Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Pandemia retrasa la puesta a flote del primer submarino S-80 Plus para la Armada española

Aunque estaba previsto poner a flote el primero de los submarinos del tipo S-80P (Plus) este próximo otoño, la pandemia del COVID-19 obligará a Navantia a posponer este hito a principios del próximo año. En las instalaciones de la empresa en Cartagena, donde se construyen los cuatro submarinos encargados por la Armada española que compondrán la clase Isaac Peral, nombre con el que se bautizará el primero, se están concentrando esfuerzos en los últimos meses en terminar esta primera unidad.

Tras muchas vicisitudes, retrasos y sobrecostes, en línea a lo que le ha ocurrido a la mayoría de los programas de diseño y construcción de estos complejos navíos en otros países, el pasado mes de diciembre se producía el cierre del casco resistente del que será el primer S-80P, el “Isaac Peral” (S-81).

Durante estos meses la construcción ha seguido según los planes establecidos, pero la llegada del COVID-19 obligó, como al resto de la industria, a suspender prácticamente todos los trabajos durante más de dos meses. Afortunadamente la menor incidencia de la pandemia en la Región de Murcia ha facilitado el proceso de desescalada y la progresiva vuelta del grueso de la plantilla de Navantia y los trabajadores de las auxiliares a la planta, que suman casi 2.000 personas. No obstante, se ha producido un inevitable retraso que se traduce en el cambio de la fecha de su puesta a flote y las consiguientes pruebas en puerto y mar. 

Así, aunque la intención es que los trabajos, que se han retomado con plenas medidas sanitarias y de seguridad para evitar contagios, intenten recuperar parte del tiempo perdido, Navantia mantiene una prudente política en lo que respecta a anunciar la nueva fecha aproximada de la puesta a flote. Esto no depende sólo de Navantia, tiene que contar, además, con que diversos proveedores del estratégico programa S-80P suministren algunos sistemas y componentes del submarino a tiempo.

Otro interrogante es que la pandemia pudiese tener un rebrote, que algunos expertos temen pueda darse en otoño, lo que podría generar otro confinamiento y más retrasos. Además Navantia quiere, lógicamente, que la puesta a flote tenga el máximo nivel y difusión mediática, para presentar el producto al mercado internacional de la defensa, por lo que realizar dicha fase en un acto interno, por vivirse un periodo de confinamiento, no parece lo más adecuado.

Mientras se negocia con el cliente, la oficina del programa del S-80, que depende de la DGAM (Dirección General de Armamento y Material) del Ministerio de Defensa, la nueva fecha de puesta a flote, los trabajos se están centrando en la puesta en tensión eléctrica a la nave, desde fuentes externas.  A esta fase seguirá la instalación de las baterías en el futuro “Isaac Peral”. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El primero de los submarinos S-80 Plus, en fase de construcción en Cartagena. (foto: Julio Maíz/defensa.com)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.