Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Rusia empieza a fabricar en serie los robots armados con misiles contracarro Uran-9, testados en Siria

Desde el Ministerio de Defensa de Rusia se informa oficialmente de la aprobación de la producción de un segundo lote de los robots armados tipo Uran-9, decisión que implicaría lo que parece ser el inicio de la fabricación en serie de lotes de un tamaño significativo y de manera continuada.

La compra que ahora se conoce, y que está destinada a equipar a distintas unidades del DTPC (Department of Production and Technological Completion) de la Federación Rusa, contempla la producción de 20 nuevos robots del tipo Uran-9 que se sumarán a aquellos del mismo tipo usados para las validaciones iniciales y a un lote de preproducción que se recibió el pasado enero para comenzar a dotar a distintos servicios armados.

Con la llegada de los robots armados, anunciada en una visita del general Sergei Shoigu a la planta de donde se producen, serán nada menos que 42 los que estén disponibles, 2 de ellos supuestamente para pruebas especialmente intensas de algunos de sus elementos.

Cada uno de los sistemas robóticos Uran-9, de los que hasta ahora Rusia ha solicitado diez unidades en dos lotes de cinco, incluye un camión Kamaz transformado como centro de control móvil desde el que se coordinan y dirigen los movimientos de hasta cuatro vehículos de combate propiamente dichos. Estos últimos son robots fuertemente armados con un cañón 2A72 de 30 milímetros que puede disparar a ritmos de fuego de hasta 800 disparos por minuto y tiene un alcance efectivo de 2 kilómetros, lanzador de misiles contracarro Ataka para cuatro armas tipo 9M120 y un lanzador termobárico Shmel con capacidad para 12 cohetes, pluralidad de sistemas que permite su empleo en conflictos convencionales contra todo tipo de vehículos y su uso en escenarios urbanos donde algunas de sus armas pueden ser especialmente versátiles; por cierto, su poder ofensivo incluiría una ametralladora pesada del 7,62mm.

El diseño de este medio blindado impulsado por orugas y del tipo UCGV (Unmanned Combat Ground Vehicle) comenzó en 2015, pero no fue hasta 2019 cuando, tras haber sido validado incluso en Siria, se decidió apostar por los beneficios que puede aportar a las tropas que acompaña. Por su carácter, no lleva tripulantes y es controlado a distancia, lo que evitaría posibles bajas y permitiría su empleo en escenarios muy complejos en los que el riesgo fuese máximo al contar con un adversario fuertemente armado.

Usualmente, los sistemas tipo Uran-9 se emplearían a vanguardia, como un medio más de reconocimiento ante la hipotética presencia de oponentes, o en aquellos escenarios de enfrentamiento donde se haya definido un riesgo elevado para los medios allí desplegados.

Por su tamaño compacto, buena movilidad todo terreno y blindaje ligero incorporado en su estructura principal, se garantiza una cierta supervivencia ante ataques de armas como lanzacohetes o misiles. El contrato ahora conocido impulsa el uso de los UCGV en las fuerzas terrestres, un camino que otros ejércitos tienen también previsto iniciar pronto. (Octavio Díez Cámara)

Fotografia:  El tamaño compacto y las buenas prestaciones de las pruebas recientes han impulsado a Rusia a adquirir hasta la fecha 42 sistemas robot Uran-9. (MD Rusia)


Los Uran-9 trabajaran junto con otros tipos de blindados y aportarán el notable potencial de sus cuatro misiles contracarro. (MD Rusia)


Los Uran-9 han pasado por Siria. Rusia acaba de informar la adquisición de un segundo lote que parece implicar ya su fabricación en serie. (MD Rusia)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.