Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Un mecánico roba un avión y se estrella cerca de Seattle, cuando era perseguido por cazas F-15

Uno de los empleados de mantenimiento aeronáutico de la compañía Horizon Air se ponía sin autorización a los mandos de un aparato Dash 8, con el que tras despegar del aeropuerto internacional Seattle-Tacoma (Washington, Estados Unidos) se estrellaba, tras ser interceptado por dos aviones de combate F-15C. El suceso, acaecido el pasado viernes 11 de agosto, sería una acción suicida, pero no de carácter terrorista, según informaron las autoridades locales.

El avión comercial biturbina robado por el referido mecánico de 29 años, y poco después siniestrado, que era un Dash 8 con capacidad para 76 pasajeros, iba vacío. “Un trabajador de la aerolínea ha realizado un despegue sin autorización en Seattle-Tacoma. La aeronave se ha estrellado al sur del estrecho de Puget”, informó el aeropuerto norteamericano en su cuenta oficial de Twitter.

Tras despegar sin autorización de la torre de Tacoma, las autoridades de la FAA (Federal Aviation Administration) avisaron de inmediato al Departamento de Defensa de los Estados Unidos, que puso en alerta al NORAD (North American Aerospace Defense Command). Este mando aéreo, que cubre en conjunto Estados Unidos y Canadá, siguiendo los estrictos protocolos marcados tras el 11S, ordenó la interceptación.

Así, dos F-15C Eagle asignados a la 142nd Fighter Wing (ala de caza) de la Guardia Aérea Nacional o ANG (Air National Guard) de Oregón despegaban de inmediato del aeropuerto internacional de Portland (Oregón), sito al sur de Seattle. Tal era la urgencia, que ambos cazas, nada más despegar, se ponían en velocidad supersónica, rompiendo la barrera del sonido, como apreciaron acústicamente múltiples habitantes del Estado de  Washington. Según el NORAD cuando los dos cazas interceptaron al Bombardier Dash 8 robado no hicieron fuego, si bien algunas fuentes afirman que lanzaron sus bengalas de sus sistemas de contra medidas antimisil infrarrojos para avisarle de su presencia e intimidarle. La escolta se realizó hasta el mismo momento en que la aeronave se estrelló sobre la isla de Ketron, situada al suroeste del referido aeropuerto de Tacoma, en la zona sur del estrecho de Puget.

Según fuentes locales, obtenidas de la interceptación de las conversaciones entre la torre y el improvisado piloto, este sólo tenía la experiencia de volar en un simulador del aparato, y que la intención era suicidarse.

(Julio Maíz Sanz).

Foto: Ricard Russell delante de un Q400 de Horizon Air.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.