Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Khinzal, el nuevo misil antibuque hiperveloz ruso

El pasado 1 de marzo en su tradicional mensaje anual ante la Asamblea Federal rusa, el presidente ruso Vladimir Putin afirmó que Rusia disponía de varias armas de avanzada tecnología contra las que poco pueden hacer otras potencias occidentales.

De las seis armas citadas, nos centraremos en el misil de crucero hipersónico KH-47M2 “Khinzal” (daga), arma sobre la que habló también el mismo día el Comandante en Jefe de la Fuerza Aeroespacial Rusa, el Coronel General Sergei Surovikin en una entrevista con la agencia de noticias rusa TASS.

Resulta el sistema de armas más interesante de los planteados puesto que además se ha hecho público un vídeo en el que este se muestra integrado en un avión de combate Mig-31 y en el que se ilustra su funcionamiento mediante animaciones informáticas.

Según Surovikin, el nuevo misil ha sido desarrollado para la versión modernizada del Mig-31 y tiene un alcance máximo de 2.000 km., lo que permite al avión portador mantenerse muy lejos de la zona donde se encuentra el lanzador. Se trataría de un misil hipersónico que en segundos alcanzaría su velocidad máxima tras el lanzamiento, en orden de hasta “10 veces la velocidad del sonido”. Dispondría además de capacidad para realizar maniobras finales para esquivar cualquier sistema de defensa aérea, si bien su elevada velocidad haría muy difícil sino imposible su interceptación con medios convencionales.

Se trataría de un diseño que ya ha sido probado en el Distrito Militar del Sur y que podría equipar a otros aviones como el Su-57. Según Surovikin, el misil estaría cubierto durante el vuelo por “una nube de plasma”, que “absorbería cualquier señal de radiofrecuencia, haciéndolo invisible al radar”.

Un análisis más detallado sugiere en primer lugar que el misil es similar al misil balístico superficie-superficie Iskander (SS-26 “Stone” en código OTAN), salvo que se presenta como un “misil de crucero”. Sin embargo la infografía presentada muestra claramente el perfil de ataque de un misil antibuque de largo alcance.

Podría basarse efectivamente en un desarrollo del Iskander, al que posiblemente se le habría sustituido su motor cohete por un motor del tipo ramjet o de aspiración de aire (air breathing) que le permitiera alcanzar la velocidad sugerida. El mismo vídeo ofrece además imágenes simuladas de lo que sería un sistema de guiado terminal electroóptico. Actualmente el Iskander dispone de guiado GPS e inercial con capacidad de seguimiento del terreno o TERCOM en la versión Iskander-K.

Sorprende el hecho de que se trate de un arma aire-superficie y que haya sido integrada en el Mig-31, un interceptor de alta cota. Esto podría explicarse por el hecho de que el Mig-31 tiene unas prestaciones en términos de altitud de vuelo y velocidad que maximizarían el alcance del misil hasta los citados 2.000 km. (en torno a los 500 km. en el Iskander).

Este nuevo sistema de armas podría efectivamente suponer una amenaza para cualquier potencia naval con la que pudiera rivalizar Rusia, si bien es pronto para confirmar las prestaciones anunciadas, más propia de las típicas campañas promocionales a las que nos tienen acostumbrados los jerarcas rusos. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Captura del vídeo mostrando el misil bajo el Mig-31 (RT)

·El Mig-31 portando el Khinzal (RT)

·Un misil superficie-superficie Iskander. El parecido es notorio con el nuevo misil (Vitaly V. Kuzmin)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.