobado en el Real Decreto 1097/2011 de 22 de julio incluye además de las obvias situaciones que explicarían la presencia de la UME (inundaciones, avenidas, terremotos, nevadas, incendios, riesgos tecnológicos o NBQR, atentados terroristas o actos ilícitos y violentos), la contaminación del medio ambiente o cualquier otra que decida el Presidente del Gobierno. Solo por estas dos últimas causas se podría justificar la presencia de la UME en este operativo, y en este caso la Delegación del Gobierno en Extremadura explicó que existen “razones de interés especial” para el despliegue de la Unidad.

El despliegue de la UME se amplía incluso con medios aéreos como un EC135 del Batallón de Helicópteros de Emergencias II (BHELEME II) que apoya las tareas desde el aire. Las unidades principales son el Primer Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM I) y el Regimiento de Apoyo e Intervención en Emergencias (RAIEM) además del Grupo de Intervención en Emergencias Tecnológicas y Medioambientales (GIETMA). Incluso se han empleado drones para las tareas de extracción de la planta invasora.

Nadie discute ya la utilidad de la Unidad Militar de Emergencias, sin embargo en este caso recurrir a ella para solventar un problema que no tiene carácter urgente y que solo se explica por la dejación de las administraciones parece hacer un uso cuando menos llamativo. Sobra decir que las misiones de índole “civil” que realizan desde siempre las Fuerzas Armadas, ya sean las habituales de la UME, o las operaciones estivales de control de incendios en Galicia o el uso de los aviones apagafuegos por ejemplo, son las que más visibilidad tienen por parte de la población, civil. Sin embargo su esencia no debe quedar desvirtuada por la arbitrariedad de las administraciones que perfectamente podrían haber recurrido a empresas de servicios públicos como TRAGSA especializada en asuntos medioambientales, desarrollo rural y gestión de recursos naturales. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Este es el tipo de trabajo que realiza la UME contra el camalote. Sectorización en el río y recogida con excavadoras en la orilla (UME)

·Embarcaciones de la UME sectorizan los trabajos (UME)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.