Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Corea del Sur construirá un nuevo anfibio con capacidad para operar con F-35B

En el marco de la carrera de construcción naval militar que mantiene con China y Japón, el Ministerio de Defensa surcoreano ha decidido dotarse de un navío anfibio de tipo LPH (Landing Helicopter Dock) con una gran cubierta de vuelo desde la que puedan operar aviones de despegue corto y aterrizaje vertical. Estaría en servicio a finales de la década de 2020.

La decisión se tomó durante una reunión el 12 de julio dirigida por el general Park Han-ki, Jefe del Estado Mayor Conjunto, en la que participaron los principales responsables de las Fuerzas Armadas del país.  A pesar de la amenaza China, hasta la fecha el principal “enemigo” de las otras potencias regionales,  en Corea del Sur está volviendo a surgir un sentimiento anti-japonés por las restricciones de Tokio a la exportación de sistemas de alta tecnología a Corea del Sur. “El programa de construcción de la nave LPH-II  ha sido incluido en un plan de aumento de las fuerzas navales a largo plazo”, dijo un portavoz de la Junta de Jefes de Estado Mayor. “Una vez que se complete el estudio preliminar dentro de un par de años, se espera que el plan de construcción naval se incluya en la lista de adquisiciones a medio plazo”, agregó.

El nuevo LPH-II, al que también se le denomina localmente como LPX, se prevé que esté dotado con una rampa ski-jump para operar con los F-35B y desplace 30.000 toneladas, el doble de capacidad de los dos navíos hoy en servicio  que tiene la Marina de Corea del Sur de este tipo, los de la clase “Dokdo”, que tienen 14.500 toneladas de desplazamiento. Este navío anfibio será también de más porte que los destructores portahelicópteros japoneses, aunque de facto son LHD (Landing Helicopter Dock) de la clase “Izumo” , con  27.000 toneladas de desplazamiento, o el de la Armada española “Juan Carlos I” de 26.000 toneladas.

“Es la primera vez que Corea del Sur se dotará de un portaaviones en el marco de sus planes de refuerzo”, afirmó Kim Dae-young, analista del Instituto de Investigación para la Estrategia Nacional de Corea, que añadió: “También es un paso simbólico y significativo para mejorar la capacidad naval del país frente a las amenazas potenciales planteadas por Japón y China”.

Japón tiene previsto para 2023 modernizar los dos “Izumo”, para que puedan operar con los  F-35B, variante  de despegue corto y aterrizaje vertical o STOVL (Short-TakeOff-and-Vertical-Landing ) de este cazabombardero de Lockheed Martin de 5ª generación. Paralelamente, China está construyendo dos portaaviones más, además ya cuenta con  el “Liaoning”, un antiguo navío de procedencia  soviético. Además, la Marina de las Fuerzas Populares de la Defensa de China, también está construyendo un LPD, que designa como tipo 075, que tendrá un desplazamiento de 40.000 toneladas y una eslora de 250 metros.                                                                                                                                                             

Corea del Sur se está dotando con 40 aviones aparatos F-35A para su Fuerza Aérea en 2014 por 6.750 millones de dólares, y podría comprar 20 más como parte de los planes a medio plazo de dotación de armamento.  Además los asiáticos, junto con el plan de dotarse de los nuevos LPH-II,  está considerando la compra de 20 F-35B más,  señaló una fuente del organismo de compras de material de defensa de Corea del Sur, el denominado DAPA (Defense Acquisition Program Administration). El estudio analiza dos opciones, o reemplazar en la actual orden de compra 20 de los F-35A por F-35B,  o adquirir 20 F-35 adicionales. (Julio Maíz Sanz)

Foto: El “Dokdo” (LPH-6111),  en primer plano, navegando junto al norteamericano USS “Bonhomme Richard”  (LHD 6) en 2014 en aguas del Mar de China. (foto: US Navy)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.