Viernes, 2 de junio de 2023 Iniciar Sesión Suscríbase

La Armada de Rumanía se dotará con dos submarinos de la clase Scorpène

El submarino “Kalvari” de la Marina India, de la clase Scorpène. (foto Indian Navy)

El Parlamento de Rumanía ha autorizado la compra de dos submarinos franceses de la clase Scorpène de tipo convencional por valor de 2.000 millones de euros, con ellos su Armada recuperará la capacidad perdida tras dar de baja hace casi tres décadas el de construcción soviética “Delfinul”, que empleó entre 1985 y 1995.

Estaríamos ante la primera venta de submarinos de Naval Group, la empresa estatal francesa de construcción naval, en el exigente mercado europeo, dominado estos últimos años por su competidor alemán ThyssenKrupp Marine Systems (TKMS).  La dura competición para dotar a la Armada de Rumanía, se inició en 2018, cuando anunció, para hacer frente a los problemas de seguridad en la región del Mar Negro, que estaba considerando la recuperación de capacidad submarina, perdida a mitad de los noventa de la pasada década, cuando se dio de baja el efímero submarino de diseño y construcción soviética “Delfinul” (Delfín) del proyecto 877 o Kilo según la OTAN.

Sin embargo, en aquel momento el proyecto rumano no pudo ir más allá de la mera declaración de intenciones, en buena parte por el más que ajustado presupuesto de Defensa, que no se ha desbloqueado hasta el inició de la guerra en Ucrania. Así, el pasado año se reactivó el programa, con la perspectiva de un aumento significativo del gasto militar hasta el 2,5% del PIB a partir de 2023. «El Mar Negro está muy poblado: está lleno de ‘tiburones'», justificó Vasile Dîncu, que por entonces era el ministro de Defensa de Rumania.

Tras reunirse con su homólogo francés, Sébastien Lecornu, en junio de 2022, Dîncu anunció que se había firmado una carta de intenciones para la compra de al menos un submarino de la clase Scorpène y helicópteros. “Hemos iniciado los trámites para presentarla al Parlamento”, declaró el político a la prensa rumana.

El “Riachuelo” es uno de los submarinos de la clase “Scorpène”, que está incorporando las Marina de Brasil. (foto Itaguaí Construções Navais (ICN) e Marinha do Brasil)

El impulso de la amenaza rusa

Aunque Dîncu dimitió a finales de año, su sucesor, Angel Tîlvăr, siguió intentando dotar a la  Armada de Rumanía  o Forțele Navale Române, de esa capacidad de guerra naval. Presentó así una solicitud al Parlamento rumano para que autorizara la compra de “buques de tipo submarino” para “llevar a cabo misiones de reconocimiento y recopilación de información, así como ‘acciones de combate’ contra buques de superficie y submarinos enemigos” ya sea en “aguas territoriales, aguas internacionales, zonas costeras hostiles o incluso en zonas de alto riesgo alejadas de nuestras propias bases navales”.

Finalmente, en un contexto muy favorable, ante la amenaza de la Rusia de Putin, el 18 de mayo, el Parlamento rumano dio luz verde a la puesta en marcha de un poco concretado programa «submarinos contra las amenazas de superficie y submarinas». Los medios rumanos precisan que la Forțele Navale Române será dotada con dos submarinos del tipo Scorpène en un plazo de ocho años, lo que parece la cifra mínima de unidades para dotarse de dicha capacidad, dado los prolongados ciclos de mantenimiento que afectan a este tipo de unidades navales. El coste de esta adquisición se estima en 2.000 millones de euros, cifra que además de los dos submarinos, incluye también el suministro de torpedos y contramedidas, así como el apoyo logístico inicial y la formación del personal (técnico y las dotaciones) que los operará.

Actualmente, Naval Group ofrece tres versiones de este modelo submarino convencional: Scorpène Compact, dedicado a operaciones litorales, Scorpène Basic y Scorpène 2000. Es «sigiloso, fácil de utilizar y autónomo gracias a su sistema de propulsión independiente del aire (o Air-Independent Propulsion (AIP)) de tercera generación, que le confiere 18 días de autonomía (sumergido) en el mar», subraya el fabricante.

Con una eslora de 60 a 82 metros, según la variante, y un desplazamiento de hasta 2.000 toneladas en inmersión, el Scorpène está equipado con el sistema de combate Subtics, seis tubos lanzatorpedos de 533 mm con 18 torpedos e incluso misiles antibuque MBDA SM39 Exocet.

En cualquier caso, estamos ante un primer paso que abre la negociación entre el Ministerio de Defensa de Rumania y Naval Group, con el temor de que se repita el caso de las cuatro corbetas francesas de la clase Gowind que Bucarest eligió en 2019, y cuya compra, valorada en 1.200 millones de euros, hasta la fecha sigue sin cerrarse. (Julio Maíz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.