Jueves, 18 de agosto de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Las FPB (Fast Patrol Boat) de OCEA: protección eficaz de las Aguas Territoriales y la ZEE

No es fácil dar respuesta de manera eficiente y sostenible al entorno creciente de amenazas en la mar que suponen el tráfico de personas y mercancías, el narcotráfico o la protección de los recursos naturales. Son factores de riesgo comunes, contra los que deben luchar todos los países latinoamericanos, en aguas del Atlántico, el Pacífico o en las caribeñas, y también, no lo olvidemos, en sus enormes cuencas fluviales.

Con el objetivo de atender las necesidades de vigilancia en las aguas territoriales, el mar que se extiende desde la línea de base de un país hasta 12 millas náuticas mar adentro, y la Zona Económica Exclusiva (ZEE), hasta las 200 millas náuticas, OCEA cuenta con un amplio portfolio de embarcaciones, que van desde los poco más de 13 metros de eslora hasta los 41.

Hermanas pequeñas de las patrulleras de alta mar (Offshore Patrol Vessel, OPV) de OCEA, responden de manera concreta a cada misión específica ha marcado el concepto de estos navíos y ello bajo el paraguas común de la ventaja que ofrece su construcción en aluminio, sello distintivo del constructor naval francés. OCEA ha entregado a la fecha 100 buques de ese tipo, que navegan exitosamente en Asia, Medio oriente, Europa, África y America del Sur.

OCEA FPB 50 (foto OCEA)

FPB para las aguas territoriales

La vigilancia pesquera, las operaciones policiales, las de búsqueda y rescate, el control de embarcaciones de pesca, recreo y comerciales, y la asistencia a pequeñas embarcaciones hasta las 12 millas náuticas mar adentro es el objetivo de la polivalente gama de FPB de OCEA que incluye 5 navíos: la de menor tamaño, FPB 46, tiene una eslora de 13,80 metros, autonomía de 300 millas náuticas a 20 nudos y velocidad de 15 a 40 nudos.

Le siguen la FPB 50 y la FPB 60, con 16,90 y 19,80 metros de eslora respectivamente. Combinando perfectamente velocidad y autonomía para sus cometidos, las dos últimas ya suman más capacidad para operativos más complejos, como el control de contrabando e inmigración ilegal o un mayor control de buques en el mar.

Las mayores de esta serie, la FPB 72 y la FPB 85, con 24 y 26 metros de eslora respectivamente, con la misma facilidad de empleo y mantenimiento que el resto, ya pueden abordar misiones de vigilancia costera de entre 2 y 5 días en los límites de las aguas territoriales.

Protección de la ZEE

La protección de las 200 millas náuticas que abarca la Zona Económica Exclusiva exige de medios preparados para misiones de seguridad marítima en periodos de 5 a 10 días, navíos concebidos para operar como una verdadera base naval en el mar, buques autosuficientes que incorporen tecnologías de diseño clave. Esa es la gama de patrulleros OCEA FPB 98, FPB 110, FPB 115, FPB 125. Gracias a una combinación de alta velocidad y resistencia, un alto nivel de equipamiento, sin olvidar la comodidad para la tripulación, permiten el seguimiento de una gran área operativa y la coordinación de operaciones que involucran varios barcos.

Hablamos de navíos desde los 32 metros de eslora del FPB 98, a los 41,40 metros del FPB 125, con capacidad, este último, el de mayor porte, para 20 miembros de tripulación más 5 personal y una autonomía de 2.500 millas náuticas a 12 nudos. Con ellos se abordan operaciones de vigilancia territorial y de aguas profundas, de control de contrabando e inmigración ilegal, de búsqueda y rescate y la cada vez más necesaria protección de los recursos naturales y la economía azul. Son, por todo ello, un apoyo perfecto a las fuerzas navales.

A la fecha los dos “best Sellers” de OCEA son el OCEA FPB 98 y el OCEA FPB 110.  20 embarcaciones tipo "OCEA FPB 98" y 5 embarcaciones tipo "OCEA FPB 110" están actualmente en construcción por el astillero OCEA.

 

 

OCEA FPB 72 (foto OCEA)

 

Operadores de los FPB de Ocea en América Latina

En 2013, dos patrulleras de tipo FPB 72 MKII, fueron entregadas a los Guardacostas de Surinam, buques de 24 metros de eslora, de una velocidad de 28 nudos y capacidad para 11 personas.

Ese mismo año los Guardacostas de Surinam recibieron la lancha patrullera P201 basada en el diseño de tipo OCEA FPB 98 MKII, con una eslora de 32 metros, una velocidad de 30 nudos y capacidad para trece personas.

Francia opera igualmente en Guyana y en las Antillas francesas, 5 embarcaciones diseñadas y construidas por OCEA, similares al OCEA FPB 98 MKII.

OCEA FPB 125 (Foto OCEA)

La ventaja de la construcción en aluminio de las patrulleras

El peso reducido de la embarcación construida en aluminio, en comparación con su equivalente en acero, permite emplear una instalación de propulsión menos potente y por tanto, más económica, sin sacrificar la velocidad, lo que supone además un menor consumo de combustible y por ende, una reducción de CO2 de alrededor de 35% a 40%.

El aligeramiento de los patrulleros permite obtener ganancias sobre muchos equipos, entre ellos las instalaciones de propulsión, que, siendo menos potentes, consumen menos combustible, reduciendo asimismo el costo en mantenimiento. El resultado es un ahorro en combustible y mantenimiento de aproximadamente un 30% a un 40%, pero también un costo de compra reducido de un 10% a un 15%. Se pueden, además, usar los dos motores de forma combinada para disponer de una gran aceleración.

Otra de las ventajas de la construcción en aluminio es su resistencia natural a la corrosión. Su implantación por un astillero especializado como OCEA permite evitar tratamientos como los que se requieren para la protección de los cascos en acero, por lo que no es necesario pintarlos para protegerlos de la corrosión.

Fotografía portada: OCEA FPB 98 (foto OCEA)

 

 

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.