Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El ataque que ha causado la mayor interrupción del suministro de crudo de la historia

El pasado sábado dos de las principales instalaciones de la petrolera estatal saudí Aramco sufrieron ataques con aeronaves no tripuladas o misiles provocando la mayor interrupción del suministro de petróleo de la historia, superando la producida durante la invasión iraquí de Kuwait de 1991 según la Agencia Internacional de la Energía.

 

Como informó la propia Aramco, la refinería de Abqaiq y los campos de extracción de Khurais sufrieron “ataques terroristas con proyectiles” provocando una suspensión de la producción de 5,7 millones de barriles de crudo al día. En Khurais se encuentra el mayor campo petrolífero de Arabia Saudí, capaz de producir 1,5 millones de barriles al día. Por su parte en Abqaiq está la mayor refinería del país, que procesa 7 millones de barriles al día que salen a través de los puertos del Golfo Pérsico. Arabia Saudí produce actualmente 9,85 millones de barriles de crudo al día, aproximadamente una décima parte de la producción mundial.

Las respuestas no se hicieron esperar ya que fuerzas hutíes reclamaron la autoría de los ataques, mientras que Estados Unidos no daba crédito a esta afirmación acusando directamente a Irán como responsable de los ataques, algo que este último niega.

Según fuentes estadounidenses, al menos se produjeron 17 puntos de impacto sobre 15 estructuras, 10 de ellos sobre la refinería de Abqaiq. Además se especificaba que los ataques habrían sido sobre “el lado norte o noreste”, lo que descartaría la procedencia del ataque de Yemen, cuya frontera al sur se encuentra a más de 700 km. del objetivo más cercano. Las mismas fuentes estadounidenses afirman que se están analizando UAVs o misiles caídos que no habrían alcanzado su objetivo.

Recordemos que en el marco del conflicto que asola Yemen desde 2014, las fuerzas hutíes han usado UAVs de diseño y fabricación iraní, que posteriormente han ido modificando, incluyendo capacidad de ataque directo como vimos en enero de este año. Las Naciones Unidas informaban oficialmente el año pasado de la similitud entre los UAVs iraníes Ababil-T y el Qasef-1 hutí, como también citamos con motivo del ataque de enero. Estos dispositivos incluyen cabezas de combate y un alcance en torno a los 150 km., por lo que se podría descartar su empleo desde Yemen. Sin embargo también las Naciones Unidas en un informe de enero apuntaban que los hutíes dispondrían de UAVs con capacidad de ataque con alcances “superiores a las 900 millas” (más de 1.400 km). En cualquier caso es poco probable que instalaciones críticas como las de Aramco no cuenten con sistemas anti-UAVs dada la profusión de esta amenaza en los últimos años, incluso en manos de fuerzas como las hutíes.

También la tecnología iraní está detrás de los ataques con cohetes balísticos del tipo Scud que las mismas fuerzas lanzaron en 2017 y 2018 contra objetivos en el interior de Arabia Saudí incluyendo la capital Riad e instalaciones de Aramco. Sin embargo este año no hubo ataques de este tipo, que habrían empleado cohetes como el Burkan-2H basado en versiones iraníes del Scud de diseño ruso.

Esto sugeriría bien un ataque con un arma de diferentes características, bien el uso de misiles de largo alcance aunque aún no puede descartarse que se trate de ataques terroristas realizados en el interior del país, aunque se hubieran empleado UAVs para ello. Al norte de Arabia Saudí, se encuentran Irán e Irak a distancias que superan los 300 km. y entre los que se encuentra el Golfo Pérsico, área que como sabemos es habitualmente sobrevolada por UAVs iraníes, que sobre todo se encargan de vigilar a los buques de guerra estadounidenses, no en vano fue el primer sitio donde se desplegó, allá por 2014, el primer sistema láser, precisamente para abatir este tipo de amenazas, según analizamos entonces.

El presidente estadounidense Donald Trump se expresó a través de las redes sociales en los términos habituales, afirmando el mismo sábado del ataque de que Estados Unidos ya tenía prácticamente claro quién era el responsable, pero esperando a las investigaciones saudíes para responder. En cualquier caso se mostraba “listo y cargado”. Al menos no acusó directa y públicamente a Irán como si hizo el Secretario de Estado Mike Pompeo.

Trump también ha dado orden de emplear las reservas de petróleo estratégicas del país si es necesario, no en vano este lunes los mercados reflejaban alzas del precio del crudo de entre el 15 y el 20 %.  (José Mª Navarro García)

Fotografía: El humo que emana de las instalaciones saudíes visto desde el espacio (NASA Worldview)

·El fuego seguía visible el lunes (NASA Worldview)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.